17.10.07

Francisco Izquierdo Quea: Yo opino que…

Desde que el mundo estaba siendo recién pensado, y la gente andaba con cayado –y entendía que mejor es estarse callado antes que hablar cualquier barbaridad-; es decir, desde la época de los sofistas presocráticos, el refugio de quienes querían denigrar, pasar por inteligentes, atacar o simplemente hacerse valer por lo estrambótico de sus opiniones antes que por lo valioso de sus actos, ha sido el recurridísmo “yo opino”. Ahora mismo lo ejerce en TV, con fruición y obscenidad, una presentadora de espectáculos que, cuando ve entrar a un departamento a un hombre con una mujer –y a veces a un hombre con otro hombre- dice suelta de huesos: yo opino que estos tienen una relación.

OK. Es el signo de los tiempos, nadie está libre de un poco de opinionismo*. Pero que un narrador interesante y bien formado (estudió literatura en San Marcos) se deje conducir a esta práctica por un entrevistador dizque díscolo y “fresco”, es ciertamente no repudiable, pero digno de asombro. En una entrevista publicada en Letras S5, con ocasión de la salida de su libro de cuentos Bonitas palabras (Mundo ajeno, 2007), Francisco Izquierdo Quea dice algunas cosas interesantes, como que un libro de cuentos no necesariamente tiene que cumplir el requisito de la unidad temática o estilística. O que sus cuentos pueden ser identificables como “peruanos” si se parte del lenguaje, y que tal vez lo mismo pase con otros narradores.

Es cuando FIQ empieza a referirse a casos específicos cuando surgen los problemas. Cito extensamente:

¿No es curioso que el más representativo de nuestros cuentistas, Ribeyro, sea uno muy tradicional?

Llamar a Ribeyro el cuentista más representativo me parece una exageración. Yo no discuto a sus seguidores ni al fervor con el que lo admiran. Pero a mí no me gusta la mayoría de sus cuentos. Sus artificios son demasiado identificables y el lenguaje es obviamente clásico…

- Y lo clásico era para él más una imposición que una elección. No podía escribir de otra manera, él mismo lo dice. De hecho, en uno de sus cuentos más flojos, “Fénix”, quiere aplicar las técnicas que utiliza el boom y pierde por goleada...

-Curiosamente, ese cuento es uno de los que más me agrada. Al menos rompe con ese sopor tan común en su obra…

- Claro, si no te gusta Ribeyro es normal que prefieras un cuento en que no es él...

- Me agrada “Fénix”, no sé si porque no es el Ribeyro clásico o por la técnica. Pero en general, la calidad de los cuentos de Ribeyro es, a mi juicio, discutible. Yo no digo que sea un mal escritor, pero llamarlo "el cuentista de bandera" es demasiado. ¿Por qué ese término? ¿Porque escribió cuentos en su mayoría? ¿Porque sus novelas tienen menor calidad que sus relatos?

- O porque tiene una imagen muy vendedora, que es precisamente la del no vendedor...

- Por supuesto. Ribeyro puede ser un gran referente si lo lees a los catorce años. Ahí te marca…

- ¿A ti te marcó?

- No.
(…)
- Ya. Pero estábamos en que es el mejor cuentista del Perú, cosa que no atracas. Más allá de que no te parezca gran cosa, ¿es el mejor o no?

- Es que nuestro país no tiene una tradición grandiosa en cuento…

- Por eso mismo. Es el mejor, ¿no?

- No. El mejor es Bryce. Al menos a mi juicio, Bryce es mucho más cuentista que Ribeyro.

No tengo la menor duda de que el autor de La felicidad ja ja es una gran alternativa al poderoso talento cuentístico de Ribeyro. Y si hablamos de libros, me parece que Caballos de medianoche es, cuando menos, uno de los grandes libros de cuentos de las últimas tres décadas. Lo que me preocupa es la forma en que Izquierdo arriba a sus contundentes declaraciones. Descartar a un cuento porque es “artificioso” es casi como ir a pescar y devolver un pez al agua porque está mojado. Los cuentos en su inmensa mayoría no son expresiones auténticas de nuestros sentimientos (como sí lo es cierta poesía confesional), sino artefactos verbales, constructos, mecanos cuyo funcionamiento se impone con estratagemas, seductoramente, al lector. Los cuentos son, pues, en mayor o menor medida, artificios (recordad el libro de Borges).

El lenguaje clásico. Esto merecería un ensayo del autor de la opinión, pero se contenta solo con señalar el supuesto defecto y descartar al escritor. ¿Podemos descartar a un cuentista solo porque su lenguaje nos parece clásico? El lenguaje de Bryce ciertamente no participa de esa condición, ¿es eso suficiente para marcar su supremacía sobre la obra ribeyrana? Me parece que no. Menos ayuda la referencia crítica que hace Izquierdo a los diarios del autor de Prosas apátridas: si bien la desconfianza con respecto a la “honestidad” de los mismos puede justificarse, es en los diarios donde el lenguaje es decididamente clásico –la deuda con Montaigne es evidente-, no tanto en los cuentos, donde Ribeyro se acerca y se aleja alternadamente al lenguaje “peruano”, cualquier cosa que entienda Izquierdo por eso.

