2.8.07


Julio Ortega defiende a Alfredo Bryce Echenique

Un extraño comentario -extraño porque fue enviado al post anterior, que no tiene nada que ver con los numerosos plagios de nuestro entrañable narrador Alfredo Bryce Echenique-, firmado supuestamente por Julio Ortega, ha sido enviado esta mañana a LDL. Acabo de confirmar que el comentario tiene el mismo contenido de uno publicado en El Comercio. Lo posteo por su evidente interés y rigor.

Toda la obra de Alfredo Bryce Echenique es una desautorización de la autoridad. Desde la oralidad (que reduce jerarquías) y el humor (que elimina distancias), esta obra es una vasta recusación de los poderes del padre (la ley del Estado), las instituciones (la sociedad como destino) y la ideología (la verdad única). Por eso, son novelas animadas por un nihilismo anarquista (relativizan las certidumbres) y exploran la emotividad (la ética de los afectos). Sus personajes más característicos son desadaptados, trashumantes, agonistas, pero siempre capaces de una reelaboración persuasiva de la crisis que narran. Son, por eso, pasajeros de otra comunidad, la de la amistad y sus filiaciones, de la memoria y sus versiones corregidas y aumentadas.

El éxito internacional de sus novelas demuestra que ese mundo subjetivo es del todo contemporáneo. Pero no son menos evidentes sus raíces peruanas, aun en sus novelas de tema europeo. Sus personajes peruanos, gracias al relato en que se hacen, rehacen siempre la realidad. En ese proceso, los deseos, los sueños, el futuro, se convierten en lo real. Lacan dijo que la mentira es la forma interna de la verdad. Bourdieu, que la verdad es indiscernible: no tiene lugar en la enciclopedia, es un hueco en el conocimiento. En la obra de Bryce, el sujeto es ese peruano, antihéroe de la certidumbre. Quienes se arrogan su ejercicio armado, asumen el papel de policías, pero no mienten mejor. Después de Fujimori y Montesinos, que mintieron hasta cuando decían la verdad; después que el informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, que denuncia la matanza de casi 70 mil peruanos, no pudo ser asumido por la ley, las novelas de Alfredo Bryce Echenique se han hecho casi realistas.

Leyendo las acusaciones de plagio que se le hacen, uno diría que sus lectores se han vuelto sus personajes. Y como a Unamuno los suyos, le reclaman una mentira mejor. No pocos asumen el papel de Platón y expulsan a Bryce de la República. Ya sabemos que esa expulsión (equivalente a la bíblica) de la racionalidad civil, se debe a que, según Platón, los poetas eran incapaces de decir la verdad. Esto es, de una verdad socialmente útil. Precisamente, la verdad que dejamos en manos de los guardianes del orden. Una vez le escuché decir a Juan Benet que en España los únicos que reclamaban saber toda la verdad y juraban en su nombre eran los policías de Franco. Otros, como Pinochet, creían encarnar la verdad de Occidente.

Por eso, me apresuro ahora a corregir una información errada que, a nombre del plagio, inventa una ficción.Fernando Vivas, en una nota en El Comercio (Lima, 19 de julio), se suma a la violencia contra Bryce Echenique y utiliza mi nombre como supuesto plagiado. Podría, al menos, haberme preguntado por la veracidad del rumor malevo. Le habría yo respondido que no es cierto. El prólogo a los "Cuentos" de Julio Ramón Ribeyro lo firma Bryce y es suyo, aunque lo haya escrito yo. No es un plagio: es una complicidad literaria, acordada por ambos. Nunca he escrito mejor. Y me he divertido mucho con el juego y el humor de ese gesto de des-autor-ización de la propiedad privada. No es el único que he propiciado. Forman parte de mi práctica crítica de "intervención" de algunos paisajes.

El plagio, como es bien sabido, deriva del triunfo del mercado en la actividad literaria, y se impone como razón económica no por reclamo de los autores sino por la lógica comercial de los impresores. Aunque es en el siglo XVIII en que los derechos de autor buscan eliminar el libre uso de los textos, todavía Rubén Darío publicaba como suyas crónicas de algún amigo. Por eso, el Dr. Johnson, el primer profesional de la literatura inglesa, decía con ironía que su impresor "había elevado el valor de la literatura". Shakespeare se apoderó de todas las fuentes que pudo y reescribió incluso a Cervantes.

