8.7.07


Director de Biblioteca Nacional del Perú aprueba censura a caricaturista Quijano

El profesor Hugo Neyra, con quien tuve el gusto de llevar un curso en un diplomado de una universidad local, acaba de sellar por escrito su adhesión a la vergonzosa censura impuesta por el gobierno aprista al trabajo artístico de Piero Quijano. En su columna "Estado y zonas grises", de Perú 21 (hoy 7 de julio de 2007), afirma que, para empezar, la Casa Mariátegui, escenario de la censura, no debía estar en manos del INC, de esa manera "no hubiese habido celo militar" ni "celo administrativo" ni "carta-protesta".

Es decir que Hugo reconoce que hubo celo militar y administrativo, implícitamente lo justifica ("los intereses particulares invaden y paralizan el Estado", dice), y se alinea con esto con lo más conspicuo del gobierno de turno; García, Del Castillo y Wagner.

En cuanto a la figura misma de censura, dice: "Censura. No se sabe de qué se habla. Ha habido un "no aquí", del INC, que no es lo mismo. Discutible o no, censura es otra cosa. Es el "no se imprime" del antiguo poder eclesiástico. O el "prohibido exhibirse en el territorio nacional", de pasadas dictaduras".

Según nuestro sesudo pensador, la censura tiene una forma históricamente determinada, no cambia con el tiempo y además tiene que ser explícita y general. Según él, para ser censura lo hecho con Quijano, la señora Bákula tendría que haber emitido un documento que diga "prohibido exponerse", y luego procedido a hacer lo que hizo, descolgar los cuadros. En realidad se trata de una diferencia burocrática y superficial, pues los resultados son los mismos. Neyra enarbola ese detalle para defender al régimen que lo nombró como director de la BNP. Prosigo.

Dice Hugo, en un giro digno de Gorgias o de Pródico de Ceos, que "a la señora Cecilia Bákula, que deja exhibirse en el local del Museo de la Nación las terribles fotos de la Comisión de la Verdad, no se la puede llamar censora sin faltar a la verdad, y a una intelectual y profesional íntegra".

Perdón, el argumento falaz de que una persona que es una excelente profesional no puede ser censora, lo desecho sin más.

Ahora bien, si la CVR y su trabajo fueron impulsados desde el propio Estado peruano (durante el gobierno de Toledo), ¿como podría el propio Estado ahora (a través de la Bákula) prohibir la difusión de los resultados de dicho trabajo sin caer en un desopilante contrasentido? Neyra nos quiere hacer creer que Bákula no es censora porque no se opone a lo que el propio Estado para el que trabaja no se puede oponer. Pero aquí está lo más importante:

Hugo cree que la libertad de expresión debe ser irrestricta ("yo defiendo la libertad de Piero Quijano de pintar lo que quiera"), pero no en el interior de la "maquinaria estatal" -!vaya término!- sino "en el ancho mundo de la sociedad civil". El Estado, dice, tiene que plantear sus propios límites y guardar su propia coherencia. En otras palabras: sean críticos en la calle, en instancias privadas, pero no vengan a la casa del gobierno (el Estado, según ellos) a faltarle el respeto a los valientes militares que dieron la vida por el país. Aquí hay un Estado racional y coherente (con nuestros propósitos, claro está).

Hay un único -invisible a pesar de su enormidad- error allí. El Estado no es el gobierno ni La Casa del Pueblo. Tampoco es el cuartel mayor del Ejército. El Estado es una instancia que pertenece a todos los peruanos y Quijano es tan peruano como Wagner o como Giampietri. El Estado y sus organismos, entonces, pueden y deben reflejar las ideas de todos. Si el gobierno, a través del Estado, quiere que las ideas de Giampietri o las de los paramilitares de Rodrigo Franco tengan expresión en los organismo culturales del Estado, pues que abra un concurso de pintura con esos parámetros. Estoy seguro que no faltará quien pinte algo para ellos (y hasta algún funcionario público del INC que desempolve el caballete). Pero no hay ninguna justificación para censurar a quien nos dice, con su arte, lo que la CVR determinó: que hubo militares que asesinaron campesinos inocentes durante el tiempo de la violencia política.

En un gesto populista y exacerbado, Alan García fue hoy domingo a la Plaza de Acho, acompañado de la directora del INC Cecilia Bákula, para entregar a los deudos del popular grupo Néctar la Orden al Mérito por servicios distinguidos "como un homenaje de recuerdo y respecto por su permanente dedicación a la música y por su permanente recuerdo". Alan agregó que el conocido grupo musical "ha demostrado creatividad popular y fuerza espiritual". Algunas preguntas: ¿se imaginan a la Bákula despertando todos los días al son de "El arbolito"? ¿Creen que García aprecia de verdad el arte de Néctar o simplemente trata con esto de borrar la mala imagen dejada por el caso Quijano?
(Hugo Neyra justifica la censura a Quijano)

13 comentarios:

  1. Anónimo8.7.07

    ahora hay que ver qué hacen enrique hulerig, las cartoneras, may rivas y todos los escritores que chambean para los censuradores, a ver cómo se portan

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8.7.07

    buena, Coral, así te reivindicas con la gente. Es iandmisible que hugo Neyra se ponga de lado del gobierno justo cuando hasta la defensora del pueblo ha levantado su voz de protesta.

