5.12.07


Lo mejor del 2007. Las falsas actitudes del agua

La segunda edición del primer poemario de la poeta y crítico Andrea Cabel –gran lectora de blogs- ha recibido tantos comentarios que es difícil resumir la respuesta que ha recibido en pocas líneas. Diré, restringiéndome al texto entonces, que se trata de una opera prima muy trabajada, con links literarios bien dispuestos, y de una calidad que pocos poetas peruanos de las últimas décadas pueden equiparar. El reto es ahora mantener el nivel. Una poeta dotada como Andrea, tal vez la más dotada de su generación -esto ya lo he dicho antes- tiene todo para hacerlo. Les dejo con las palabras iniciales de lo que escribiera el poeta Jorge Frisancho en su recensión sobre el libro: ¿Qué quieren de nosotros estos poemas de Andrea Cabel? Quizá lo más fácil sea afirmar que solo existen —cual objetos preciosos o máquinas purísimas que llevan, en efecto, el nombre de la eternidad— por el puro ejercicio de su presencia, de estar ahí y que les somos, por eso mismo, indiferentes. Uno de los efectos más tenaces de este libro es la manera en que no parece haber sido escrito para nosotros: sus lectores, por la manera en que ninguno de sus gestos parece haber sido diseñado para capturar nuestra atención. En momentos en la que la poesía se han convertido en algo más del espectáculo, y hace de la espectacularidad misma una de sus estrategias esenciales, esta indiferencia es profundamente legítima, y es la marca de una postura estética que se resiste a las presiones de lo contemporáneo, de lo inmediato, de lo actual, para concentrarse en el poder de su propia singularidad.

(Portada)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.