Todos los textos vienen de otros textos y terminarán en otros más. Cualquier escritor serio lo sabe, y lo celebra. Como dijo Borges, la literatura no es de nadie, es de la tradición, que es de todos, y del idioma, que los hace suyos. Los ataques descarnados que se hacen a Bryce dicen más de los indignados sin dignidad que de los mismos autores glosados, reapropiados o reescritos en la minucia de unas notas de prensa, cuyos autores no se han quejado con tanto odio como estos odiadores del talento ajeno. Más irónico es que algunos marxistas se hayan desgarrado las vestiduras defendiendo la propiedad privada. Quizá hoy la información sea de todos y de nadie, gracias a Internet, donde la verdad es provisoria y multiplicada por el internauta, un 'homo ludens' en la fábrica de la República. Han hecho cierta, se diría, la fantasía de Aristóteles, que la verdad se hace entre todos.

No han faltado comentaristas que con perverso regusto han querido poner en entredicho a Bryce Echenique, acorralarlo y acrecentarle la herida peruana. Pero los lectores que han sido felices con sus libros, los que reconocen la generosidad de su talento y la nobleza de su vasta novelización verdadera, no deberían alimentar ese penoso intento de asesinato periodístico. Podrían, más bien, imaginar la posibilidad de otras hipótesis, para evitar ese exceso de poca fe.

Julio Ortega
miércoles, 01 agosto, 2007

(Julio Ortega, crítico, narrador, poeta)

17 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2.8.07

    coral, la carta parece de ortega pero haces bien en dejarlo en pegunta porque hoy no se puede estar seguro de nada en materia de autoría, sobre todo después de lo que hizo el mismo bryce, interesante el rollo del tío ortega.

    sanmarquino letrado

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2.8.07

    por lógica se sabe que apelar a la autoridad para justificar un delito es una falacia. Que Shakespeare o Darío hallan plagiado no convierte al plagio en mero instrumento literario, ni al plagiario en inocente reciclador ficcional.

    Fidel K.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2.8.07

    no se dice en esa carta nada de los otros casos de plagio, los periodísticos, entonces solo alcanzaría al supuesto plagio de Ortega. Si Ortega lo niega no hay nada más que decir no???????????????????????????????

    ResponderEliminar
  5. el texto si corresponde a ortega, salio en el comercio hoy

    http://www.elcomercio.com.pe/EdicionImpresa/Html/2007-08-01/ImEcOpinion0763420.html

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2.8.07

    Julio Ortega con esto se pone a disposición de futuros plageros porque si defiende así el plagio, entonces con qué cara podrá reclamar sus derechos en otros casos

    ResponderEliminar
  7. Se agradece el dato a Fantomás, aunque no ha faltado por ahí un gordito noticiero que se ha atribudo, ridíulamente, la primicia.

    Ortega habla de un "penoso asesinato periodístico" en referencia a la ventilación de los plagios de Bryce. Lo que todo el mundo ha visto es más bien un suicidio periodístico frente a la opinión pública, al más puro estilo de Mishima.
    Bromas aparte, mientra se discute y argumenta con la falacia como asesora, los cargos judiciales siguen su curso y no creo que favorezcan al buen narrador Brcye.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo2.8.07

    por dios que nunca he visto tamañan desfachatez, pretenden lmpiair a un plagiador con un solo caso de 28, esto es el colmo!!!! y los afectados que tienen que hacer?? apladuir el jueguito literario de los amigos Bryce y Ortega??

    PDL

    ResponderEliminar
  9. Paolo de Lima dice en su blog (en referencia al supuesto consentido de Ortega al plagio de Bryce):

    "¿Qué otros juegos humorísticos de complicidades literarias no advertidas a los lectores ha publicado la editorial Alfaguara?"

    ¡Qué ingenuo! Creer que Ortega permitió a Bryce el plagio desde el principio, e involucrar a una editorial seria como Alfaguara en el entuerto.
    Para el que sabe leer y no se enreda en tautologías puede resultar claro que se trata de lo siguiente: Ortega pasa por alto el plagio, lo desactiva, para defender a su amigo. ¿Y sería demasiado retorcido pensar la posibilidad de que incluso la exposición pública como plagio de este caso, haya sido fomentada por el mismo Ortega para luego desvirtuarlo?

