8.12.07

Ficción súbita

La gente de Petroperú me hace llegar un ejemplar de la muestra de cuento breve que les ha preparado este año el escritor Ricardo Sumalavia bajo el título de Colección Minúscula –cinco espacios de la ficción breve-. El volumen reúne a 15 escritores, en su mayor parte peruanos, pero también de otros países, aglutinados en cinco grupos con ciertas afinidades estéticas o temáticas.

Aunque hay inclusiones individuales de gran valor, como las de Antonio Gálvez Ronceros, Fernando Iwasaki o Carlos Herrera, el grupo que guarda mayor cohesión es el último, conformado por el venezolano Luis Britto García –autor de esa obra maestra de la novela de lenguaje, Abrapalabra-, Mónica Beleván y Enrique Prochazka. Este último, en mi opinión, entrega el conjunto de relatos de mayor solidez: "Bestiario de filosofía". Un texto de cada uno.

Muro

Solo, el muro que separaba al humano del humano no sabía cómo derrumbarse. No sabía cómo. No sabía. No.

(Britto García)

Desorden bipolar

Habiéndose ofrecido en holocausto al Etna, Empédocles de Akragas –mago, demiurgo, amalgama de ave migratoria y afectividad polimetálica viral- alterna todavía entre dos polos, reordenado en electricidad.

(Beleván)

Filosofías

No hay filósofas.

(Prochazka)

En general, la calidad de los textos se sostiene, aunque se resienta un poco la coherencia de los temas. Hay autores y textos que toman los mismos motivos, obviamente desde distintas perspectivas. Por ejemplo hay un excelente cuento de Gálvez Ronceros en torno a la idea de caverna (y el pensar), y Enrique Prochazka nos recuerda en “La especulación” que esta palabra “viene de specus, caverna, o, quién sabe, de speculus, espejo, que también quiere decir cuevita (…) la especulación comienza cuando los habitantes de la caverna hacen apuestas acerca de qué hay afuera”.

Otro tema que provoca confluencias es el de la Utopía, donde convergen textos de Julio Ortega, Carlos Herrera y, otra vez, Enrique Prochazka. Los textos más divertidos y originales son los de Iwasaki y Herrera, mientras que los más ceñudos resultan los de Isaac Goldemberg. En fin, mucho que comentar sobre un libro de pulcra edición y textos más que interesantes. Gran acierto de Petroperú.

(Soberbio dibujo hecho para la portada del libro)
--------------------------------------
Límbicas
*Cueto sobre Conrad. En el Dominical el autor de La hora azul aborda la obra y vida del genio de El agente secreto.
*Johnny Barbieri en Letralia. "—¿Por qué la idea de desacralizar los poemas?, ¿no es una falta de respeto a los poetas reconocidos, de la talla de Vallejo, Pizarnik, etc.? —La idea más bien es desacralizar al poeta, sobre todo, a aquellos que se ufanan en serlo, y que gracias a lo poco logrado van alimentando la idea de ser unos pequeños dioses, llenándose luego de poses, de gestos retóricos a fin de crear o afianzar su mito. Ahora pueden verse como simples mortales, hombres comunes y corrientes como cualquiera de nosotros. La idea del envejecimiento de los textos alcanza a todos, no hay poeta intocable. El tiempo determinará qué textos han envejecido o muerto, como muchos poemas del modernismo peruano, por ejemplo, que ya no provocan ni una pizca de emoción, están hechos fósiles. El poema vivo es aquel que al leerlo te provoca catarsis, un estado de profunda alegría al verte frente a un texto realmente hermoso.". La entrevista es del también Noble Katerva, Leoncio Luque.

5 comentarios:

  1. Anónimo10.12.07

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo, el ejemplo que pones de Beleván.

    ResponderEliminar
  3. fan de Mónica10.12.07

    "Desorden bipolar" de la Belevan es sencillamente extraordinario. Es un placer leer a la niña genio de la literatura peruana.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10.12.07

    me encantó la sutileza de Prochazka, no hay filósofas, jeje, al que le caiga el guante...

    ResponderEliminar
  5. Gracias a tu blog he comprado ese libro y me parece una verdadera joyita. Y estoy completamente de acuerdo con lo que dice Salvo y los comentaristas anteriores: Belevan deja caer unas pequeñas gemas francamente invalorables. Un acierto que colocaras esa breve muestra de su inmenso talento. La chiquila es, además, simple y llanamente preciosa.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.