9.3.07


Prisma de nivelación: Locura y renacimiento en Gérard de Nerval (I)



Je pense à toi, Myrtho, divine enchanteresse,

Au Pausilippe altier, de mille feux brillant,

À ton front inondé des clartés d'Orient,

Aux raisins noirs mêlés avec l'or de ta tresse.1

Gérard de Nerval




Por Salomón Valderrama

Líquido de descansar crepúsculos. Perfección faltar para ¡éntren! existir; purpúreo ligazón negar sé escudo. Perla, del morir, concierto inerte. Cuando un poeta ha perdido toda conexión con su nacimiento físico recién se inicia su propio reconocimiento y lenguaje para ya nunca más moverse. Para escribir muerto. Todo poeta puro siempre canta ciegamente en su propio nacimiento y prisión. Su música, tornado de realidad sin tiempo, es indefinible y es lo más propincuo a un concierto inerte. Es un concierto inerte. Escuchamos, leemos la poesía de un muerto aunque físicamente no lo esté. Porque qué es la muerte sino un infinito extraviarse. Así como la vida es el retorno de una espera infinita. Es en donde nacer, él que nació, llegar del infinito. Soñado. Un elevarse en el abismo pero en el vacío. Todos, lo que no he amado.

Para el poeta. Siempre se ha dicho que la música no puede expresar nada (lo dijo Stravinski)2 y es lo que se sucede en la poesía. Ella, siendo naturaleza perdida, es el Todo, sin explicación. Como Narciso contemplándose en el infinito de su propio ser, hasta morir. Pero morir para vivir más allá de la pureza y de la función ejecutoria de estar en el mundo. Recordemos que Narciso forma parte de una mitología que es su universo de ser, así también el poeta recupera su infinito y se transforma en él. Como su propio mito. Como Dios, ausente, invisible, que destruye y crea cuando quiere.

Y nosotros majestuosos elementos pasivos que solamente acatamos la función regular en la que ya estamos atrapados no podemos sino navegar en su propio recuerdo, perdición o concierto de ser y ya jamás preguntarse. Entre juventud de descubrirse; Perfección de Jorge Guillén: Y tanto se da el presente / que el pie caminante siente / la integridad del planeta.3 Quien vive no recuerda. Quien escribe pierde el tiempo para vivir en el centro o el límite mismo de poder elegir. Y el poeta dirá: Yo no quiero vender flores para comprar armas. Yo quiero vender armas para comprar todas las flores. Pero este poeta muerto usa a las flores como armas. De insurrección o de cambio así sea invisible, sin embargo, real y peligroso. Y en su jardín, su memoria, se da la otra guerra mundial. Y él vive un día más.


Dicho esto. Se debe entender que el poeta lo único que busca es la vida. Recuperar su vida y así su libertad. Inconveniente, no es cualquier vida. La vida que desea es por la que se ahogó en el inició para hacer su poesía que, en el mayor, mejor dicho, en todos los casos es el amor. El poeta aparece diciéndole en el tiempo, Ven, desconocida: sólo en ti lo he sabido: / tu perfección aumenta / con la ocasión de verte4. Y todo aquel que está tratando de realizar una biografía de algún poeta debe preguntarse primero y de quién o de qué se enamoró ese poeta. Y puede ser que ya no escriba por amor pero miente el que dice que no irrumpió en él puesto que es el principio de lo que hace. Y muchos desearían volver a encontrar ese mismo amor. O su equivalente, si es posible tal cosa. Desde luego esta abra es el combustible suficiente e “interminable” para despertar toda clase de temas y variaciones en su poética. Gérard de Nerval no es la excepción y hasta diría que hace la regla. Myrtho:


C'est dans ta coupe aussi que j'avais bu l'ivresse,

Et dans l'éclair furtif de ton oeil souriant,

Quand aux pieds d'Iacchus on me voyait priant,

Car la Muse m'a fait l'un des fils de la Grèce.


Je sais pourquoi, là-bas, le volcan s'est rouvert...

C'est qu'hier tu l'avais touché d'un pied agile,

Et de cendres soudain l'horizon s'est couvert.


Depuis qu'un duc normand brisa tes dieux d'argile,

Toujours, sous les rameaux du laurier de Virgile,

Le pâle hortensia s'unit au myrte vert!

(Nerval)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.