    ResponderEliminar
  10. Anónimo2.8.07

    te doy la razón en esto, si ortega es proclive a estos juegos literarios, debería confesar qué otros juegos similares ha hecho en su dilatada carrera, de repente él también ha plagiado o ha fagocitado a dante o qué se yo.

    además, como le apasionan los juegos donde la autoría y la identidad se difuminan, entonces es probabe que él mismo haya levantado la idea de que Bryce lo plagió, para luego desvirtuar a quien saque la denuncia. y por supuesto él mismo envió el comentario a tu blog por la mañana. ah estos críticos peruanos.

    Eagleton

    ResponderEliminar
  11. Anónimo2.8.07

    Ortega dice "El plagio, como es bien sabido, deriva del triunfo del mercado en la actividad literaria, y se impone como razón económica no por reclamo de los autores sino por la lógica comercial de los impresores"

    Osea que reclamar un plagio es caer en la lógica comercial, es hacerle el juego al mercado. Ya sabes, si te plagian, calladito nomás, reclamar es asumir posiciones antimodernas y reaccionarias. A aplaudir sin chistar los geniales jueguitos de estos borgesitos de dos por medio.

    M.G.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo2.8.07

    no me queda ninguna duda de que el rollo de Ortega es el más interesante y mejor escrito en defensa de Bryce -junto a él los galimatías de Faverón se caen a pedazos-.

    ResponderEliminar
  13. scasfa2.8.07

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo2.8.07

    Ortega ha intentado una defensa argumentada de su amigo Bryce y lo que recibe son insultos. Por favor, estos comentaristas son unos intolerantes y llorones.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo3.8.07

    les paso un dato..
    en el proceso que Morote le sigue a Bryce ante Indecopi, Ortega es el 'filólogo' que Bryce contrató para demostrarles a los de Indecopi que el artículo que le plagio a Morote es esuyo y no del ayacuchano. Ortega dice algos así (cito de memoria, pero tengo el escrito en mi archivo): "El texto del artículo 'La educación en ruinas' (así rebautizó Bryce el texto que le palgió a Morote) corresponde al estilo de escritura del señor Alfredo Bryce". Es decir, Ortega no solo está defendiendo a su amigo (y de la peor y servil manera), sino, también, defendiendo sus frejoles... claro, si Bryce le ha pagado por defenderlo como 'filólogo'.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo3.8.07

    No fue uno, ni dos, ni tres, sino 27 los plagios del escritor Alfredo Bryce Echenique conocidos hasta el momento. Uno no es excusa, ¡pero 27! Parece ser que el escritor ha pasado demasiado tiempo en tierras hispanas, donde el plagio indiscriminado está a la orden del día. Y, como dice el sabio refrán, todo se pega menos la hermosura. No son pocos aquellos escritores a los que se les otorgan premios y están en boca del mundillo y los medios, aquellos que aumentan su capital transcribiendo negro sobre blanco. El plagio no es un homenaje, señor escritor. Se trata de una usurpación del esfuerzo ajeno en provecho propio. Desde niña admiré a mi padre por su maestría literaria, por su esfuerzo y tesón en su trabajo, por su amor hacia las letras y, ante todo, por su honestidad profesional. Y desde niña fui testigo, con tristeza e impotencia, de los obstáculos que tuvo que vencer para publicar. De las puertas que se le cerraban, de las llamadas sin contestar, de las largas de los editores. Desde niña quiero ser escritora, seguir los pasos de mi padre y de Schopenhauer. Y hasta la fecha no lo he tenido fácil. Ahora, en mis comienzos, descubro que un renombrado escritor se ha dedicado en sus horas libres a transcribir varios artículos que escritores, entre ellos Juan Soto Viñolo y su hija, publicaron en la revista Jano. No es en absoluto un homenaje, señor Bryce Echenique. Es un robo digno de la piratería corporativa que se ha adueñado de nuestra sociedad.
    Carmen Lloret
    España

    ResponderEliminar
  17. Anónimo4.8.07

    Vean este archivo, es prueba más que suficiente para demandar a alguien y ya dejen de negar lo hecho por Bryce.

    Se encuentra en el banner de esta pagina; hagan click en ese banner.

    www.americareporte.com

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.