27.9.07

Olga Orozco. Alejandra Pizarnik. La realidad

Suspendidos entre tinieblas, vadeamos sobre el abismo, a merced del viento indolente del tiempo, que nos despoja y nos cubre, nos arroja y arrastra a su guisa. ¿Y la realidad? A veces una sucesión incierta de mutaciones fantasmales, otras, el fogonazo de imágenes fulgurantes; ni la una ni el otro bastan para redimirnos. Ese el universo privado de Olga Orozco, ese su sino.

Siempre me ha dejado un poco suspenso la relativa popularidad que tiene entre nuestra joven poesía la obra de Alejandra Pizarnik, sobre todo si la mido –soy consciente de que esta operación es peligrosa: no hubo nunca sino cercanía entre ambas creadoras- en relación con el desolado olvido o desconocimiento que envuelve, como una prolongación de su visión de la vida, a la autora de Mutaciones de la realidad (Sudamericana, 1979). Hasta cierto punto es comprensible la diferencia: Si Pizarnik tiene a la rebeldía, la locura y la oscuridad agresiva de su lado, Orozco edifica una madura y terrible cosmovisión que exige al lector madurez y profundidad de mirada. No hay, pues, confrontación en sus visiones sino contigüidad; Pizarnik es la genial adolescencia de Orozco.

Veamos el tema de la realidad en Mutaciones…:

No niego la realidad sin más alcances y con menos fisuras
Que una coraza férrea ciñendo las evaporaciones del sueño y de la noche
(…)
Sé que de todos modos la realidad es errante,
Tan sospechosa y tan ambigua como mi propia anatomía.
Digo que también ha llegado hasta aquí a través de un salto feroz en las tinieblas
(…)
(La realidad) persigue de mutación en mutación vislumbres que se trizan en alucinaciones
Y no consigue asir más que fantasmas de la desconocida imagen que refleja.


Entonces la existencia del poeta, al igual que la de la realidad, solo es un gesto, un salto, una pulsión en medio de la oscuridad abisal. Y aún ella misma, la realidad, se engaña con sus propias falaces transformaciones; nada puede detener la acción destructora del tiempo, ese “miserable anfitrión” que todo lo arrasa. Sin embargo, en el tierno poema que Orozco dedica a su amiga Alejandra, “Pavana para una infanta difunta”, la “pequeña centinela” cae incesantemente por “la ranura de la noche”, y tiene todas sus noches “perforadas por una sola bala que te incrusta en lo oscuro”. Orozco la consuela de esa ceguera existencial que Pizarnik supo transformar, por fortuna, en poesía:

Pero otra vez te digo,
Ahora que el silencio te envuelve por dos veces en sus alas como un manto
En el fondo de todo hay un jardín.
Allí está tu jardín,
Talita cumi.


Sí, frente al “insoportable desamparo” en que se sume la poeta, ante los estragos de la poesía “cortándote las venas con el filo del alba”, porque es cierta a veces “la inanidad de la palabra”, Orozco le regala una certeza a la poeta (es decir, al mundo):

Solo había un jardín: en el fondo de todo hay un jardín
Donde se abre la flor azul del sueño de Novalis.


Y todo ello porque la realidad (lo dice en el poema dedicado a Luis Cernuda, “La realidad y el deseo”) puede ser “un sello de clausura sobre todas las puertas del deseo”, pero también es ese "relámpago de lo invisible” donde la última y definitiva utopía nos espera. Donde el imperativo de resurrección es posible: “Muchacha, levántate”, no mueras más con su añil claridad (Hernández). Orozco vio la gema en el fondo del abismo. Solo hay que aguzar la mirada.

------------------------------------------------------------------------
Límbicas
*El umbral de la memoria. Pasado, presente y futuro en las memorias de la violencia en Huancavelica, publicación del Instituto de Defensa Legal, IDL, que profundiza sobre este tema, será presentada en el local de esa institución (Jr. Manuel Villavicencio 1191, Lince), hoy a las 6:00 pm.
*Termina Festival del Círculo. Leo en Perú 21 que este domingo termina este festival internacional de teatro con la obra clásica de Yuyachkani, Los músicos ambulantes. No pueden faltar si no la han visto o la quieren ver de nuevo.
*El origen del charango. A través del blog de Marco Sifuentes llego a La pura purita, blog de la periodista Heidi Grossman que ha captado una nota de Andina sorprendente: el pleito entre varios países, incluido el nuestro, por el origen del instrumento musical: "Países andinos se disputan cuna del charango Lima, set. 25 (ANDINA).- El origen del charango ha despertado polémica en los últimos tiempos. Este debate se avivó cuando este fin de semana el Instituto Nacional de Cultura de Perú lo declaró como patrimonio cultural de la Nación. En Bolivia, país que reclama como suyo dicho instrumento, han surgido voces discrepantes".

4 comentarios:

  1. Anónimo28.9.07

    "Pizarnik es la genial adolescencia de Orozco", estás mejorando.

    Tu sombra

    ResponderEliminar
  2. Anónimo28.9.07

    Víctor disculpa pero no creo que Pizarnik sea una poeta adolescente, si lees La extracción de la piedra de la locura allí hay imágenes incomparables, Alejandra es la mejor poeta de Latinoamérica.

    Erika

    ResponderEliminar
  3. Sombrita: gracias.

    Erika: no digo en ningún momento que Pizarnik sea una poeta adolescente. Creo que tiene chispazos de real genialidad. Es solo que le falta la coherencia, la completud del universo de Orozco. Ambas son geniales, tal vez de haber seguido escribiendo Pizarnik...

    ResponderEliminar
  4. Estimado Víctor:
    Después de varios días de ausencia, retomo mis lecturas de blogs.
    A propósito del nuevo pleito, como buen estudioso de nuestra cultura, Arguedas escribió un artículo muy didáctico sobre el origen del charango en "Indios, señores y mestizos". Me pareció muy esclarecedor.
    Saludos espléndidos.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.