30.5.07

“Escribo para saber quién soy”: Bellatin en entrevista por nuevo libro

Publica hoy El Universal de México una entrevista a Mario Bellatin, uno de los escritores latinoamericanos más importantes del momento. Autor de más de una docena de novelas, Bellatin es un escritor de culto cuya “fuerza creativa” –como dice la autora de la nota, Yanet Aguilar Sosa- lo lleva a escribir “hasta 20 horas diarias”. La nota afirma con acierto que los libros de Bellatin escapan a toda clasificación, y revela que actualmente se encuentra abocado a un proyecto multidisciplinario junto con Aldo Chaparro y Gabriela León, que toma como motivo a la prótesis de brazo que utiliza el escritor. El proyecto se llamará, modificando una cita de Bajo el volcán: "Me gusta ese jardín que es tuyo, no deje que sus hijos lo destruyan".

La entrevista pudiera tener suficiente motivo en ello, pero no. Bellatin acaba de publicar un nuevo libro: El gran vidrio (Anagrama, 2007) “conformado por tres autobiografías pasadas por la ficción, porque si un vicio tiene ese escritor de 46 años, es buscar lugares paralelos, cerrados, regidos por leyes propias, y si tiene una virtud "es considerarme escritor solamente en el momento en que estoy escribiendo". Unas preguntas...

¿Qué no has podido contar de ti?

-Las verdades que cuento en mis libros no aparecen tan claras, esa suerte de confesión tiene su truco, no sé qué estoy contando a veces, el escritor es el último en leerse a sí mismo, él está pendiente de cómo construir un universo, cómo usar las palabras, del lenguaje, cómo decirle algo al lector, pero los contenidos yo nos los puedo leer cuando escribo.
En una de las tres autobiografías de El gran vidrio, los padres están obsesionados con ponerle a su hijo una prótesis ¿eres tú?

-A partir de colocarme la prótesis desde muy niño desarrollé una dependencia con ella, de la cual logré liberarme recién hace tres años que fui al Ganges y la tiré al río, pasé dos años sin nada. Aunque no la necesito -porque mi falta de brazo es de nacimiento y tengo toda la movilidad-, me sirve para llenar el vacío, no necesito lo que vende la ortopedia: utilidad o disimulo; hago más cosas sin ella y ocultarlo me parece espantoso. Pasé dos años sin usar nada, sin embargo sentía que algo faltaba en el espacio... para llenarlo uso ésta, que no sirve pero me hace olvidar el vacío.

¿Eres inquieto, provocador?

-Soy ambivalente, puedo pasar de la inmovilidad más absoluta al movimiento máximo, es la opción de los opuestos, vivo en los edificios del Buen Tono, en Bucareli, donde reina una paz impresionante, pero si camino unos pasos me encuentro en la esquina bulliciosa de Bucareli, Chapultepec y Cuauhtémoc. Sé que no podría encerrarme en un lugar bucólico o en una cabaña, pero tampoco podría trabajar en medio del ruido. (Leer más)

(Mario Bellatin. Imagen: www.agenciaperu.com)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.