9.4.07



Crítica de la razón mimética (I)

Las declaraciones de un experimentado narrador sobre la naturaleza “realista” de la literatura peruana, pero sobre todo la aceptación irreflexiva de este aserto por parte de escritores y críticos más jóvenes, me llevaron el fin de semana largo a preguntarme e investigar sobre qué entendemos por representación de la realidad y cuál es la validez de lo que llamaré impulso mimético básico.

Es así que me interné en la relectura de dos libros que me parecen claves sobre este tema: Heterocósmica. Ficción y mundos posibles (1998), de Lubomir Dolezel, y Poesía silenciosa, pintura que habla, de Neus Galí (El acantilado, 2006). En el libro de Dolezel se ensaya una teoría completa de la ficción concebida precisamente a contracorriente de la idea de mimêsis que dominó la teoría literaria tradicional, desde Aristóteles hasta los formalistas rusos. La de Galí es una discusión erudita pero sobre todo inteligente de la génesis del concepto de mimêsis en el pensamiento griego clásico. Saber cómo surge una idea tan fuerte y persistente en el tiempo puede iluminar espacios interesantes y ocultos de su propia naturaleza.

Al leerlos paralelamente pude reconocer que hay un entronque entre las ideas centrales de ambos libros. Galí, por su lado, establece la evolución del término en cuestión y señala el derrotero que ha seguido la razón mimética en la historia. Dolezel, a pesar de publicar antes su libro, parece continuar ese esfuerzo cuando revisa la trayectoria de aquella idea fuerza en el pensamiento filosófico occidental -sobre todo en su vertiente analítica (Russel, Frege)- y en las diversas teorías literarias (todas ellas dependientes en mayor o menor medida de la idea de mimêsis).

El descubrir esta complementariedad me desveló entonces un camino que, al atravesar ambas propuestas -la de Galí y la de Dolezel- me podía llevar hacia una mejor comprensión de la insistencia reiterada e irreflexiva en la que incurren escritores, artistas y creadores en general sobre la necesidad de que la literatura represente o reproduzca la realidad (impulso mimético básico). Daré, pues, para empezar, en la siguiente entrega de esta serie, un resumen de la propuesta de Galí, para luego establecer el link con lo estipulado por el genial Dolezel. Finalmente arribaré, espero, a una reflexión propia e inicial sobre la problemática mimética en nuestra narrativa.

(Representación modernizada de un antiquísimo dibujo griego. La idea de mimêsis como copia o representación de un original se remonta mucho más atrás que la Poética o La República)

10 comentarios:

  1. Anónimo10.4.07

    Muy interesante reflexión, aunque reconozco que algunas (o varias) cosas se me hacen algo difíciles de entender.
    Tengo entendido que Harry Beleván escribió una teoría de lo fantástico, de repente este dato te puede servir.
    Buen post.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda. Pero luego de lo Beleván se han hecho propuestas muy valiosas. De todos modos mi propósito no es tanto elaborar una teoría de la ficción (de eso hay mucho en internet y en físico), sino seguirle los pasos a la idea de mimesis para luego reflexionar sobre nuestra propensión al "realismo".

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10.4.07

    Difundir reflexion siempre es positivo para el medio tan carente de la misma. ¿A que autor experimentado te refieres? seria bueno que postees ese articulo para leerlo, y seguir dandole la vuelta al tema del realismo. Ver los primeros planteamientos sobre este y continuar alli, buscando nuevas preguntas.

    ResponderEliminar
  4. Víctor: en sol negro dices que la excesiva alabanza malogró la carrera poética de Lizardo Cruzado. A ver si me das más detalles, ya sea en mi blog, aquí o en el de Guillén.

    Atte.,

    CGO

    ResponderEliminar
  5. Acabo de enviar un comentario con una aclaración sobre eso a Sol Negro, mi querido Baudelaire3.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10.4.07

    lo que intentas hacer me parece interesante en este sentido, hay países como Argentina que han desarrollado una fuerte tradición de ciencia ficción, en cambio otros no. Qué puede explicar eso, la incidencia de una idea mimetica de la escritura tal vez. Interesante. Saludos desde

    Cordoba.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11.4.07

    Sigues sin responderme Victor, ¿a qué autor peruano te refieres cuando dices que un escritor peruano a afirmado que el realismo es distintivo de la literatura peruana? ¿Te estas refiriendo a Reynoso?

    ResponderEliminar
  8. el verbo haber en presente tiene la siguiente forma: "ha". El verbo estar en la segunda persona y en presente pide tilde: "estás".

    ResponderEliminar
  9. me refiero, por supuesto, al verbo haber como auxiliar y en tercera persona del singular.

    ResponderEliminar
  10. szsfsa11.4.07

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.