13.8.07


Fundador de la onda noventera de Manchester fallece

Lo recordamos en una memorable actuación de Steve Coogan en el filme en homenaje a la movida de Manchester, 24 hour party people (2002). Allí aparece como un simpático genio de la música, cínico y agudo. Fue el fundador de la famosa The Hacienda club, y promotor de grupos claves como Joy Division, New Order y Happy Mondays, a través de su sello, Factory Records.

El cable nos avisa que Tony Wilson -así se llamaba este periodista y empresario- estaba luchando contra un cáncer de hígado desde principios del año pasado. Una nota de El País amplía el panorama: “En 1978 fundó el sello Factory Records y reclutó a Joy Division (que se refundaría como New Order tras la muerte de su líder, Ian Curtis). Junto al técnico Martin Hannett, que perfiló el sonido oscuro del grupo, y Peter Saville, que diseño la innovadora portada del primer disco, Unknown Pleasures, Wilson construyó la imagen de una de las formaciones más influyentes de los ochenta. Wilson también puso en marcha el club The Haçienda, desde donde se proyectó el movimiento cultural del acid house y la música dance. Luego vino la creación de bandas como Happy Mondays y James.”

Es decir que debemos a este señor buena parte del sonido de los noventa, que no es otro que el sonido de grupos emblemáticos como James (tiempos aquellos, los de “Say something” y “Born of frustration”). Wilson tuvo una virtud adicional a su legendaria visión marketera: daba oportunidad a los que no tenían una en cualquier otro sitio. El guitarrista de Happy Mondays, Paul Ryder, tiene un recuerdo revelador: "Aún estaría trabajando en la oficina de correos de no haber sido por Tony. Fue él quien dio una oportunidad a chavales como yo y Shaun [su hermano, líder de la banda]". Descanse en rock.

(Tony Wilson con Steve Coogan)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.