3.11.07


Borges y Lezama: ¿azar o causalidad?

Luego de casi dos años de publicado llega a mis manos la reedición de Siete noches hecha por Emecé argentina. Como hace demasiado tiempo que no leo estas conferencias de Borges, comienzo por la primera, con la idea de leerlas de principio a fin. Como saben, esa conferencia discurre sobre La Comedia, de Dante. Cuando Borges está narrando la forma en que encontró los tres volúmenes del libro en una edición bilingüe traducida al inglés “por Carlyle, no por Thomas Carlyle”, me entrega a un deja vu esta atingencia:

El azar (salvo que no hay azar, salvo que lo que llamamos azar es nuestra ignorancia de la compleja maquinaria de la causalidad)

Luego de presionar a mi poderosa memoria unos momentos, recuerdo haber leído una frase muy parecida en el Paradiso de Lezama Lima. Recuerdo incluso haber subrayado la cita, que, de memoria, es más o menos así:

Eso que llamamos azar no es más que una causalidad cuyos términos desconocemos.

Hay en ambas expresiones fe en una causalidad oculta, en la existencia de vínculos invisibles y creadores antes que confianza en una entidad como el azar, que nos entrega a la desprotección de lo desconectado y a la violencia del caos. Lamentablemente, cuando conseguí la insuperable edición de Archivos de Paradiso, regalé las tres ediciones que tenía de esa novela, con lo que se perdió por ahora mi cita lezamiana sobre el azar y la causalidad.

Ayer pasé parte de la noche tratando de ubicar dicha cita en la edición de Archivos, pero no tuve suerte (utilizo al propósito la expresión). En Internet, sin embargo, pude hallar esta definición de un concepto lezamiano muy vinculado, el nacer para la resurrección (tomado de “Borges y Lezama: acercamientos a la epifanía y al arquetipo”, de William Rowlandson):

Para mí, el hombre no es un ser para la muerte, sino para la resurrección. El poeta es el que crea la nueva causalidad de la resurrección. La poesía vence a la muerte.


Esta "nueva causalidad" se entronca si ambages con los conceptos de vivencia oblicua y azar concurrente -caros a la poética lezamiana- puesto que estos se nutren también de una concepción no lineal de la causalidad, de una metacausalidad, por decirlo rápido, que no solo es solidaria de la atingencia borgeana, sino que se ubica en las antípodas de la moderna (o posmoderna) idea de azar -increíblemente confundida con la premoderna y prestigiosa idea de destino- que se puede apreciar con gran facilidad en algunos relatos contemporáneos como los filmes de Tarantino, algunas novelas de Auster, o la última película de González Iñárritu, Babel.

El cuestionamiento demasiado esquemático de la noción de causalidad (Tarantino), o la entronización del azar, o de lo que se piensa que es azar, como una suerte de nuevo Hacedor (Babel), son puntos a discutir en este sentido. La idea misma de casualidad (no causalidad) que hoy a todos nos pulsa, pudiera ser revisada a la luz de esta metacausalidad en torno a la cual, insospechadamente, dos grandes tan distintos coinciden.

(Borges. Lezama)

10 comentarios:

  1. Anónimo5.11.07

    este post como para cortarlo y guardarlo. saludos.


    a.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5.11.07

    ya me confundí, causalidad o causalidad no es lo mismo?

    Pao.

    ResponderEliminar
  3. gabrielito5.11.07

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  4. gabrielito5.11.07

    no pues, cuasalidad viene de causa-efecto, casualidad de lo casual, osea el azar, si serás.

    ResponderEliminar
  5. Julio5.11.07

    Causalidad aleatoria sería mas descriptivo, "Dios no juega a los dados con el universo" afirmaba Einstein, la ciencia moderna indica lo contrario, luego, la complejidad, gracias a la cibernética, comienza a formar parte de nuestra vida (internet es un ejemplo), los procesos lógicos lineales (dialéctica) son cuestionados, grandes sectores de la sociedad rechazan lo evidente: debemos aprender a dominar el azar...

    ResponderEliminar
  6. Estimado Víctor:
    No sé, pero siempre que alguien me explica algo sobre Borges, al final tengo una ensalada y creo que no es el azar.
    Me encantaron tus referencias fílmicas. Aunque debo confesar que prefiero al mexicano que al estadounidense.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. con azar o con causalidad plena, la vida es compleja, Julio, y en efecto, el cuestionamiento a la causalidad es patente ahora, pero no creo que Borges y Lezama hayan querido defender una visión causalista de la vida, sino afirmar precisamente la complejidad de la misma más allá de la primaria visión de que todo es causa-efecto, ode que todo es aleatorio. Una causalidad oculta y misteriosa, es decir, no visible, es una suerte de azar limitado, pero ya estamos jaloneando el lenguaje con esto.

    ResponderEliminar
  9. Julio6.11.07

    Precisamente el "azar limitado" es materia de un cuento de Vallejo sobre un jugador de dados chino, que tenía el don de dominar el azar merced a una serie de movimientos corporales fantásticos y mágicos, etc...aunque, recientemente pude ver un documental sobre un club de jugadores de dados, que viven del juego en ciudades como Las Vegas, uno de ellos tenía ese don, y aunque las probabilidades de acertar se acaban en el sétimo tiro y pierdes, el acertaba mas de 30, hasta un record de 60 sin perder, al parecer el cuento de Vallejo se hizo realidad...

    ResponderEliminar
  10. Anónimo7.11.07

    Para Julio,

    No te olvides que Vallejo conocía bien a los chinos por sus incursiones en los fumaderos de opio que ellos regentaban. Así que a lo mejor partió de alguien concreto para el cuento.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.