Finalmente, hay un par de palabras claves en todo esto: “sopor” y “agrada”. Cuando Izquierdo se refiere a la obra de Ribeyro, en realidad está hablando de cómo le saben, cómo siente sus cuentos, y no del valor de los mismos en sí. Está haciendo una superficial e irresponsable crítica según su gusto. De acuerdo, que a Izquierdo le parezcan los cuentos de Ribeyro soporíferos y artificiales no debe llamarnos a inquietud. Es una opinión más (o menos), y está en su derecho. Sin embargo, no puedo dejar de pensar que, por poner un ejemplo, a mí me fascinaban los cuentos de Cortázar a los diez años; hoy palidecen hasta la inexistencia frente a los de Cheever o a los de Ballard. ¿Voy a salir a decir, por eso, que Julio Cortázar es un cuentista para púberes y que su lenguaje experimental es un jueguito intrascendente?
Lo realmente inquietante en todo este asunto es que -con la misma soltura de huesos que la presentadora de TV- un narrador a tomarse en cuenta como Izquierdo suelte tales boutades sin justificarlas y, en mi opinión (ya que estamos), por el solo hecho de quedar como muy especial o inteligente. Sus lectores -entre quienes me incluyo- se merecen más que esto.

*El opinionismo literario lo defino, rápidamente, como la pulsión por tener una opinión diferente y original, sin justificación alguna, sobre un tema de literatura.
(Bonitas palabras, un libro a tomar en cuenta)
---------------------------------------------------------------------------
Límbicas
*Tragedia literaria: muere Germán Espinosa. Si no lo han leído, es bueno que chequeen la nota de El Universal. “Fue autor de unas cuarenta obras de poesía, cuento, ensayo, biografía y novela, entre ellas La tejedora de coronas, escogida en 1992 como una de las "obras representativas de las letras humanas" por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO)”. Esa novela, La tejedora de coronas, es fácil de las más hermosas que he leído en nuestro idioma.
*Primer Festival del Libro en Arequipa. Entre el 22 y el 31 de octubre, el Centro Cultural Chávez de la Rosa, el Centro Cultural Peruano Norteamericano-Arequipa, la UNSA y el Gobierno Regional organizan y auspician una gran feria de libros con la participación de las más importantes editoriales nacionales, locales y extranjeras. No falten.
*Interesantes las declaraciones del flamante Premio Planeta de Novela 2007: "Juan José Millás lleva muchos años arreglándose las cosas. Tengo la sensación de haberme hecho con materiales de despiece, como los que se hacen una moto comprando piezas sueltas por ahí. Y estoy satisfecho del resultado porque ha sido una construcción personal: la mayoría de personas las hacen". Y reconoce: "Siento, y la escritura de esta novela lo articula, que estaba deshecho y que me faltaban piezas; debo estar cargado de prótesis psicológicas, pero muchos libros y horas de reflexión hacen que esas prótesis funcionen ahora como una lavadora alemana".
*UBU REY, de Alfred Jarry. Dirección: Ruth Escudero. Jueves 18, viernes 19 y sábado 20 de octubre. Elenco: Julián Vargas, Irene Eyzaguirre, Ana Pfeiffer, María Laura Vélez, Angelita Velásquez y Mirella Bálsamo. Hora: 8.00 pm, teatro de la Alianza Francesa, Av. Arequipa 4595, Miraflores.
*Original concurso de Ocram. Todos recordamos a Marco Sifuentes como el que cogió del cogote al escurridizo y pigméico Juan Pérez y lo exhibió en su blog, Utero de Marita, como el canallesco insultador anónimo que en realidad es. Bueno, MS, además de desenmascarar a los hipócritas suele organizar en su blog originales concursos -este pechito ganó uno sobre cómic hace unos meses. Ahora tiene uno muy divertido donde también participaré: se trata de tomarse una foto el día del censo, en la calle, con un diario del día, y publicarla en tu blog o enviársela. La más original gana. Más informes aquí.

13 comentarios:

  1. Anónimo17.10.07

    Me he tomado, literalmente, la molestia de leer la entrevista completa y me parece que es la liviandad del entrevistador lo que lleva por terrenos pantanosos al entrevistado. Tiene, como has señalado, otras opiniones interesantes.

    Fidel K.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo17.10.07

    Descartar a un cuento porque es “artificioso” es casi como ir a pescar y devolver un pez al agua porque está mojado. Los cuentos en su inmensa mayoría no son expresiones auténticas de nuestros sentimientos (como sí lo es cierta poesía confesional), sino artefactos verbales, constructos, mecanos cuyo funcionamiento se impone con estratagemas, seductoramente, al lector. Los cuentos son, pues, en mayor o menor medida, artificios (recordad el libro de Borges).

    Sabias y santas palabras.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo17.10.07

    tu dices "me parece", Pancho dice "es", hay solo una diferencia de grado. Por qué tanto chongo??????

