3.9.07


Bryce insiste con la idea del complot. Entrevista en El Clarín de Argentina

Patricia Kolesnikov publica una entrevista hoy domingo al autor de Huerto cerrado, donde el escritor vuelve a acusar al director de Perú 21, Augusto Álvarez Rodrich de profesar un antiguo odio conta él. Aquí la sorprendente entrevista completa:

-Usted ha dado dos tipos de argumentos. Uno: que el plagio es un homenaje. Otro: que usted nunca había copiado un texto. ¿Qué ocurrió?

-Los hechos los niego rotundamente. Es algo montado por un periodista muy poco ético y que profesa un odio contra mí que viene de años, Augusto Alvarez Rodrich, el director del tabloide Perú 21. Frente a eso, he recibido manifestaciones de afecto y de confianza, sobre todo en la calle. Camino dos horas diarias por sitios públicos y nunca se me ha acercado tanta gente a felicitarme. Y según mi editor peruano, Germán Coronado, mis libros, incluso los piratas, vendieron como nunca, o sea que me hicieron un favor.

-Pero son muchos artículos... ¿En ninguno usted tomó partes de notas de otros? ¿Qué pasó entonces?

-Yo creo que alguien ha mandado un montón de artículos, a lo largo del tiempo, un tiempo que no sé cuánto es. Aquí La Vanguardia, El Periódico de Cataluña, la revista Jano, me han renovado su confianza: sigo escribiendo en Jano. El periodista peruano Raúl Vargas dijo que se trata de mezquindades y envidia.

-Pero entonces alguien se ha tomado un trabajo muy minucioso; hay trabajos de 1996.

-Permítame que cite a Abelardo Sánchez León, profesor de la Universidad Católica de Lima y analista de los medios de comunicación. El dijo que esa campaña se había organizado contra algunos escritores. Como algunos que habían escrito novelas contra Fujimori.

-¿Como quiénes?

- No, no. Siempre he dicho que no soy el único pero me he negado a decir nombres.

-¿En tantos años, usted nunca se enteró de que estaban saliendo en los medios artículos que no eran suyos? ¿No le avisaron o lo felicitaron por ellos?

-No, no puedo enterarme porque no leo periódicos, estoy entre ese 88 por ciento de peruanos que no los lee. Y más porque no estoy en el Perú, acá los compro el día en que tienen un suplemento cultural. Sí creo que ha habido una campaña muy perversa, muy organizada, que tiene tantos años de antigüedad...

-Que tiene que ver con razones políticas.

-Yo creo que sí, y con una animadversión personal gratuita.

-¿Usted supone que mandaban artículos y los periódicos los publicaban o que ahora están inventando pruebas y que lo que vemos es fraguado?

-No lo sabría decir, yo no he seguido el asunto y nadie me ha contado nada porque el tema no me agrada.

-¿Usted está mortificado?

-En absoluto. Primeramente porque he publicado todos mis artículos periodísticos en libros de las editoriales Anagrama, Random House y Peisa de Perú. Los tres editores prepararon un texto sobre esto que van a publicar diarios y revistas peruanas. Y también van a publicar un nuevo volumen de artículos.

-En todos los casos denunciados no se habló de plagio en alguna novela sino de artículos periodísticos.

-Perú 21 tiene una revista semanal de humor que se llama El Otorongo. Ahí decían que se había descubierto que yo no había escrito Un mundo para Julius.

-¿En serio?

-En broma. Pero bromea, bromea que algo queda...

-¿El uso de textos ajenos no es un recurso que le interese dentro de la novelística?

-No, no lo he hecho. Pero si me gustara lo hubiera hecho encantado; soy admirador de los más grandes plagiarios: Borges, Cervantes, Rabelais... Eso es literatura y en estos casos, gran literatura. Pero yo acá me ciño a artículos periodísticos y lo negaré cuantas veces sea necesario.

En cuanto a la renovación de las acusaciones, a la vista absurdas, contra Álvarez Rodrich, seguro que tendrán su respuesta, contundente como el informe que publicara Perú 21 sobre Bryce, en su momento. Solo quiero incidir en que reducir a genios literarios como Borges, Rabelais, Shakespeare o Cervantes, como suele hacerse, a la condición de meros plagiarios es una jugada artera. Una cosa es reelaboración y otra cosa copia. En tanto que en literatura la originalidad absoluta es imposible, es cierto que toda obra -grande o superflua- tiene algo de plagio. Pero sin duda el componente más importante de la misma es lo que el autor aporta desde su genio o su imaginación. El plagio mondo y lirondo, sea literario o periodístico, carece de valor estético.
Hoy lunes Perú 21 da cuenta de las declaraciones de Bryce: "Líneas después, le preguntan: ¿En tantos años, usted nunca se enteró de que estaban saliendo en los medios artículos que no eran suyos?. Bryce responde: "No, no puedo enterarme porque no leo periódicos". No se enteró, pero los cobró puntualmente. Su respuesta es tan risible como su ataque, sin chispa, a El Otorongo: "Perú.21 tiene una revista de humor: El Otorongo. Ahí decían que se había descubierto que yo no había escrito Un mundo para Julius. Era en broma. Pero bromea, bromea que algo queda". Finalmente, niega algún plagio en sus novelas y agrega: "Lo hubiera hecho encantado; soy admirador de los más grandes plagiarios: Borges, Cervantes, Rabelais".
(Bryce)

1 comentario:

  1. Anónimo3.9.07

    """-¿En tantos años, usted nunca se enteró de que estaban saliendo en los medios artículos que no eran suyos? ¿No le avisaron o lo felicitaron por ellos?

    -No, no puedo enterarme porque no leo periódicos, estoy entre ese 88 por ciento de peruanos que no los lee. Y más porque no estoy en el Perú, acá los compro el día en que tienen un suplemento cultural. Sí creo que ha habido una campaña muy perversa, muy organizada, que tiene tantos años de antigüedad...""

    cómo?? él, que supuestament escribe en tanto diarios y revistas no las lee, esto ya es delirante.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.