15.10.07

Jorge Teillier

Hace cosa de un par de meses llegó a mi correo un mensaje con un link a una página en homenaje al poeta chileno Jorge Teillier, una de las grandes voces sureñas de la segunda mitad del siglo veinte. Como yo tenía la antología que publicó el FCE (Los dominios perdidos) hace unos años, pero no la ubicaba, me guardé este post hasta ahora, que he encontrado el libro.

Con alguna frecuencia se ha comparado a Teillier con otro grande de Chile, Enrique Lihn. No, por cierto, por sus casi inexistentes confluencias estilísticas o de mundo representado, sino por la importancia que sus respectivas obras tuvieron para la poesía de los sesenta en el país sureño. Si Linh desarrolla una compleja y melancólica visión del mundo que le tocó vivir, Teillier se aboca a la generación de atmósferas intimistas, persiste en la capacidad evocativa y sutilmente hermanadora de la experiencia personal. En su página web se cita, creo que con acierto:

En su poesía existe el Sur mítico y lluvioso de Pablo Neruda , pero desrealizado por una creación verbal en donde los lugares de provincia se tiñen de referencias melancólicas y simbólicas que se hacen universales. El poeta aparece como el sobreviviente de un paraíso perdido, como testigo visionario de una época dorada de la humanidad que conserva a través de los tiempos el mito y la imagen esencial de las cosas: casa, tierra, árbol. Pero el recuerdo ingenuo e incorruptible que se recupera por medio de la memoria, se trasciende sólo momentáneamente y culmina con su paulatina desintegración. (Diccionario enciclopédico de las letras de América Latina)

Lo recuerdo hace más de veinte años, o más, sentado a una mesa del Queirolo, conversando con el poeta dizque desaparecido (los poetas no desaparecen, señores bloggers) Juan Ramírez Ruiz. Yo, apenas un adolescente, nunca me atreví a acercarme a saludarlo porque la conversación que sostenían –en voz baja y confidencial- me excluía de una forma amable. Teillier bebía lentamente una copa de vino y de rato en rato miraba a su alrededor con expresión sencilla y pura de nostalgia. Tal vez pensaba en su patria, en su hogar. Tal vez pensaba en "lo único verdadero: que respiramos/ y dejamos de respirar”.

(Jorge Teillier, poeta)

--------------------------------------

Límbicas

Cueto y La carretera. El autor de el susurro de la mujer ballena se ocupa hoy en su columna semanal de Perú 21, de la última novela del notable Cormac McCarthy: "En este universo postapocalíptico, quien se presente con discursos y arengas es rápidamente eliminado. Lo único que importa es sobrevivir en una tierra donde el tenue brillo del Sol se proyecta sobre la tierra como "una lámpara en manos de una madre desolada". Las únicas señales que quedan del mundo anterior son una lata de Coca-Cola que milagrosamente conserva sus burbujas y un letrero que indica "See Rock City".

*Hugo Chávez se loquea. En Pospost leo, ya con poco asombro, lo siguiente: “Chávez ha revelado ayer que creará un "Vietnam" en Bolivia, ante la eventualidad de que el presidente Evo Morales sea derrocado. "Si logran asesinar a Evo sepa la oligarquía que los revolucionarios venezolanos no nos vamos a quedar cruzados de brazos", ha dicho Hugo Chávez durante su habitual programa dominical y la frase ha sido difundida por las agencias de noticias”.

7 comentarios:

  1. el genio de Magdalena16.10.07

    tienes toda la razón, choral, los poetas dejan de respirar. Tú cómo andas de los bronquios?

    ResponderEliminar
  2. Estimado Víctor:
    Estoy segura de que los hermanos de Juan Ramírez Ruiz siguen preocupados porque desconocen, desde el año pasado, el paradero del poeta.

    ResponderEliminar
  3. yo también pienso que deben estar preocupados, Espléndida. Pero estoy seguro de que tú puedes comprender que no me refería a eso. Saludos espléndidos!

    ResponderEliminar
  4. Estimado Victor hay varios poetas que literalmente desaparecieron de la faz de la tierra uno de ellos un poeta del 80: Ivan Suarez Morales quizas victima del terrorismo de estado la poesia nunca desaparecera pero es comprensible una gran preocupacion por un poeta como JUAN

    ResponderEliminar
  5. De acuerdo, Paul. Otro que desapareció es Manuel Morales, el del famoso poema "si tienes un amigo que toca tambor...". Aunque en este caso parece que por decisión propia. ¿Habrá pasado lo mismo con Juan? En cualquier caso, tú sí has comprendido el sentido de la frase. Gracias por visitar este sitio.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo19.10.07

    Victor:
    Disculpa mi desconocimiento, pero cuando leí tu post, me sentì tan triste al enterarme de que Juan habìa desaparecido; lo conocí hace aproximadamente 38 años cuando escribìa su primera obra Un par de vueltas por la realidad. Tuve la feliz oportunidad de mecanografiar algunos borradores y compartir con él momentos de mi traviesa adolescencia. Fui testigo de su sensibilidad y el cariño con que corregía algunos de mis errores académicos. Sencillamente inolvidable. Por eso, tu expresiòn "dizque desaparecido" no la entiendo, porque es como si supieras que no está extraviado o que se està escondiendo.
    Saludos.
    Nancy Moreno G.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.