10.7.07


El infierno de Millet, el loco Letts, la “sutil” evasión del literato

Tuve una noche algo extraña ayer. Como casi todos los días, me retiré temprano a casa, para disfrutar de alguna lectura (escribo temprano por la mañana). Tomé El gustó de las mujeres feas, de Richard Millet, publicado este año por Estruendomudo (una de las editoriales llamadas jóvenes nombrables, junto con Matalamanga, Mundo Ajeno y Sarita Cartonera).

Mientras me peleaba con la forma en que el escritor francés había sobreficcionado su personaje principal, convirtiéndolo en un increíble prisionero de su propia fealdad, alguien que se instauraba con perversión en el infierno al que los otros lo habían arrojado, entregándose a una vida excesivamente reflexiva y retorcida cuyo reflejo en el texto era precisamente lo que impedía a un personaje excepcional como él (y con él a la novela) el protagonizar una historia más cautivante, más verosímil, más activa, digamos que como la de El Perfume.

Decía que mientras disfrutaba –es justo reconocerlo también- de la prosa dúctil de Millet (bien traducida por Patricia de Souza), de la precisión de algunas de sus observaciones sobre la naturaleza humana, en la TV de la habitación vecina se propalaba una entrevista entre Rosa María Palacios y un desopilante Ricardo Letts. Apenas pude atender la misma, pero mi sobrino de 14 años, con la pureza de la adolescencia, me resumió lo que me perdí.

Lo que yo pude captar es el momento en que Letts le respondía a Palacios que iba a dejar sus empresas para dedicarse "200% a la política", con énfasis desproporcionado, como siempre. (A propósito, ¿por qué ser empresario y de izquierda a la vez, es percibido por ciertas personas como algo de qué avergonzarse, como una incompatibilidad básica?). Y otro momento, crucial, donde Letts revela que la orden que supuestamente dio Alan García de arrasar con los presos de SL en todos los penales, fue hecha en un helicóptero de la Marina y obra, grabada en una cinta, en manos de Giampietri (supongo que ahora tendrá que probar eso).

Esa excesiva fruición, ese desproporcionado encono con que el personaje político justifica los excesos de las protestas que surgen aquí y allá por todo el país, califica al presidente de orate, según él con conocimiento de causa (compartió trabajo político con Alan en 1986), y anuncia alegremente la caída del gabinete y el advenimiento de “un tiempo de felicidad para el pueblo”, revelaba para mí el mismo problema que el personaje de Millet.

Letts ha de haberse arrojado al infierno de la política menuda –mucho más feo que el de la fealdad narcisista del francés- para conservar las certezas que le permitieran seguir viviendo en un medio donde la vileza (la viveza), el relativismo y la hipocresía triunfan sin atenuantes. En un medio donde la gente ya ni se preocupa de elaborar sus excusas (“Según entiendo, el blog de Iván se dedica exclusivamente a la literatura. Yo no recuerdo que haya posteado nada nunca relativo a las artes plásticas. ¿Eso está mal?”) pues está segura que en unos días, o unas semanas, sus vergüenzas, sus incongruencias morales habrán quedado sepultadas por otra acusación de plagio, otro escandalete de retrete, otro "enemigo" inmolado por acusaciones sin pruebas que le permitan conservar su cada vez más reticente audiencia.

Así las cosas, supongo que no es difícil que ciertos sectores vean con alguna simpatía a un hombre como Letts. Alguien que, en medio de hipocresías y trampitas de winning eleven para eludir el deber ciudadano, espeta la verdad con obscena franqueza a la cara de la entrevistadora, de los medios, de “los grupos de poder” y de cuanto Dite o Caronte encuentra en su particular infierno politiquero que, por cierto, tiene puntos de contacto con la realidad. "Agitador", le dijo Palacios. Y acertó. Pero también se puede agitar con crudas verdades, con injusticias, y el gobierno de turno las genera a forro actualmente.

