29.7.07


El perseguidor + Dylan Thomas – afortunada mejora en un verso

La sección cultural de El País de hoy trae una nota que da cuenta de la adaptación del que es para mí el mejor cuento de Julio Cortázar, El Perseguidor. El responsable de tan delicado trabajo es el escritor y guionista Andreu Martín, quien ha buscado reflejar en mosaico la vida, música y tempo del personaje principal, Johnny Carter –que como sabemos remite a Charlie Parker-, en la puesta en escena.

“No es sólo la recreación de Charlie Parker, su estilo de vida y sus episodios biográficos, sino que también hay en él la esencia del propio autor, la fractura de esa linealidad temporal propia de Cortázar con la que pasaba de la realidad a la ficción, su metafísica.”, dice la nota.

Sobre el cuento mismo, recuerdo que Carter era un fanático lector de Dylan Thomas; no soltaba ni en cama un “roñoso” librito de bolsillo con sus poemas, que tenía lleno de anotaciones y subrayados. Y ya que estamos hablando de Thomas, cabe aclarar que el verso que el narrador lee en una postal escrita por Jhonny Carter (“ando solo en una multitud de amores”) no es fiel al original, pero tampoco es un error como se cree. El original reza “waking alone in a multitude of loves”, lo que en traducción ultraliteral sería “despertando sola en medio de una multitud de amores” (la que habla en el poema es una novia).

Frank Báez, en su blog especializado Dylan Thomas, afirma sobre el tema: “A mí me parece que en dicho fragmento Cortázar no cometió un desliz como se podría pensar, sino más bien se tomó una licencia poética, que en vez de confundir, expande la obre (sic) de Dylan Thomas y de Charlie Parker y de Cortázar mismo. Se trata se (sic) lo siguiente: el personaje principal, Johnny, se equivoca al escribir Walking en vez de Waking, error que más que error traduce el padecimiento del personaje en el momento y que sirve de leitmotiv del cuento y al término perseguidor que se utiliza. Cuando el narrador hace la traducción queda Ando solo en una multitud de amores, que en el contexto del pasaje queda perfecto.”

Algunas cosas. Si Cortázar hubiera buscado "traducir el padecimiento" de su personaje, habría referido más bien una escritura irregular, ilegible, tortuosa. Es muy difundido que la escritura de los individuos que atraviesan por crisis psíquicas es así. Ni de lejos se sugiere en el texto algo parecido, sin embargo. Es dudoso, entonces, que Cortázar haya querido hacer ello al introducir un "error" que, además, sospechosamente mejora el verso. Por lo demás, ¿acaso no sabemos que Cortázar leía y bien al autor de Death and entrances? No cabe tampoco esperar un error del mismo escritor, por tanto.

Pero no está muy lejos la alternativa. No me parece ilícito pensar que el autor de Rayuela podía haber estado descontento con un verso muy bueno que, traducido fielmente, le era inservible para el cuento. Más probable entonces me parece que Cortázar quiso mejorar el verso de Dylan Thomas, y por ello también cambió de género al yo poético de la cita. En ese afán pudo, claro, haber buscado un sentido adicional al pasaje, y sobre todo simbolizar la situación espiritual de su personaje (no su padecimiento psicofisico lato sensu).

Por todo esto puedo afirmar que el cambio del verbo “despertar” por “andar”, y la modificación del género del yo poético son dos alteraciones para bien que nos hablan de una preocupación por el verso mismo -Cortázar era poeta, recuerden su primer libro- y no de un intento de reflejar el padecimiento mental del personaje. Estaríamos así ante una afortunada doble corrección del verso original, que simplemente refleja la soledad espiritual en la que erró Carter (y Parker) hasta morir.

(Dylan Thomas)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.