16.5.07


Pedro Granados y los extravíos de Bruno Mendizábal

La página chilena Letras S5 es una de las más interesantes de la blogósfera sudamericana. Es tan actualizada que hace semanas que está en sus páginas una reseña del poeta Pedro Granados sobre su coetáneo, Bruno Mendizábal (Lima,1948), quien acaba de publicar Extravío personal (internerds back & records).

“Conocido en el medio local por su poemario San Felipe Blues (2004), creemos que Bruno Mendizábal hizo suyos, desde un principio, los versos de Emilio Adolfo Westphalen que figuran ahora, de modo explícito y a manera de epígrafe, en Extravío personal: “No poseer sino/ Unos cuantos recuerdos:/ Todo lo que uno/ Pueda llevarse/ Cuando muere”, dice Granados.

En seguida encuentra una “pasmosa simbiosis” entre el libro y la obra de Luis Hernández, lo que “refuerza la idea posmoderna de que no podemos escribir sobre nosotros mismos sino en diálogo, incluso implícito, con los otros”. Mendizábal escribe –prosigue Granados- “desde una huella anterior y, de este modo, mi primera persona se contamina de ficción. Más aún, tratándose de las huellas de una obra como la del autor de Vox horrísona, nuestro yo se contamina de ficción hasta la enésima potencia ya que aquélla -en términos generales- no es otra cosa que un boutade total, un simulacro generalizado”.

Luego de señalar que Extravío personal se muestra como “producto de una fervorosa y decantada imitación”, Granados termina su reseña con un deseo: “conforme Bruno Mendizábal se haga cada vez más consciente de su propia escritura -y no sólo proceda intuitivamente- en lo personal quizá no andará menos extraviado; pero, y esto es siempre recomendable, como autor sabrá amagar toda suerte de inercia, obligatoriedad o confinamiento en temas y sensibilidades”.

Esto quiere decir para el poeta Granados que Mendizábal –haciendo un paralelo sugestivo con el ajedrez, otra pasión del autor de San Felipe Blues- en el futuro “asumirá con plena soberanía, y para cada partida, la apertura o el sacrificio de la pieza que más le convenga. Pareciera que a su literatura lo aéreo -por no decir lo renuente a un discurso autoritario, con infalsificable cédula de identidad, e ingenuamente didáctico- le hubiera estado, desde un principio, inescrutablemente prometido”.

(Portada)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.