13.5.07


Vicisitudes del blog basura "El Hablador"

Parece que la banda que maneja el blog basura de la apreciable revista virtual El Hablador, no pasa por su mejor momento. Al alejamiento de un escritor inteligente y dotado como Carlos Calderón Fajardo, quien cumplió con su compromiso inicial de cuatro artículos y se las picó*, se suma ahora la amarga queja del profesor Camilo Fernández Cozman sobre la forma desconsiderada en que ha sido tratado en dicho espacio. (Hasta el controvertido Carlos García Miranda se ha quejado sobre la calidad moral de Angeles, imagínense).

Por otro lado, las “esperadísimas” columnas de un plumífero decano de los blogs basura, no han dado lo poco que se esperaba de ellas. Y el nivel de los comentarios esporádicamente supera la chacota de Gran Unidad Escolar. Todo esto provocado un bajón notable en la lectoría, lo que a su vez ha llevado a los administradores de ese chiquero virtual a postear artículos escandalosos y obscenamente provocadores, como el que repudió en su blog Fernández Cozman.

Sin embargo, ya nadie cae en el juego de estos genios de la ironía fallida. Aparte, claro, de los walter egos de Angeles, Izquierdo y Stagnaro: “El primo Levi”, “El hombre de la luna”, “Chica del Integrado”, además de un caserito blogger reloaded que ataca bajo los valientes seudónimos de “Luching”, “LuchinG”,” Tyson” y más.

Algo que sí sorprende es la continuidad en dicho lugar de un escritor valioso y aún joven como José Güich, quien además de improvisar sobre editoriales y polémicas literarias, tiene la pésima costumbre (a no ser que se trate de una política personal sui generis) de dejar con las preguntas en la boca a los poquísimos comentaristas serios que entran allí de vez en cuando. ¿Se acerca el final de este recinto del humor involuntario y el cinismo estólido?

*Con exquisita ironía, muy sutil para ser percibida por los factótumes del estercolero, el escritor se despide: "quiero agradecer a los miembros de El Hablador por haberme dado la oportunidad de expresar algunas ideas, por su tolerancia, y pido disculpa a los lectores, por mis largos, y al parecer demasiado aburridos artículos para un lector de blogs". Demasiado largos y aburridos para los administradores de ese sitio y sus lectores, será.


(Carlos Calderón Fajardo, notable escritor peruano)
Se produjo un error en este gadget.