27.8.07


Luis Fernando Chueca sobre Ciudad Satélite de Carlos Villacorta

En Letras S5 hallo esta interesante nota del crítico sobre el reciente poemario de Villacorta, editado por Mundo ajeno. Dice Chueca (luego va un poema del libro):

Ciudad satélite se construye, así, como un universo de refracciones que busca acercarse a una de las posibilidades más complejas del ser contemporáneo: la dialéctica cambio-permanencia cifrada en la experiencia del traslado. Y es que este es un libro sobre un hombre que ha dejado su lugar; de un sujeto que se siente extraño donde está: primerizo, como anuncia en un epígrafe (“Llevo entre mis manos un mapa / aquí todos somos nuevos o primerizos”). Esto ocurre se trate de la mudanza de Ventanilla a La Victoria, y luego a San Miguel. O, después, del viaje del hablante poético a los Estados Unidos. En este último caso, el sujeto deja constancia de su condición de extranjero que se acerca al centro y en él descubre, fascinado (y aterrado, quizás), el horror, la soledad, el vacío, la incomunicación. Pero descubre también –y esto es quizá lo más importante- que todo lo que ve, siendo asombrosamente nuevo, no es, finalmente, tan distinto de lo que ya había visto. Se le revela que está lejos, pero está también siempre en el mismo lugar.

XXIII

En una oscura estación del Greyhound


Escribo en lo apartado de esta ciudad otra ciudad que no tiene forma
Devórate estas palabras sus calles sus avenidas sus cráteres que
no han sabido recomponerse, la locura que no ha cambiado de rostro.

Por ahí ya reptan en los pasillos
y mientras escribo con el equipaje congelado
se me estrecha la garganta
¿Qué palabras podrán salir de ahí
sino un desierto marchito, mi ciudad inundada?

Escribo en la ceguera de esta noche, una ciudad desembocada
Árida
tal las palabras que se quiebran
¿Podrán encender esta estación?

Allá afuera el hielo ha entumecido las articulaciones
+ los rostros que viajan en los metros han dejado de sonreír
son deshabilitados con documentos rumbo a la nada.

Y en su lógica esta ciudad se abre a la locura
Y en su dispersión la otra se encalla en mi memoria

Ahora que la poesía es un micro marchito
¡yo te saludo pasajero incierto!


(Poeta Villacorta)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.