6.7.07


Alfredo Bryce Echenique cree que Augusto Alvarez Rodrich trabaja para Morote

La entrevista de Maribel de Paz (Caretas) publicada en Utero de Marita hoy, parece dar un vuelco a los 8 ó 9 casos de plagio en que se ha visto envuelto el autor de Huerto Cerrado. Bryce cree que el director de Perú 21 trabaja para su archienemigo Herbert Morote, y sugiere que el periodista habría sembrado de plagios al escritor. Como para no creerlo. Reproduzco la parte de la entrevista que toca el tema:


¿Se va usted a España para olvidar todo el asunto de los plagios?

Bueno, lo que me interesa ahora es ver a los famosos plagiados catalanes que son mis amigos y saben que se trata de un montaje. Un montaje del señor Herbert Morote que le paga a un periodista peruano.
Mira, te voy a decir una frase que es de una ranchera de Pedro Infante: “Yo p’abajo volteo muy poco, tú p’arriba no sabes mirar”. Pues eso le digo a (Augusto Álvarez) Rodrich. Lo que he hecho es esperar a que el “chaparrón” pase. (…)

¿No le afectó enterarse de lo que estaba pasando?

En el primer momento sí. Me llamó la atención que me acuse un señor muy respetable que ha hecho un texto muy bien preparado. Tiene todo el derecho de ponerse furibundo. Entonces no veía tan claro cuál era la confusión y dije que mi secretaria había mandado el texto equivocado. En el primer momento estuve perturbado. Después ya me doy cuenta que es mucho más que un error. Yo no puedo acusar a nadie porque no tengo pruebas.

Pero usted ha dicho que Morote es quien está pagando para que lo ataquen.

Bueno. Es probable, es probable.

O sea, según su teoría, Morote le paga a Álvarez Rodrich para que lo acusen de plagio.

Bueno, yo creo que sí, pero no puedo afirmarlo.

Con el primer caso, el del embajador, usted dijo que su secretaria se había equivocado…

Sí, sí, sí. Eso no es verdad, mi secretaria era yo. Claro, pero es que me desconcerté, porque yo no tengo ese material acá.

–Ahora cree que no se equivocó. Entonces ese texto no era parte de ninguna bibliografía, como usted decía.

Todo eso me lo inventé porque estuve aturdido, pero cuando salen dos, tres, cuatro, yo digo “no puedo haber cometido ocho errores porque entonces estoy para una casa de ancianos”. Para darme un poquito de importancia dije que fue mi secretaria. Mira, ahora estoy en los títulos de otro libro que se llama “Historietas y Cualquiercosarios”: “Cesítar o la historieta de un tamañito” y también “Augusto o la historieta de un estreñimiento”. Cualquiercosarios son los que son cualquier cosa menos algo, y entre ellos tengo a Alonso Alegría, que no es nada al lado del padre. Y ahí también estoy plagiando a Gregorio Marañón.

Lo más alucinante de todo esto es que Bryce reconoce que mintió a todo el país al echarle la culpa de los plagios a una supuesta secretaria inexistente en realidad. O sea que él es el único y directo culpable de los hechos ahora. Me pregunto si será conciente de la posición en que se ha puesto con estas declaraciones.

(Bryce...)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.