7.11.07


Zurita o el pensador demagogo

Es difícil asir al poeta Raúl Zurita. No me refiero a su poesía, cuyas coordenadas son más bien conocidas y delimitadas, sino al hombre, al político, al pensador llamado Raúl Zurita. A veces es claro que exagera, es generoso hasta la imprudencia. Por ejemplo cuando se refiere a poemarios de poetas jóvenes –puedo contar de memoria unas cinco o seis recensiones con calificativos grandilocuentes y de histriónica admiración. En sus entrevistas suele ser más íntimo y cuidado, pero a veces se le escapan fuegos de colores artificiales, imprevistos. El peruano Gianmarco Farfán lo ha entrevistado en Letras S 5 y su experiencia como diplomático (además de su vena profético-espiritual) parece haber predominado. Veamos algunas preguntas.


-Usted ha afirmado que no le interesa la literatura per se, porque lo que realmente le importa es la vida y la literatura sólo en relación a la vida. ¿Podría ampliar un poco este concepto?

- Lo único que importa finalmente es como vivimos aquellos que nos denominamos seres humanos. Los libros: ¿qué son los libros? Es como si tú fueras de Lima a Arequipa (departamento al sur del Perú), por ejemplo: vas por vía terrestre, entonces te vas a encontrar con carteles en el camino, señalizadores de caminos, es decir, “Arequipa, tantos kilómetros”. Te fijas, y para tal parte vas a otro lado. Entonces, los libros son como señales en el camino, pero lo importante es el camino, finalmente. Esa es la vida. Lo que importa realmente es cómo vamos viviendo. No es el libro, sino lo que pasa entre libro y libro. O sea, tu vida concreta, la vida de los seres humanos. Y los libros no son sino poemas, los libros no son sino pequeñas señales de ruta que te van marcando ese camino. Lo importante es la vida, como nos hacemos pedazos, como intentamos precariamente ser felices dentro de esto que nos tocó.

¿Cómo no compartir esta trivialidad antilibresca? Pero el propósito de Zurita no será, qué va, hablar en plan de iniciado o guía espiritual. No es un camino hacia la salvación lo que pregona Zurita, sino tu propio camino. Ahora, ¿es difícil imaginar que el camino de alguien, de muchos, sea precisamente el de los libros y la escritura? Seguimos.

-¿El poeta es dueño de lo que escribe?

-Creo que no. Pero no sé quién es el dueño. Es muy extraño. Tú no sabes bien qué vas a escribir, ni entiendes mucho lo que escribiste. Uno no sabe bien quién tomó la voz cuando estaba escribiendo. No es el que toma un bus ni toma un taxi, es otro el que habla, otra persona, otras personas toman tu cuerpo y voz. Y tú no sabes mucho, sabes muy poco. El poeta no es para nada dueño de las voces que puedan ocuparlo. A veces he creído que la Tierra tiene sueños, y los poetas no son sino pequeños intérpretes de los sueños de la Tierra.

Uhmmm, es fácil ver que aquí “la Tierra” ha reemplazado a Dios. Es el mismo locus, la misma función trascendente, solo que como ser creyente es una posición devaluada hoy, pues se le da un toque in ecológico al asunto y se habla de “la Tierra”. Al final, estamos frente a la misma visión del poeta como transmisor que tiene Platón en el Ion (y que además es radicalmente opuesto al de La República).

-¿Por qué piensa que los poemas no se deben explicar?

-No es que no se deben explicar, si uno fuera más honesto diría: “no se pueden explicar”. Porque no eres tú el dueño de los poemas. Ni eres necesariamente tú quien los ha escrito. No sé quién, realmente. No se deben explicar porque no se pueden explicar.

-En Los países muertos, hay tres poemas titulados Zurita. Concretamente, hay uno donde usted es muy duro consigo mismo. ¿Por qué se hiere a sí mismo con sus propios versos?

