9.3.07


Sigue siendo el rey
-ficción alegórica-

En un reino muy cercano había un rey cuya corte había sido acusada de despilfarro en la compra de caballos y carretas. De todas partes, dentro y fuera del reino, se alzaron voces señalando la ineficiencia de los más cercanos al rey, sus consejeros y ministros. Hasta un rollo con críticas a su gestión, venido de un reino mucho menor pero libre, llegó a las manos del rey. En el pergamino se señalaban sus errores y se le hacía ver la crisis que amenazaba a su reino.

El rey, poseído de un impulso maniaco irrefrenable, en lugar de reflexionar y aceptar su parte de la culpa, obligó a su principal consejero a negar las divergencias en público, y con rictus de desprecio, arrojó a un costado –entre risas maniacas y gestos de soberbia- el rollo en el que se le aconsejaba cambiar el rumbo de su gobierno.

El malestar, sin embargo, continuaba entre la gente del reino. Empezaban a darse cuenta de que el rey no era infalible, y que las deficiencias y errores de su reinado eran cada vez mayores. “Hay que hacer algo, ¡pronto!”, se dijo el rey. Entonces tuvo una idea. Llamó a uno de los bufones del reino y le encargó un trabajo que iba a desviar la atención de la gente.

El despreciable bufón cumplió con creces lo acordado. Ya había hecho antes un trabajo igual de cobarde. Se llevó a una taberna con putas a dos de los más conocidos recaudadores del reino. Los embriagó y luego hizo que todo el pueblo viera la calamidad en que se cebaban los pobrediablos. El resultado fue perfecto: la gente se olvidó de los nobles y se ensañó con los recaudadores de impuestos. Hasta quisieron lincharlos y expulsarlos del reino.

Mientras tanto, el rey y sus incondicionales continuaron con su plan de afincarse en la corte y coparla con fieles y comprobados seguidores del rey. Solo ellos tendrían derecho al usufructo de los mayores bienes del reino. Solo ellos, porque respetaban hasta la obsecuencia la enorme inteligencia maniaca del rey, porque compartían su mesiánica visión de cuan importante e histórico iba a ser su reinado.

El final de esta historia lo ponen ustedes.

(no comments)

9 comentarios:

  1. Anónimo10.3.07

    Victor, la verdad es que hasta ahora nadie se había percatado de que el escandalete este de los congresistas no es más que una cortina de humo. Salió una ministra, el jefe del INPE parece estar vinculado al narcotrafico,pero el tema del momento son las fotos de unos pobresdiablos borrachos... y CARETAS cayó en el juego, supongo que inocentemente.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10.3.07

    no creo que el final de este rey sea trágico, pero tampoco creo que sea positivo. es tan contradictorio, no se.

    Fiore

    ResponderEliminar
  3. "Ya había hecho antes un trabajo igual de cobarde"

    A qué te refieres con eso?

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10.3.07

    para mí la historia se repite, igual que en el 85, solo que ahora hay más plata y han aprendido a ocultar sus cosas.

    Sanmarquino zurdo

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10.3.07

    el país está creciendo, hay más trabajo y la economía está ordenada. Por qué exageran la nota ah
    Si la izquierda hubiera entrado a gobernar ya estaríamos en picada.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10.3.07

    Eso mismo decían los fujimoristas, anónimo de las 5:45

    ResponderEliminar
  7. Anónimo10.3.07

    "Caretas cayó en el juego". Víctor hay que ser más cuidadoso. Lo único que ha hecho la revista es denunciar el abuso de los congresistas. Esa es su labor.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10.3.07

    Otra vez se te escapó el antiaprismo, Coral. Ya van tres veces. Qué te hemos hecho??????

    ResponderEliminar
  9. Anónimo10.3.07

    Yo fui el que habló de que Caretas cayó en el juego y me ratifico. Pensándolo bien, ahora me parece que no de manera muy inocente.

    Carlos Sánchez

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.