15.4.07


Robert Fripp

Siempre me ha incomodado la relativa injusticia con que Pink Floyd –sin quitarle sus evidentes méritos- capitalizó casi toda la atención de que los medios de comunicación eran capaces con respecto al llamado rock progresivo. Como que el grupo de Waters, y el Genesis post Peter Gabriel se llevaron a medias la fama que se mereció siempre Robert Fripp y su banda King Crimson.

Por eso me satisface que hoy el suplemento ABCD de España rinda homenaje a este talentoso guitarrista, serio innovador e intelectual abierto a todos los cambios en la música. La prueba de esto último está en lo afirmado por Eduardo Hojman en su nota:
"Entre otros proyectos se encuentran sus colaboraciones con músicos y bandas como Talking Heads, David Bowie, Blondie y la banda de Peter Hammill Van Der Graaf Generator. En 1972, grabó No Pussyfooting, el primero de sus discos junto a Brian Eno, en el que experimentaba, siempre blandiendo la guitarra, con nuevas técnicas de grabación, entre las que se encontraba un sistema de «delay» electrónico y bucles de cinta que más tarde se llamaría «Frippertronics» y que, con nuevos aditamentos digitales, sigue utilizando al día de hoy".

Hay discos de King Crimson que han quedado en la historia como de los mejores elaborados y concebidos entre fines de los sesenta y mediados de los setenta: In the court of the Crimson King (1969), Starless and Bible Black (1973) y USA (1975).

Más allá de los efluvios seudomístico de Gurdjieff, que definitivamente han marcado la visión del mundo de Fripp ("Fripp adoptó desde principios de su carrera una visión que podría llamarse mística, extraída en gran medida en las enseñanzas de George Ivanovich Gurdjieff, en especial aquellas referidas al compromiso total e interior de un hombre con su oficio, y en la sumisión a las enseñanzas de un maestro"), lo que más interesa de este músico es su insobornable búsqueda de la belleza entre los pliegues de lo nuevo. De ahí su pobre presencia en medios no especializados, comparado con otros grupos progresivos.

Otro punto a su favor, tal vez demasiado inflado por la nota de ABCD, es su vocación docente, que lo ha llevado a dictar talleres de guitarra bajo el título de Guitar Craft, una propuesta pedagógica experimental y muy personal , como todo lo que ha hecho Fripp en su vida. "De los cursos «Guitar Craft» impartidos por Robert Fripp salieron grupos notables como el California Guitar Trio y solistas como Trey Gunn (uno de los máximos intérpretes mundiales de stick, ese extraño híbrido entre guitarra y bajo eléctrico), pero su resultado más especial es esa agrupación de entre 9 y 17 guitarristas llamada «The League of Crafty Guitarists», que lleva veinte años recorriendo el mundo", nos revela la nota.
(Fripp)

3 comentarios:

  1. Víctor:

    No tienes nada de qué preocuparte. El legado de Robert Fripp se mantiene vigente después de todos estos años. Y no me refiero sólo a su magnífica obra con King Crimsom, sino también a sus colaboraciones con diversos artistas ahora tan legendarios como él.

    En cuanto a la acotación con la que inicias tu post, pienso que, desde que surgió a finales de los años sesenta, King Crimsom acusó una permanente falta de estabilidad en cuanto a sus integrantes: el grupo ha cambiado de músicos innumerables veces, prácticamente desde el mismo momento en que se fundó, y me parece que el único que ha participado en todas sus producciones es Fripp.

    Además está el hecho de que la música de King Crimsom no fuera precisamente lo que buscaban (o buscan) las emisoras de radio comerciales. Su rock siempre fue plenamente progresivo, y, por eso mismo, tuvo mayor cobertura de los medios en la primera mitad de los años setenta, el período de apogeo del movimiento. Después, siempre se le ha considerado una banda esencial, pero las notas o artículos periodísticos se han ido centrado gradualmente en la figura de Fripp, guitarrista virtuoso (y enjundioso técnico en los estudios) donde los haya.

    Ahora, sabes que soy fanático de Pink Floyd, pero voy a tratar de ser lo más objetivo posible al decirte esto: la música de King Crimsom nunca tuvo el impacto sociocultural de obras como "The dark side of the moon" o "The wall", dos piezas fundamentales para juzgar a la banda liderada por Roger Waters, tan innovadora como ecléctica.

    Ahí está el detalle: Pink Floyd o algunos otros artistas hoy considerados míticos (pensemos en el Bob Dylan de "Blonde on blonde" y el de "Time out of mind", tan similares y a la vez distintos) no se ciñeron a una etiqueta o lo hicieron por muy poco tiempo; ellos sí que fueron "progresando" en su búsqueda de nuevos caminos y sonidos. Algo que no podemos decir de otros grupos (¿alguien dijo Yes?), identificados por siempre, para bien o para mal, con el rock progresivo

    Con todo, mientras haya gente pensante, con buen gusto y amplio criterio, y al margen de la poca o nula difusión que tenga en los medios, la música de King Crimsom y Robert Fripp jamás pasará de moda. Es más, hace muy poco, casi salté de alegría en el cine al oír las primeras notas de "In the court of the Crimsom King" abriendo una escena de "Children of men", el formidable film de Alfonso Cuarón estrenado en nuestras salas este año.

    Claro que para mí lo más interesante vino pocos minutos después, cuando vi a Algie, el cerdito floydiano, "vivito y coleando" en medio del paisaje que lo hiciera inmortal. Por si acaso, aquí te va el vínculo de esa imagen:

    http://photos.bravenet.com/272/478/925/3/30A78E25EE.jpg

    Hasta pronto.

    Mariano Orosco Zumarán

    ResponderEliminar
  2. de acuerdo plenamente. otra de las características de fripp es su versatilidad, y su presencia en el álbum "heroes" de david bowie lo atestigua. alucinante que fripp llegara con las canciones ya casi listas, escuchara y lograra uno de los solos más memorables de la historia ¡en la primera toma! otro disco de fripp que pasa desapercibido es "sacred songs" de daryl hall--exactamente, el de hall & oates--en el que funge de productor y primera guitarra. fripp siempre fue un fan de hall, e incluso quiso llevarlo como vocalista de king crimson, cosa que también quería hall, pero fue imposible por razones contractuales. pero "sacred songs" es uno de esos discos que llevan al pop a sus extremos más experimentales sin dejar nunca de lado la inmediatez.

    ResponderEliminar
  3. Hay un señor que con un tono insolente y desproporcionado (por eso no lo posteo) me acusa de vender a Fripp como un "maldito" solo porque señalo que no tiene la misma presencia en medios tradicionales que otros grupos. Que alguien me diga en qué momento malditizo al genio de King Crimson por favor, que yo no lo veo.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.