27.6.07


Frédéric Mistral, L'aiòli, y la publicidad poética

Hace un par de días escribí un post sobre este Nóbel olvidado y di una idea de su chef d’ouvre, Mireille, extenso poema en verso de tono épico y reminiscencias shakesperianas y dantianas. Hoy encuentro, buceando un poco en la red, un ensayo muy curioso de Mª Esclavitud Rey Pereira, publicado por la Universidad Complutense de Madrid, donde se investiga las relaciones del poeta con la revista regionalista provenzal L’aiòli (1891).

Nada tendría de raro que un poeta fundara y financiara una revista. Incluso que escribiera la mayor parte de sus artículos, como es cierto en el caso de Mistral, si no fuera que a partir del segundo número de esta revista empezara a publicar una serie larga de poemas publicitarios sobre un jabón famoso en la época en España y Francia: el Mikadó. Dice la autora de la investigación:

“cada número de L’aiòli, a partir del segundo (con fecha de 17 de Enero de 1891) y hasta el número 252 (del 27 de Diciembre de 1897), incluye un poemita, siempre diferente, de Frédéric Mistral consagrado a la propaganda del jabón “Mikadó” (nombre este que, por una parte, atrae todas las resonancias de un exotismo oriental, japonés, muy de moda en aquellos años, hacia un producto que se fabrica en Marsella y, por otra, juega con la analogía existente entre los significantes sonoros “MikadÓ”, mon cadeau” y “moun cadéu’."

Son siete largos años los que el futuro Nóbel dedica a la propaganda de este producto por medio de una serie de poemas de aliento ligero y gracioso que, según testimonios, tuvieron mucha repercusión en el público de fines del diecinueve en el sur de Francia. María Esclavitud ha logrado trazar una serie de características de estos poemas, como el no exceder salvo en excepciones los cuatro versos, tener rima consonante y estructura con variaciones sencillas y previsibles. A nivel semántico son también muy llanos, aunque multirreferenciales.

Además, la autora ha determinado mediante el estudio de los 251 poemas publicitarios de Mistral, que “contienen un mínimo de información objetiva sobre el producto que se presenta, frente a un máximo de información acerca de acontecimientos y circunstancias de todo tipo de la época; como si F. Mistral pretendiera que, una vez reconocida por parte del lector la veracidad parcial de sus poemas, ese “principio” de veracidad fuera a hacerse extensivo a su totalidad en la mente de aquél.” Un ejemplo:

Voulès que vosto péu counserve la finesso?
Voulès que flaire longo-mai
Coumo la roso au mes de Mai?
Au saboun Mikadó paupejas-vous, jouinesso!


(Nº 127)

La referencia a las flores de mayo es un recurso que busca identificar la supuesta calidad y característica del producto con un elemento de la realidad –digamos- irreductible y tomado como cierto por todos: la belleza de las flores (específicamente la roso, las rosas) en dicho mes. Con esta sencilla estrategia publicitaria Mistral mantuvo nueve años su revista –que tenía fines regionalistas y políticos mucho más serios- en vigencia. Y además invadió un espacio entonces todavía en crecimiento, la publicidad, con poesía ligera, pero poesía al fin. Algo extremadamente difícil de hacer ahora. Salvo opinión en contra.


(Extaordinaria foto de la revista fundada por Mistral)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.