-Creo en la poesía cada vez más. Te fijas -en la medida que pasan los años, tengo 57- que es un ejercicio despiadado, sobre todo con el que habla. Entonces, uno vive fijándose en la paja en el ojo ajeno y no en la viga en el propio –acudiendo a la famosa imagen bíblica-. Y finalmente, lo único que puedes saber es tu pobre y tembloroso yerro personal. De eso sí se puede dar cuenta. Entonces, cuando ese tal Zurita se trata pésimo a sí mismo es porque trata muy mal a un personaje que puede tener a la mano, conocer más o menos. Todos los seres humanos deberíamos tratarnos bastante mal nosotros mismos, pero no por masoquismo, sino precisamente porque lo único que cabe es la esperanza. Si nos damos cuenta de nuestros propios garrafales yerros y prejuicios, de nuestras garrafales faltas de compasión, a lo mejor, tal vez, desde esa mirada, pueda surgir precisamente la piedad, la tolerancia, la amplitud para entender tantos infinitos yerros de otros seres humanos en los cuales tú estás también, formas parte y estás involucrado. Entonces, el tipo se trata pésimo a sí mismo (se queda pensando unos instantes en silencio, concentrado, mirando al vacío), tal vez, porque todavía piensa que es posible algún tipo de redención, de esperanza y es posible, quizá, ser un poco mejor.

Vamos a ver. 1) Zurita dice que los poemas no se pueden explicar y por lo tanto no se deben explicar. 2) Zurita explica su poema "Zurita" donde es duro consigo mismo. ¿En qué quedamos? Supongo que se dirá que el poeta tiene derecho irrestricto a la contradicción.

-Gonzalo Rojas, Premio Cervantes 2003, sitúa a Raúl Zurita junto con Parra y Lihn, como uno de los tres mejores poetas chilenos actuales. ¿Qué piensa al respecto?

-No pienso nada. Pienso en el Perú, en César Vallejo, Martín Adán, Antonio Cisneros, ahora, y mi admiración es infinita. Entonces, que a uno lo sitúen entre los tres, los cuatro, los veinte, los mil, no importa nada. ¿Qué es uno frente a César Vallejo, qué es uno frente al poeta Cisneros, qué es uno frente a Martín Adán? Nada.

La humildad ante todo. Zurita ha sido siempre un entusiasta de la poesía peruana. Recuerdo una noche en el Queirolo, cuando el poeta Juan Ramírez Ruiz rechazó la presencia del poeta chileno en su mesa, solo porque lo vio demasiado solícito e interesado en su vida, la de JRR. No niego la sinceridad de sus declaraciones, entonces, sino que reparo en cierta voluntad pedagógica. Es como si le estuviera diciendo al joven entrevistador: “qué haces mirando premios y a poetas de afuera, si tienes a verdaderos grandes en tu país”. Y tiene razón.

-A usted le agrada la idea de romper las fronteras establecidas entre las artes. ¿Cómo así concreta este concepto?

-Las fronteras entre las artes son construcciones que vienen desde Aristóteles, pero son absolutamente ficticias. Yo me siento tan músico como un músico, tan artista visual como un artista visual, y tan escritor como otro escritor. Creo que la necesidad de expresar puede tomar distintas formas, pero lo que importa es esa necesidad. En Vallejo eso fue Trilce (1922): rompió con el idioma, construyó una lengua increíble, alucinante, propia, privada, y al mismo tiempo la transformó en una lengua de todos. Eso lo hizo un poeta. Pero no hay ninguna diferencia de lo que pueda hacer un pintor o un músico. (El asunto) es como nos abrimos, desangramos y lanzamos hacia un futuro que a lo mejor está totalmente clausurado y no es ninguno. Finalmente, apuestas a eso.

Poco que agregar. Zurita parece hablar aquí con más responsabilidad y conocimiento que nunca.

-Como profesor de literatura de la Universidad Diego Portales en Chile, ¿qué es lo principal que les enseña a sus alumnos sobre poesía y literatura, en general?

