13.12.07


Danilo Kis, bastardo

Pude comprar hoy en la Feria del Libro un librito de este novelista centraleuropeo a veces "rescatado" en los recuentos literarios. Mientras preparo un post sobre Laúd y cicatrices (Metáfora), los dejo con este interesante texto de él traducido y publicado en Letras Libres de marzo del 2000.

Yo soy un escritor bastardo, que llegó de la nada. No soy un escritor judío, como el maestro Singer. Los judíos, en mis libros, no son más que literalidad, extrañamiento, en el sentido del formalismo ruso (ostranenie). Esto porque el mundo de los judíos de Europa Central es un mundo desaparecido, un mundo de ayer y, como tal, situado en el campo de una realidad no real. En el campo, pues, de la literatura. Y tampoco soy un escritor disidente. Tal vez un escritor de Europa Central, si esto significa algo. Si mis orígenes no estuviesen hundidos en la niebla, me pregunto qué razones tendría para hacer literatura.

Lo que más detesto es la literatura que se quiere minoritaria. No importa de cuál minoría: política, étnica, sexual. La literatura es una e indivisible. Buena o mala. Se puede ser homosexual y no ser Proust, ser judío y no ser Singer. Minoría o no, esto no me interesa en lo absoluto. El argumento de mis libros es, para citar a Nabokov, el estilo. O viceversa: el estilo de mis libros es su argumento. Eso es todo. Escribo en mi lengua materna, el serbocroata, y es un instrumento que no cambiaría por nada del mundo, aun cuando sé emplear el francés casi correctamente. Intenten proponer a Menuhin que cambie su Stradivarius por un piano Bösendorfer, en el cual toca en forma un poco vaga y sin alegría...

¿Quién soy? Soy un observador, si me lo permiten... Observo lo que se puede ver a simple vista, pero que las personas no ven en verdad. Observo este desmoronamiento, lo espío desde mi observatorio en el décimo arrondissement (segundo piso)... Y veo muchas cosas, a veces con asombro. Por ejemplo, cómo toda una nación de hombres de letras dejó que le pusieran los cuernos... Cómo los surrealistas, en su tiempo, se volvieron unos realistas cantores de Stalin. ¡Justo ellos, quienes habían abundantemente hurgado en el subconsciente, en los sueños! Y observo cómo el que ha denunciado la traición de los clérigos, a su vez ha traicionado. Cómo tanta gente ha seguido este mal camino intelectual sin pestañear: los San Sartre, las Santa Simone, entre otros. Sin prudencia intelectual. Y cómo los que tenían razón —Camus— no han obtenido ni razón, ni satisfacción, porque sabían y porque hablaron cuando no debían hacerlo.




Esta falta de desconfianza, esta ingenuidad, lo confieso, rebasa mi compasión. Esta aceptación sin mea culpa. Pero no se puede entender el totalitarismo usando su misma seriedad. Es decir, usando su mismo lenguaje. Para hacer esto, necesitamos a un Rabelais. Necesitamos otra lengua. O se escriben manifiestos o se escribe literatura. La literatura debería ser el último baluarte de la cordura. Salvar la lengua de estos lenguajes estereotipados y agresivos, que invaden todo. Un soneto de amor —un bonito soneto de amor— es un empedrado en el pantano de los lenguajes estereotipados. Una pequeña isla donde se puede poner pie.

En Rabelais ya estaba todo: la lengua, el juego, la ironía, el erotismo y también el famoso compromiso político. ¿Qué más quieren? Lamentablemente, esta línea rectora, esta tonalidad mayor de la literatura francesa, que empezó con Villon, ha desaparecido. Después todo se dispersó: por un lado el juego, por el otro el compromiso político; por un lado la escritura, por el otro el erotismo. El florero se rompió en mil pedazos. ¿Acaso me estoy alejando? Pero sigo hablando de literatura: esta es una biografía.

Yo soy un homme de lettres, como se dice en francés. Esto significa que toda mi vida no es más que literatura. Claro que estoy consciente de este desdoblamiento. Se trata de una larga experiencia, un dilema a la manera del diario de Lafcadio. Por un lado Orwell, por el otro el maestro Nabokov. El primero: "Cuando faltaban motivaciones políticas, lo que escribí quedó como letra muerta y me perdí en fragmentos muy elegantes y vulgares..." Y ahora Nabokov: "Siempre me ha irritado la satisfecha convicción de todos los que pretenden que un bramido de flujo de conciencia, unas cuantas sanas obscenidades, una pizca de comunismo, todo mezclado en una vieja bacinica, deba automática y alquímicamente producir una literatura moderna; y sostendré hasta ser fusilado que el arte, desde el momento en que entra en contacto con la política, se baja inevitablemente al nivel de cualquier pacotilla ideológica".

Llegamos al punto central del problema. Puse estas dos citas como epígrafe a uno de mis libros de ensayos y artículos. Todo lo que escribo, novelas y cuentos, obras teatrales o ensayos, todo oscila entre estos dos polos. Pero nunca he escrito novelas de tesis. La literatura es algo demasiado sagrado como para dicha tarea. Yo escribo rara vez. La literatura es elevación. No inspiración, les ruego. Elevación. Epifanía joyceana. Es el instante en el que se tiene la impresión de que, en toda la nulidad del hombre y de la vida, hay de todos modos unos cuantos momentos privilegiados, que hay que aprovechar. Es un don de Dios o del diablo, poco importa, pero un don supremo.

