3.8.07


Borges crítico, de Sergio Patormerlo, y los (nuestros) bloggers hedonistas

Una de las cosas que me sorprendió mucho de la reciente FIL, es que hubo libros y hasta stands enteros que estaban completamente abandonados por el gran público (a diferencia de otros años). Uno de ellos fue el stand de la BNP, donde compré, una vez más, la obra completa de Pablo Palacio, y la poesía de Ramón López Velarde. Otro, el del Fondo de Cultura Económica, donde adquirí a precio casi de remate Borges crítico (2007), el libro publicado este año por Sergio Pastormerlo.

Hace unos días terminé el libro y me dejó una melange de sabor algo ingrato y algunas ideas interesantes. Si bien aclara bastante bien la diferencia entre el Borges vanguardista de los años 20, el posterior, más bien neoclásico, y el ulterior, que se atiene a una visión, digamos, romántica del hecho literario, no queda muy nítida su tesis central, a saber:

Borges fue, ante todo, un crítico, y que la poesía y la narración ocuparon un lugar relativamente lateral en su literatura. (...) La crítica fue el único género presente en todas las etapas de su producción literaria: Borges no fue siempre un narrador (década de 1920), no siempre fue un poeta (décadas de 1930 y 1940), pero siempre fue un crítico.

No es muy clara, decía, porque es problemático separar de esa manera tan esquemática la trayectoria de un pensador literario como Borges. Que haya dejado de escribir poesía o narativa en tal o cual periodo de su vida no lo suspende como poeta o narrador. Casos hay muchos de escritores y poetas que dejaron la pluma durante décadas incluso, y eso no los anula como lo que son durante tales periodos. Creo que ni siquiera una declaración pública de abandono de la escritura lo hace.

Es por ello que el minucioso recorrido que hace Pastormerlo por la extensa crítica publicada por Borges en revistas y libros (Las Inquisiciones, Sur, Hogar) abonan con reticencias a su tesis, y con alguna frecuencia dejan en el lector una impresión de forzamiento realmente inquietante. Sin duda son logros el análisis de la influencia de Benedetto Croce y su Estética en uno de los Borges, y la descripción razonada de la relación -conflictiva, es cierto- entre la produción poética y crítica de Paul Valéry y la del autor de Ficciones.

Más allá de eso me quedan una infinidad de detalles más o menos interesantes sobre un escritor con ropas menores, de entrecasa, que pueden resultar interesantes para el lector no iniciado. Hablando de lectores -ya lo he señalado anteriormente-, la tipología utilizada por Pastormelo (lector supersticioso/lector ateo, para designar al lector que confía en los aditamentos con que el entorno cultural cubre a la obra, y al que desconfía por completo de los blasones y prestigios que envuelven a ciertos textos) en la segunda parte del libro, me parece de lo más estimulante. Así también la lectura de la lectura de Borges de textos claves como la Filosofía de la composición, de Poe, o la obra de Joyce.

Un concepto, no obstante, es el que me queda más útil en este momento: el de lector hedonista. En su capítulo titulado "Una crítica del gusto" -recordemos que para Borges el gusto y la valoración de las obras eran preocupaciones axiales como crítico- Pastormerlo analiza la primera crítica sustentada al Borges crítico, hecha por Adolfo Prieto en su Borges y la nueva generación. Cito:

Para Prieto, algunas disposiciones del "lector hedonista metido a crítico" eran inicialmente "ventajas" y "libertades" que, tarde o temprano, se volvían "limitaciones". Pero una de ellas era una "limitación" desde el principio: el gusto. Borges, insistía Prieto, era un "lector hedonista", y el gusto era desde el principio una limitación porque era un "ancla": "El lector hedonista actúa sobre aspectos laterales de la obra, aquellos en los que el gusto o la circunstancia fortuita detuvieron como un ancla su atencón". El "lector hedonista" agregaba poco después, "elige un elemento (de la obra) para hablarnos de sus gustos".

Por cierto, cualquiera que revise bien Otras inquisiciones o ensayos como "El ruiseñor de Keats" o "De las alegorías a las novelas" -y Pastormerlo lo señala en la página final de su trabajo- se dará cuenta inmediatamente de la injusticia de señalar a Borges como un lector preso de sus preferencias, cuando él señalaba precisamente la historicidad de las valoraciones de las obras (y por tanto su relativismo y limitación).

Lo que me interesa con esto es más bien señalar lo extendido que está en la actualidad, sobre todo en la prensa y en especial en la blogósfera peruana, la crítica, o la elaboración en general, atenida a aspectos periféricos de la obra, como la forma en que murió un autor, si fue en el pasado pro alguna posición política, vivió por allá o por acá, leyó tal libro de Kafka o se tomó un café con tal otro personaje, y un largo etcétera.