    ResponderEliminar
  4. Anónimo17.10.07

    estoy de acuerdo solamente en parte con tu ataque a Franscisco, porque Ribeyro es un escritor inflado, ya era tiempo que lo bajemos del parnaso a un escritor que nunca arriesgó con el lenguaje. Ahora, hay que hacerlo con crítica de verdad, con ensayos eso sí.

    L.

    ResponderEliminar
  5. Yo no he atacado a Izquierdo, solo he criticado un par de declaraciones suyas.

    ResponderEliminar
  6. el tibio narciso17.10.07

    No he leído la entrevista completa, suficiente con lo que has mostrado, me sorprende ese afán vacuo por las comparaciones...

    ResponderEliminar
  7. Anónimo17.10.07

    A ver, lo que queda claro es que resulta escandalosamente fácil y caprichosón tumbarse a Ribeyro, al menos como lo hace Pancho. Y me asombra que alguien como él caiga en esas "boutades" sin contexto ni sustento. El problema no es que no le guste Ribeyro (está en todo su derecho), sino la forma feble en que expresa ese disgusto. El argumento de artificiosidad para cuestionar una obra de ficción puede servir, en realidad, para invalidar toda la literatura desde que Homero perdió la vista. Discutible me parece también que asegure que el Perú no tiene una tradición, si no grande, al menos sólida en cuento. Habría que ver. Con dos piezas por cabeza de Ventura García Calderón, Arguedas, Alegría, Vargas Llosa ("Día domingo", por ejemplo), Congrains, Loayza, Zavaleta, López Albújar, Diez Canseco, Bryce y el denostado Ribeyro, te aseguro, Pancho, podrías formar un volumen de cuentos apreciable hasta en chino. Sin duda, las opiniones polémicas son bienvenidas, pero no cuando vienen en el empaque veloz de una entrevista. Tan vez con un poco más de seso podrías convencernos.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo17.10.07

    muy bueno el link a la página italiana que pones. Encontré un caso de opinionismo científico. Un científico mediocre que opina que la fuerza de la gravedad no existe. No se basa en pruebas fácticas ni en estudios de otros, solo en sus propias elucubraciones. Qué alucine.

    XXYz

    ResponderEliminar
  9. Anónimo17.10.07

    es entrevistador cree que tratar con escritores y obras es como tratar con celulares prepago, "tradicional, moderno, económico", que se meta a vendedor y que no moleste!

    MáscaRA from Quilca

    ResponderEliminar
  10. Anónimo18.10.07

    Se debe considerar también que es una entrevista, no un trabajo académico, o algo parecido; por lo mismo, Izquierdo no se va a mandar con un rollazo sobre Ribeyro. Se hace demasiada bulla para algo insignificante. Deberíamos hablar mejor de Bonitas palabras, razón por la que se le entrevista. Y por cierto, donde hay algunos cuentos realmente buenos y de antalogía.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo19.10.07

    una verguenza que un hombre de más de 30 años se esté valiendo de estas argucias para promocionarse como escritor, eso está bien para escritores noveles. Los escritores valen por lo que escriben y no por la cantidad de vacas sagradas que se bajan.

    Yonny

    ResponderEliminar
  12. Anónimo20.10.07

    Tal vez lo que se extraña es la experimentación, tal vez lo que pretenda Izquierdo decirnos es que en el Perú nadie arriesgó por una cuentística distinta, como si en poesía, Ribeyro arriesgó con escasos cuentos fantásticos y Bryce que ahora está muy vapuleado, pero hace unos años era rescatado, arriesgó y presentó una propuesta distinta y ahora gastada, me refiero al diálogo y cómo su estudio del diálogo de Hemingway ( tesis que está en la fac. de letras de unmsm) impregnó a toda su variante cuentìstica y novelìstica, sería interesante un estudio de los pre-textos con los cuales los escritores inician la experimentación de propuestas estéticas distintas y la relación que existe entre los pre-textos y sus novelas o cuentos, pero cómo es sabido, para este tipo de análisis se necesitaría investigar en la gama de trabajos o declaraciones por parte de los escritores, respecto a lo que están escribiendo, creo que la carencia de la experimentación, no es más que un grito extrañado porque en realidad todo escritor y este es mi punto de vista, elabora un diagrama de lo que hará, es decir, existe ya un afán por entrometerse en el laboratorio.

    Creo que el desafío y el trabajo de los estudiosos al respecto, serìa desentrañar estos procesos, por las que pasa nuestra narrativa, el enfoque no estaría sòlo en describir el escenario, sino en explorar los puntos de vista de nuestros escritores, por lo demás, creo que nuestra cuentística pueda que sea rica, el desafío estaría en
    profundizar en esa "riqueza", aun cuando suene increíble. Por último en una de mis andanzas conseguí un librito de literatura fantàstica peruana, el detalle es que incluìan a Clemente Palma y a Ribeiro y luego venían en tropel nombres que ahora se han perdido. Advertencia:
    Todo esto tan sòlo es hipotètico.

    Un saludo Víctor.
    Rubén Landeo.

    ResponderEliminar
  13. Dada la gran cantidad de anónimos con insultos hacia mí, hacia Izquierdo, además de a otras personas, doy por terminado el comentario en este post. Gracias.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.