16.6.07


El reino del fraude o en todo sitio se cuecen habas

El suplemento español ABCD trae un soberbio artículo de Fernando Castro Flórez que desnuda sin compasión las antinomias del arte contemporáneo. El artículo tiene como punto de partida la Bienal de Venecia (el gran tour), pero hay extractos que no solo pueden aplicarse a muchas experiencias artísticas actuales, sino, mutatis mutandis, a la literatura.

“La amalgama estetizante y la camarilla presta para lo que haga falta convirtieron el mundo del arte a partir de la década de los 90 en un pantano pútrido. Fumaroli nombra en El estado cultural el conformismo superficial y el murmullo retenido que acostumbra a señalar el reino de los filisteos. Y, sin embargo, hay un microclima de euforia contagiosa, un turismo cultural vertiginoso que colapsa todos los espacios.

Tal vez una de las actitudes que más detesto de la familia o mafia artística contemporánea es la tendencia a no decir ni bajo tortura lo que se piensa, a participar del fraude con una frivolidad mayúscula y, sobre todo, con la certeza de que a fin de cuentas no importa nada sino tan sólo los beneficios que puedan obtenerse. A fuerza de oír hablar de «estrategia», «visibilidad» o «selección» hemos aceptado lúdicamente la ceguera frente al mamoneo."

¿Cuántas veces no habremos escuchado preguntas retóricas en torno a sandeces pretendidamente «sublimes»?, ¿Quién no ha sospechado que detrás de los elogios ditirámbicos se oculta el descarado amiguismo? Saturados de patetismo, intentamos encontrar una «redención» artística que, finalmente, no supone más que la participación en otro Gran Guiñol. Frente a la pecera catódica accedemos a un estado neutralizado de la conciencia, mientras que en los sacrosantos templos de la Cultura se nos impone el silencio y se niega el tacto, a la vez que obliga a aceptar lo allí neutralizado como algo lisa y llanamente memorable, la guinda del pastel de una sociedad amnésica.”

Cosas fuertes, ¿eh? Sociedad amnésica. Mafia artística. Frivolidad mayúscula. Descarado amiguismo. Estado neutralizado de la conciencia. Me pregunto si el autor de la nota habrá visitado algunos blogs peruanos para escribirla... El responsable de la famosa Bienal este año es el norteamericano Robert Storr. Así lo grafica el curador Castro Flórez:

“A nadie debe extrañarle el título que Storr ha puesto a su bienal-pompier: Pensar con el sentimiento, sentir con el pensamiento. Bonito juego que sirve para enterrar toda pretensión teórica y comenzar a columpiarnos en la emoción, en la maravillosa intuición, en la nostalgia de la belleza perdida. Generar conceptos o entregarse a la crítica es demasiado fatigoso y obliga a comprometerse. Mientras están sacando bandejas de canapés, no sirve la denuncia del fraude; el show business no necesita ni de héroes, ni de agoreros. El modelo de nuestra cultura es el karaoke para el que no hace falta ninguna memoria, salvo la del tono sometido a imitación.”

Vaya, y aquí muchos hipersensibles se indignan con una encuestita trafera. Les falta mundo, señores, vayan a Venecia, después de todo, todo comenzó allí... Bromas aparte, bastanta falta está haciendo que, de similar manera, alguien señale a las ratas y todos sus pelos en la blogósfera. Es hasta saludable. Yo podría, pero paso por ahora: tengo un post sobre Delillo que me resulta más gratificante.

(Storr en retrato de 1988. www.tfaoi.com)

2 comentarios:

  1. Anónimo17.6.07

    victor, de acuerdo con tu critica de la frivolidad culturosa, especialmente en caso de ciertos blogs, pero me parece que Storr no es comparable con aquellos que atacas. Informate mejor sobre su trabajo como critico y curador. Por otro lado, el tema de la Bienal no es un mero malabarismo conceptual sin seriedad. Con recordarte que incluso alguien tan austero y poco dado a la espectacularidad como el viejo y seco Unamuno hablaba tambien de aquello de que piensa el sentimiento, y siente el pensamiento. En fin, felicitaciones por tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Agradezco el comentario del curador anónimo. Si se fija bien, verá que yo no digo una palabra sobre Storr, solo cito lo que dice el articulista. Ya he visto lo que hay en internet de Storr y la verdad no me gusta lo que hace, pero ese es solo mi punto de vista.
    El título de la bienal me gusta también a mí, pero al parecer el contenido deja mucho que desear. De hecho hubo tiempos mejores para ese festival.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.