Creo que si de lo que se trata es de darle rango e importancia a los blogs -más de la que están ganando por derecho propio, por ejemplo, los dedicados a la política y la comunicación- se impone una desbanalización de algunos de ellos donde el hedonismo de los administradores llega a ofender hasta al sentido común, al detenerse no ya en la persona ni en la obra (mejor dicho en aspectos subalternos de estas instancias), sino en souvenirs y calles irrisiorias, completamente laterales, de la actividad literaria.

Puede sonar demasiado determinante, pero creo que el blogger hedonista, que salta de gusto en gusto, de carátula en carátula, de cherry en cherry, como un picaflor loco que no bebe el néctar y solo toca los pétalos de una flor, ha tenido demasiado tiempo en la blogósfera. Se impone un cambio que pueden asumir sin problemas aquellos que conciben el mantener un blog literario como un puente hacia propósitos metaliterarios como obtener poder, denigrar a los que no piensan como él, o defender lo indefendible de sus amigos (léase los plagios de Bryce) y obligar a segundones a atacar con bajezas y mentiras a sus imaginarios enemigos.

Los hedonismos, los odios gratuitos y la exposición de temáticas demasiado particulares y caprichosas están postergando temas centrales en la blogósfera literaria. Y luego hay quien se queja -imagínense- de que un respetable crítico de medios impresos se pregunte dónde desarrollar un debate urgente para nuestra literatura.

(Borges. ¿Hubiera cerrado los ojos a la miseria de ciertos bloggers literarios?)

7 comentarios:

  1. Anónimo3.8.07

    bien dicho Coral!!! si revisas el blog de Faverón te encuentras con que para atacarte se ha fijado en minucias y te ha acusado y ha hecho que te acusen sin prueba alguna de ser un comentarista anónimo, Gaspar de la noche, el administrador de una cloaca virtual y otras cosas.

    Y cuando demostraron, porque no lo acusaron sino que demostraron, que Faverón hacía comentarios denigrantes y obscenos con el seudónimo de "Juan Pérez", qué dijeron sus segundones Max Palacios y Ruiz. Nada. Nada de nada, y eso que había pruebas.

    Segundones, vergonzosos segundones, esa es la palabra para este tipo de gente.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3.8.07

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  3. CAPCIOSO3.8.07

    QUÉ CHISTOSO, OYE, LA FOTO DEL POST DE FAVERÓN QUE LINKEAS ES LA MISMA QUE HAY EN UN BLOG BASURA DONDE SE TE INSULTA. SIMPLE CASUALIDAD? TATATATATATATATATATATA

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3.8.07

    me gustó mucho la reseña que haces del libro de Pastormerlo. Te recomiendo que la aísles y la publiques en otro medio, está interesante. Sabes si puedo conseguir el libro ahora que ya acabó la Feria.

    ResponderEliminar
  5. El libro debes de conseguirlo, con toda seguridad, en el local del FCE, en Comandante Espinar.

    Con respecto al seudonovelista que Faverón y Thays han levantado y promocionado como pago por sus sucios servicios de denigrarme, pues su libraco de 300 pp y 1,500 distintos errores ortográficos, gramaticales, de diagramación y de lógica, me exime de mayores respuestas.

    Es probable que sus titiriteros le hagan las antologías y le corrijan los libros en adelante, pero ese primer libro ya ha pasado a la historia como la novela peor escrita en la historia de la literatura peruana. Tremendo galardón.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3.8.07

    hOLA CORAL. PARA TODOS ES OBVIO QUE LAS ACUSACIONES INFUNDADAS DE HACER COMENTARIOS BASURA Y MANEJAR PUERTO EL HUECO, QUE SE FUERON CAYENDO CON EL TIEMPO, APUNTABAN SOBRE TODO A JUSTIFICAR EL SACAR EL LINK DE TU BLOG DE LOS RESPECTIVOS BLOGS DE FAVERÓN Y THAYS, CON EL OBJETIVO DE QUITARTE LECTORÍA.

    TE DESLINKEARON AL UNÍSONO, E INMDIATAMENTE TAMBIÉN LO HICIERON SUS NUEVOS AMIGUITOS Y GRANDES PROSPECTOS DE LA LITERATURA BIZARRA PERUANA, MAX PALACIOS Y GABRIEL RUIZ ORTEGA.

    ESTO SOLO PRUEBA QUE CIERTOS SUJETOS SON CAPACES DE LEVANTAR CUALQUIER ADEFECIO CON TAL DE LOGRAR SUS OSCUROS PROPÓSITOS. QUÉ PENA, NO SABÍA QUE ESTÁBAMOS TAN MAL EN EL PERÚ EN ESTE ASPECTO.

    Juani
    Washington

    ResponderEliminar
  7. Anónimo3.8.07

    bueno, lo de estos bloggers finalmente puede ser interpretado como juego sucio político, nauseabundo claro, en cambio la funcionalidad de los otros tipejos, los segundones como los llamas, es patética. Qué pensarán esos pobres hombres, que van a obtener muchos beneficios siendo incondicionales de esa parejita, patético la verdad.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.