27.7.07


Paul Guillén sobre Verástegui: lo a-natural y lo perverso en Monte de Goce

En su recomendable sitio, Sol Negro, el poeta Paul Guillén acaba de postear un ensayo sobre un libro muy importante dentro de la obra poética de Enrique Verástegui. De esa manera Guillén se suma a la cruzada, no premeditada, por rescatar el trabajo de uno de los grandes de nuestra tradición poética reciente. Fragmento inicial del texto:

“Si reflexionamos acerca de algunas paradojas de la poesía peruana contemporánea, no podremos olvidar los injustos epítetos que se endilgaron a Monte de goce tras su tardía aparición en 1991. ¿Cuál hubiese sido el calibre de las críticas de publicarse en 1975, fecha en la cual estaba listo para entrar a la imprenta? Este dato no es para nada circunstancial, reparemos en que Verástegui obtuvo la prestigiosa beca Guggenheim en 1976, gracias a una carta de recomendación del poeta mexicano José Emilio Pacheco(1). En ese sentido, reclamamos un lugar de preferencia, en los estudios de la poesía de Verástegui, para Monte de goce, un libro que asume lo posmoderno desde la perspectiva de la incertidumbre, la duda, la perplejidad, el vacío, la esquizofrenia, el sentido de agotamiento, la mezcla de niveles, de formas y estilos…”

(Portada)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.