    P...

    ResponderEliminar
  3. Créanme que no escribo esto para reivindicarme con nadie, sino porque es verdad, hay mucha falacia en el rollo de Neyra. En cuanto al primer comentarista, tengo entendido que Tania Silva y su gente solo ocupan un espacio para su taller en la BNP, no trabajan para ellos.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8.7.07

    una vez mas se le escapa el antiaprismo Coral no es la primera vez

    cada vez que tiene que referirse al gobierno del compañero Alan usted se desgañita en epítetos y frases agresivas. Luego

    ResponderEliminar
  5. COMPA8.7.07

    QUE, USTEDES CREEN QUE ALGUNO DE LOS IZQUIERDOSOS QUE PROTESTAN CONTRA EL DESALOJO, NO CENSURA, DE LAS OBRAS DE ESE CARICATURISTA, DEJARÍA QUE EN SU CASA VINIERA UN EXTRAÑO Y PINTARA SUS PAREDES??????

    ESOS IZQUIERDOSOS SON LOS MÁS AUTORITARIOS Y TU LOS DEFIENDES.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8.7.07

    Debemos lamentar además que la revista Caretas se haya sumado a esta defensa de la censura con una posición reaccionaria sobre el tema, como consta en su edición de esta semana. Parece que habrá un largo debate sobre esto.

    No creo que Coral sea antiaprista, es solo que en este contexto no creo que haya nadie con espíritu democrático que pueda estar con el gobierno.

    Fidel K.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8.7.07

    El Estado, como tal, no es el sucesor natural de la monarquía autócrata. El Estado es una construcción en la que TODOS participamos para manejar la cosa pública (res pública). En otras palabras, el Estado está a nuestro servicio, y no al revés.
    En el presente caso, bien pudieron las fuerzas armadas o el mismo Gobierno (que no es lo mismo que el Estado, ojo) emitir un comunicado expresando su malestar, disconformidad, etc. Obviamente, no a todos les puede gustar lo que expone un artista, y eventualmente, esta expresión de malestar hubiera tenido el efecto deseado: que el mismo autor retirara de la muestra la caricatura "ofensiva".
    Pero no se eligió esa salida, alturada y democrática. Simplemente, se optó por el cómodo autoritarismo de decir "no me gusta, soy el dueño de casa, hago lo que quiero", o en resumen, "el Estado soy yo".
    Todo logro o avance con la CVR, el apoyo a las víctimas del friaje y demás acciones que pueda tener el gobierno aprista (y las FFAA), es borrado de un plumazo con esta expresión de CENSURA.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo8.7.07

    Eloy Jáuregui habla sobre el tema hoy

    Repito que no me cansaré de denunciar este acto de barbarie y fascismo chicha. Espero que me entiendan. Libertad de expresión se llama. Lo otro es atraso y tosquedad. Machu Picchu no es más que una muestra artística. Una muliza no es menos que una ópera. Cierto, un burócrata felón jamás será un artista. ¡Qué vergüenza, señores apristas!

    ResponderEliminar
  9. Martín.8.7.07

    eso de hablar de maquinaria estatal y de la racionalidad del Estado esconde un tinte facho en Neyra. Tal vez no sea conciente pero a eso empuja el tener que defender posiciones tan vulnerables y ridículas como la censura. Buen post.

    Martín.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo9.7.07

    Lo que ha hecho Hugo Neyra es muy grave porque compromete su integridad como intelectual. Que un funcionario aprista o un blogger que vive en el extranjero justifiquen o pasen por alto la censura es una cosa, pero que el director de la Biblioteca Nacional de un país lo haga es realmente descalificador. Una actitud reprobable y servil la de Neyra.

    Menciono aparte tu valentía para enfrentar los argumentos de Neyra. Hay otro blogger que ha venido haciendo seguimiento desde hace semanas al caso Quijano, que no ha dicho esta boca es mía sobre lo de Neyra, seguro que porque como todo el mundo sabe, anda tras un puesto en el INC, hoy completamente desprestigiado. Ese blogger de Lima debería dar su opinión sobre un hecho tan grave como este.

    José

    ResponderEliminar
  11. Anónimo9.7.07

    De acuerdo, debería pronunciarse ese blogger.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo10.7.07

    Hay quienes condenan lo de Quijano, pero que aplauden el cierre de los medios de comunicación en Venezuela... ¿total? ¿ante quienes actuan?

    Alberto

    ResponderEliminar
  13. Anónimo26.7.07

    Es absurdo que en un Estado que se dice democrático la libertad de expresión sea un eufemismo retórico, es decir no existe, no habida.

    Lo peor es que se crea que el Estado es el partido y seguramente por este concepto errado el gobierno suponga que puede exigir a los artistas una línea "ideológica" o simplemente tener un apego ciego al partido de gobierno y a sus FF AA.

    Este arte de protesta debe ser respaldado, si suponemos que vivimos en una democracia* se debe fomentar una conciencia crítica.
    ------

    * personalmente esta seudodemocracia es una dictadura amariconada

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.