12.7.07



Quisiera que sea un elefante, tercer poemario de Francisco Jurado Chueca

Publicado recientemente por Santo Oficio editores, se trata de un volumen de poemas que revolotean entorno al tema amoroso en algunas de sus más conocidas variantes. Se registra un cambio en la dicción poética del autor. Si en sus anteriores libros, Campo traviesa y Adiosculpa efectivamente "la deconstrucción del lenguaje" y cierto grado de hermetismo fueron patentes -al modo trilceano, agregaría-, en Quisiera que sea un elefante el énfasis está puesto más bien en la comunicación, y en su imposibilidad. Para ello el poeta ha recurrido a un género híbrido, entre espistolar y poema de verso largo, y a una lista de tópicos amorosos que al final nos devuelven al poeta en su radical soledad.

Estamos frente a un libro que dialoga con el lector, que le confiesa al oído los pesares eternos, pero que (poesía dificil siempre) no le hace concesiones y lo lleva al máximo de esfuerzo sin forzarlo. Repetición, fragmentación, versatilidad, peligrosos elementos positivos de un discurso que -así es este oficio- siempre está en peligro de ser (mal/sobre)entendido por el lector o el crítico.

Cuesta 18 de febrero

Recuerdo que giré para observarla.

Recuerdo que giré para observarla y se lograba

distinguir entre una indecisa

tormenta. Recuerdo que giré. Recuerdo que demoró en

presentarse ante mí la intención de girar. El lomo verde.

Era inmensa.

Recuerdo que sabía a respeto. A querer verte.

(portada de Cecilia Jurado)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.