14.7.07


Lo que leo ahorita

Nunca le he visto mucho sentido a hacer público lo que uno está leyendo. Recuerdo, sin embargo, que en la época en que hacía la paginita de libros de Somos, mucha gente quería ser invitada a la columna de preguntas "Mesa de noche". Esto me lleva a pensar que algún interés (y utilidad) ha de tener el explicitar estas cuestiones personales, así que ahí les va lo que tengo para esta semana (un par de libros me acompañan desde la semana pasada):

-Dolores Morales de Santiváñez, de Róger ídem. A pesar de sus merituables esfuerzos por escapar a la dicción tradicional y a la racionalidad discursiva, Santiváñez, mirando hacia atrás, queda como un gran lírico y experimentado del verso como nadie de su generación.

-El enigma de París. Pablo de Santis ya convenció con Filosofía y Letras (si no lo has leído corre al toque a un remate, lo consigues a cinco soles). Esta novela lo muestra más versátil, menos esquemático, e igual de excelente narrador.

-A cabeza descalza, de Brian W. Aldiss. Leí por obligaciones de trabajo hace años Los superjuguetes duran todo el verano, y me gustó. Hasta ahora esta novela me mata con su alucinante guerra de países drogos y la interpolación de poemas que en seguida buscaré en inglés.

-"The base component as a locus of syntactic change", de David Lightfoot. Terrible ensayo sobre semántica histórica que vengo traduciendo desde hace unos días, a pedido de una amiga. Muy técnico, pero algo queda.

-Diez, de Juan Emar. Me he quedado pegado con el cuento "Chuchezuma", donde los lobos-garú y el hermano del protagonista, que tiene su habitación atiborrada de divanes, me han llevado a convencerme de que, en el camino del surrealismo, sí se podía ir más allá desde la narrativa.

-Acabo de leer en Perú 21 que soltaron a Javier Diez Canseco junto con otros detenidos. Enhorabuena.

(Poeta Santiváñez. En verso medido, libre, o en prosa, el más diestro con el estro de los ochenta)

1 comentario:

  1. Definitivamente, hay que ser poeta para apreciar A cabeza descalza, nunca pude pasar de las primera páginas.
    Sobre Pablo de Santis,un comentario sobre su novela "El teatro de la memoria" aquí.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.