21.7.07


Escapando al realismo con los pies sobre la tierra

Pedro Escribano hoy en La República le hace una estupenda entrevista al narrador Daniel Alarcón, quien con seriedad expone los presupuestos de su novela, Radio Ciudad Perdida (Alfaguara, 2007), y complementa con sus puntos de vista sobre el proceso de violencia política que vivió nuestro país. Aquí tres preguntas:

–¿Reconoces una filiación realista en tu novela, no en el sentido sociológico sino en el palpar la realidad?

–Sí, es una novela realista en algún sentido, pero en otros no. Yo quería que la radio fuera el medio más importante de todos. No hay una tele, por ejemplo. Cosas así que quité para darle un toque como flotando un poco sobre la realidad. No se nombra el país, pero los hechos parecen concretos. El lugar se puede sentir, respirar, tocar.

–La novela narra cómo queda un país después de la guerra.

–La novela intenta demostrar dos cosas, que la violencia trae más violencia y no soluciona nada y por otro lado esa psicosis nacional de querer olvidarse de lo que sucedió, de enterrar el trauma. El último gesto de la novela es deshacerse de algo inconveniente, un cadáver, para todos sentirse mejor. Bien lo de la Comisión de la Verdad. Hay que hablar de estas cosas. La gente que no quiere escuchar es justamente la gente que debe escuchar. La reconciliación parte del conocimiento. Claro, el mensaje de la novela no es partidario en ese sentido. Y claro, sería más cómodo en el Perú pensar que no hubo una guerra, que no hubo conflicto, pero sí hubo.

–Y aún quedan las heridas.

–Claro. Vemos lo que está pasando ahora. No es que se acabó la guerra y ahora somos Suiza. Seguimos siendo el Perú y sigue habiendo problemas que cada cierto tiempo brotan en violencia. Y sigue habiendo gente a quien le gusta la violencia y aún no hay respuestas hacia esas carencias hasta ahora.
(Alarcón)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.