-Lo principal es decirles que no tengo nada que enseñarles. Que el riesgo es absolutamente de ellos ¿me entiende? Son de ellos los errores, los triunfos, los descubrimientos. Yo no tengo nada (enfatiza firmemente la voz), nada que enseñarles.

Zurita vuelve a ser el de siempre. A veces resulta desesperante esa suerte de enfatismo retórico que si en su poesía funciona, en la vida -y desde un punto de vista pedagógico aún más- resulta casi populista. Ver la siguiente respuesta.

-¿Qué piensa de las críticas que recibió el festival ChilePoesía 2007 por haber elegido el monitor Huáscar -símbolo de la victoria chilena contra el Perú durante la Guerra del Pacífico- como lugar central del recital de poetas peruanos y chilenos, donde usted participó?

-¿Te digo la verdad? No creo que haya Perú, Chile o Bolivia. No creo. Cierra los ojos, hablemos de la costa chileno-peruano-boliviana. Quiero que el Huáscar se lo entreguen al Perú. Lo quiero profundamente. El sentido de hacerlo en el Huáscar era precisamente decir: pase lo que pase ¡nosotros amamos a Miguel Grau! (comandante del Huáscar, máximo héroe naval peruano de la Guerra del Pacífico de 1879-1884. Importantes intelectuales -como Manuel González Prada-, poetas -José Santos Chocano y César Calvo- y escritores -Juan Ríos- peruanos han escrito memorables textos sobre él), ¡amamos el Perú, hagámoslo aquí, porque la poesía es la patria de todos! Te lo digo muy sinceramente. Y entiendo muy profundamente a quienes se negaron a ir para allá (una poeta peruana). Lo entiendo. Para nosotros fue “hagamos esto acá”, porque no es trivial Grau, no es trivial Arturo Prat (héroe naval chileno mayor de la Guerra del Pacífico). Nuestras historias no son triviales. Hagamos que estas se abracen. Si supieras lo que es la carta que Grau le mandó a la viuda (Carmela Carvajal) de Prat… Y la carta de la viuda de Prat a Grau agradeciéndole… Son cosas que te hacen llorar.

Preguntas: Si lo que se piensa es que no debe haber fronteras ni países, ¿qué diferencia puede haber entre hablar de la costa peruana y hablar de la costa chileno-peruana-boliviana? Y si la poesía es la patria de todos, ¿porque será que cada vez a menos gente le importa la poesía y los poetas tienen poco lugar en el mundo de hoy? Será que todos nos estamos alejando desde siempre de la "gran patria" que es la poesía, o es que precisamente esa inflamada demagogia espiritual y loca irresponsabilidad de ciertos poetas del mundo mediático ha hecho que la poesía se aleje de los demás hasta el punto que se piensa que es inútil? "Nuestras historias no son triviales", dice Zurita. De acuerdo, pero nuestra poesía y nuestras opiniones sobre la misma tampoco lo deben ser.
(Poeta Raúl Zurita)
---------------------------------------
Límbicas

*El país de los saxos, de Sonia Goldenberg. Proyección de documental con apreciaciones de María Rosa Salas y Max Hernández. Jueves 8 de noviembre, 6.30 p.m, Auditorio de Petroperú (avenida Canaval y Moreyra 150, San Isidro).
*Sinesio López sobre los libros devueltos. Gonzalo Pajares entrevista al ex director de la BNP: "Pero Hugo Neira, el director de nuestra BNP, sostiene que las cifras de Palma son "mito", "humalismo". -Creo que está hablando de más. Lo de Neira es una frase que esconde la verdadera voluntad del Gobierno, que es mantener las cosas como están y no hacer olas. Yo creo que hay interrogantes pendientes que deben ser absueltas. Por eso, propongo una comisión binacional y no me contento con la decisión unilateral de un gobierno."