Yo oscilo entre estas dos ideas paradójicas que, como dos idénticos polos magnéticos, se repelen; así como oscilo entre momentos de vacío y de disgusto por la literatura y los raros momentos de ausencia de este disgusto. Cuando no escribo, traduzco. Especialmente poetas rusos, húngaros, franceses e incluso ingleses. Esto los libera a ustedes del lirismo, que siempre es un peligro para la prosa. Y es un excelente ejercicio de estilo para un escritor. He traducido a Queneau al serbio. Es una manera de aprender la receta: una mezcla de crudités de la vida, un buen trozo de carne a término medio de realidad (con el hueso roto), una pizca de sal, una poca de azúcar de caña (¡nada de sacarina!), una buena dosis del ingrediente llamado "ironía" (¡puede reemplazar al laurel!). Todo en una vieja bacinica. Dejar cocer a fuego lento, dejar macerar por noches, meses, años. Servir fresco o manido. Y esfumarse de puntitas.

---© Herederos de Danilo Kis— Traducción al italiano de Massimo Rizzante— Traducción al español de Clara Ferri(El texto de Kis, redactado directamente en francés, se extrajo de la colección de ensayos Homo poeticus, Fayard, 1993. La edición original de Homo poeticus salió en Zagreb en 1983.)

(Kis. Portada)
-------------------------------------------------------------------
Límbicas
*Vote por Fenando Ampuero. Puta linda está de finalista en un reñido concurso literario que organiza Notodo.com en España. Pueden votar por Fernando en la siguiente página. Suerte.

8 comentarios:

  1. Anónimo13.12.07

    oe que buen titulo, laud y cicatrices. por que no escribes algo de ese tio william gaddis de que hablan tanto ahora, parece que es el padre de todos los novelones dificiles, jaja, saludos.

    Carlos

    ResponderEliminar
  2. sanmarquino mosca13.12.07

    A propo de lo que dice el comentarista anterior, justo ese tal Guti�rrez (Gaddis characato) se avienta con un juicio sobre Roncagliolo, creo que ser�a muy interesante que lo analices.
    Guti�rrez se�ala: "probablemente crean que s.roncagliolo me genera aversi�n: el es un avatar. y los avatares son siempre m�s ingenuos y divertidos que sus originales. raz�n por la cual tampoco me alarma (como a casi todos) su sistem�tica poluci�n de "ideas-madre" que pivotan sobre un tipo cuyo �nico pecado fue estar a la hora exacta en el momento preciso. un divorcio entre la loter�a gen�tica y la loter�a del mainstream no es necesariamente una mala cosa. y as� como nadie est� libre de que �le tinke�, hay que ver cu�ntos de nuestros escritores que ans�an firmar aut�grafos llegar�an a representar con tan serena puntualidad lo-que-quiere-mi-editor-y-ans�a-mi-bolsillo"

    ResponderEliminar
  3. CESAR GUTAPERCHA GAY13.12.07

    1.- probablemente crean que s.roncagliolo me genera aversi�n: él es un avatar. y los avatares son siempre m�s ingenuos y divertidos que sus originales. raz�n por la cual tampoco me alarma (como a casi todos) su sistem�tica poluci�n de "ideas-madre" que pivotan sobre un tipo cuyo �nico pecado fue estar a la hora exacta en el momento preciso. un divorcio entre la loter�a gen�tica y la loter�a del mainstream no es necesariamente una mala cosa. y as� como nadie est� libre de que �le tinke�, hay que ver cu�ntos de nuestros escritores que ans�an firmar aut�grafos llegar�an a representar con tan serena puntualidad lo-que-quiere-mi-editor-y-ans�a-mi-bolsillo

    ResponderEliminar
  4. Anónimo14.12.07

    oiga ¿es que va a opinar de todos los temas ahora hasta que la gente entienda que "tiene" que comprar su novela? Ya basta, ¿no? Más respeto por los que sí respetamos la literatura!

    Micaelas Quispe
    Prof. Literatura
    Colegio Túpac Yupanqui
    13/12/2007
    .................................

    ResponderEliminar
  5. Anónimo14.12.07

    hola, me encanta el juego que hace este escritor con la comida, algo sensual, y esa pinta, parece un dark o algo así, buena voz avisar sobre estos escritores caletas, es bueno renovarse y ver lo que hay afuera, kisses

    ResponderEliminar
  6. Anónimo14.12.07

    ¡¡¡basta gutiérrez!!! ya estamos haaaaartos de ti y de tu maldito libro que nadie conoce!!!!!!!!!
    (Coral, no le des mas publicidad gratuita, que te pague, estas perdiendo plata!!!)

    ResponderEliminar
  7. Mariano de Ferrari14.12.07

    Me sumo al pedido de la profesora del colegio Tupac Amaru: oiga, ¡¡respete a la literatura!!

    Mariano de Ferrari
    Prof. Linguística
    Colegio Markham
    DNI 09464856

    ResponderEliminar
  8. "Un librito de este novelista centraleuropeo a veces "rescatado" en los recuentos literarios." <-- eres un imbécil, Danilo es un dios.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.