(Ricardo Letts en su infierno)

11 comentarios:

  1. Anónimo11.7.07

    parece que se le pasó la mano a Rosa María Palacios con la invitación. Ese señor nunca debió haber ido a justificar los excesos de ciertos sectores violentistas.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11.7.07

    con la expulsión del secretario de organización del Apra, el partido de gobierno subraya su inclinación hacia la derecha de los giampietris y los rey. El señor Wilber Bendezú exigía que el partido corrija sus inclinaciones y que Alan cumpla con la promesa de volver a la constitución 79. Ahora todo eso se ha echado en saco roto.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11.7.07

    lo dijo bien Rosa María Palacios ayer en la entrevista que debiste ver completa. Es fácil ser agitador, son solo 500 personas en todo el país que se dedican a promover la violencia. Tú también en ese juego?

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11.7.07

    Muy buena la demarcación que haces con lo de las editoriales jóvenes.
    La necesidad de marcar un posición con respecto a la repudiable censura a Piero Quijano tiene que ver con nosotros mismos como ciudadanos, como personas. El que seamos escritores o pintores o editores no nos exime de manifestarnos contra la censura. No entiendo cómo un escritor y supuesto editor
    que proclama un espíritu "contracultural, anti-sistema, underground y bizarro",

    al mismo tiempo puede guardar silencio con respecto a ese atropello.

    Equis formal

    ResponderEliminar
  5. Paolo de Lima actúa hoy tendenciosamente y hace aparecer a las Cartoneras y a Armando Williams como cómplices de Hugo Neyra en una exposición de libros ilustrados cuyo origen se remonta mucho más atrás de la censura a Quijano. Lo que debe sorprendernos más bien es la insistencia de Neyra, en su columna de hoy en La República, en argumentos caprichosos. Hoy dice.

    se ha prohibido que Piero Quijano exhiba "sobre el territorio nacional?". ¿Se han decomisado sus obras? ¿El hombre está preso o escondido? Cualquiera diría que tropas de policías robocop recorren las galerías de arte y se las llevan. Censura, lo que se llama censura, es otra cosa, siempre es fea y no desaparece; aunque se haga rara".

    Luego compara al estado peruano con el Vaticano, para justificar la censura. El colmo, es o se hace.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11.7.07

    cada vez que el gordo Paolo se la quiere dar de irónico, se mete en líos gordos. Es tan pesado...

    v.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11.7.07

    el compañero Alan hoy:

    "Han tomado una carretera ¿y?. Eso sólo asusta a los de la clase media (...) Yo estoy convencido que el Perú se va a cansar y no le va a dar importancia. Protesta hermano... (con sorna) He visto huelgas de hambre sin ningun muerto, como Presidente me da verguenza. En cambio, he visto que los extremistas ingleses sí murieron en serie, porque se las tomaron en serio. Aquí salen mas gordos de la huelga de hambre"

    Ya sabes, esas son preocupaciones de clasemediero, el Perú avanza...

    ResponderEliminar
  8. Ja! Otra vez en su fase maniaca el pobre. Ahora le pide a la gente que sea extremista, que haya muerte en las manifestaciones para que él las tome en cuenta. De la misma manera que pidió, con admiración, mística como la de Sendero a sus compañeros apristas en los años 80. Y después le dicen loco a Letts...

    ResponderEliminar
  9. Anónimo11.7.07

    como para darle en la yema del gusto a los provocadores, Alan sale a hablar de comechados, de gatos maulladores, de ociosos, de extremistas, mismo Fujimori a principios de los 90. S� pues, Letts y su gente deben estar felices. Qu� torpeza.

    Fidel K.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo11.7.07

    poe si acaso en Amores Bizarros sí se ha tomado una posición frente a lo de Quijano. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo11.7.07

    Coral, aquí lo que dijo Alan en los ochenta, está en el informe de la CVR:

    "Sendero Luminoso tiene militantes activos, entregados, sacrificados. Debemos reconocer algo que ellos tienen y nosotros no tenemos como partido […] equivocado o no, criminal o no, el senderista tiene lo que nosotros no tenemos: mística y entrega […]. Esa es gente que merece nuestro respeto y mi personal admiración porque son, quiérase o no, militantes. Fanáticos les dicen. Yo creo que tienen mística y es parte de nuestra autocrítica, compañeros, saber reconocer que quien, subordinado o no, se entrega a la muerte, entrega la vida, tiene mística." (del Informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación)"

    No comments.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.