13 comentarios:

  1. Anónimo8.11.07

    ese poeta parece honesto cuando dice todas las cosas que dice, pero eso no es suficiente. Su honestidad medio hippie queda chica. Debería ser más honesto consigo mismo y callarse para dedicarse a escribir, que es claramente lo que mejor sabe hacer. Como gurú, está bien verde. Saludos.

    Fidel K.

    ResponderEliminar
  2. patricio8.11.07

    Raúl Zurita es el más grande poeta chileno de las cinco últimas décadas, puedes discutir lo que dice pero quiero ver que escribas algo contra su poesía.

    Patricio

    ResponderEliminar
  3. EL TIBIO NARCISO8.11.07

    Se acepta tu cuestionamiento a las declaraciones de Zurita sobretodo por el innecesario entusiasmo con que el entrevistador (G. Farfán) presenta al vate chileno.

    Por lo demás, la consecuencia que le pides al poeta me parece un tanto exagerada... a veces la boca va más rápido que la cabeza y viceversa...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8.11.07

    NO CREO QUE "LAS COORDENADAS" DE LA POESÍA DE ZURITA SEAN LIMITADAS COMO DICES, MÁS BIEN PREOCÚPATE DE LAS COORDENADAS DE TU POESÍA.

    Paulo

    ResponderEliminar
  5. Patricio: yo no he escrito ni escribiría nada contra nadie. Solo he mostrado algunos reparos a la retórica personal de un buen poeta como Zurita.

    "Paulo": si lees bien verás que en ningún momento utilizo la palabra "limitada" sino "delimitada".

    Tibio narciso: es cierto, muchas veces la boca va más rápido, ahora mismo se me han ocurrido dos objeciones más a lo dicho por el poeta, pero ya no las pondré.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8.11.07

    este señor banaliza todo lo que toca. Entre nuestro país y Chile hay una serie de reivindicaciones muy concretas

    1.- la devolución del Huáscar

    2.-La devolución total de los libros que se llevó el ejército chileno en la Guerra del Pacífico.

    3.- El maltrato a nuestros compatriotas en Chile.

    4.- el diferendo marítimo que se planteará en La Haya.

    5.- El abuso económico de las entidades finacieras chilenas en el Perú.

    Y este poeta quiere venir a decirnos que Perú no existe y que no debería haber fronteras, por favor!, es fácil decir todas esas blandengadas cuando se tiene la sartén por el mango. Más seriedad y rigor histórico nos hace falta.

    Andrés Ramírez S.

    ResponderEliminar
  7. la vaca8.11.07

    lo que da qué pensar es cómo quedan los poetas ensalsados por zurita con elogios, si vemos que el pata no puede sostener dos frases coherentes y que para delirando todo el tiempo. deberemos tomar con pinzas de cirujano láser sus apreciaciones sobre poesía joven también.

    ResponderEliminar
  8. Chicos, mejor vayan a ver "El país de los saxos"; es un documental imperdible.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo8.11.07

    Todo bien, hasta cuando dejo de ver doble, es que me metí unos traguitos, compadrito. De otro lado, bien por el fragmento. Eso sí se aprecia. O.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo8.11.07

    Ya dejen tranquilo al tío Zurita, es un alma noble y guía espiritual de la generación del 2000.

    A.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo8.11.07

    es curiosa tu ironia. la (posible?)generacion del 2000 no suele tener al tio zurita como un referente (por no decir "guia espiritual" que suena un poco burlon y monse) actualizate Franco, y deja de firmar como "A." no sé a quien te quisieras parecer...

    ResponderEliminar
  12. Anónimo8.11.07

    ah ya, Franco Cavallini comenta por acá, qué buena!!! y sí, pues, la gente del 2000 tiene como dios a Zurita, y en los noventa también.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo8.11.07

    el que firma como O. aprecia qué fragmento?, oye, deberías poner las letritas esas para asegurarte de que no se metan borrachosos a comentar trivialidades de magazine. Saludos y buen post.

    Hans

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.