19.12.07


Lo mejor del 2007. Bala perdida

Una pena que frente a este poemario, editado en febrero de este año y obviamente imprescindible dentro de las publicaciones de poesía, hayan primado las viejas rencillas universitarias, los desplantes juveniles y el pagar con agresión el legítimo desprecio de esta poeta auténtica, Montserrat Alvarez, a ciertos críticos literarios, a cierta gentecilla (she dixit). Ya lo ha dicho el también poeta Jorge Frisancho en memorable post:

En sus poemas y sus declaraciones públicas, Álvarez articula y defiende sus opciones como fieramente auténticas, y con ello cataloga, implícita y explícitamente, las opciones de muchos otros —académicos, jornaleros del lenguaje, poetas que de día son (somos) oficinistas— de su contrario. Lo que nos dice es que los inauténticos y los deshonestos somos todos los demás. La posibilidad de que esté en lo cierto produce ansiedad. Y la ansiedad nos obliga a gritar, por toda respuesta: “¡Posera!”
Quizás hemos llegado al punto en el que la ideología romántica de la literatura está pasando a hacerse un impensable. Quizá ya sólo podemos responder a sus demandas e interdicciones, que son las de Montserrat Álvarez, con escarnio e insultos, poniendo en tela de juicio las intenciones del mensajero en lugar de enzarzarnos en una conversación con el mensaje. Si es así, creo que se trata de una pérdida: se nos está yendo algo que ha sido, aunque incómodo, valioso y fructífero durante varios siglos en la literatura Occidental. En todo caso, la insistencia de Álvarez en ese reclamo de autenticidad me parece digna de ser bienvenida, y su visceral rechazo por parte de Faverón me parece sintomático, además de lamentable.

Sobre el poemario en sí -cuyo lenguaje equilibra la poderosa (y conocida) intensidad de la poeta con un manejo perfecccionado de la síntesis- el poeta y crítico mexicano Luigi Amara escribe el siguiente texto incluido en la contraportada de Bala perdida:

Cuando parecía que la poesía había perdido para siempre su acento disruptivo, cuando entre caravanas cortesanas y coqueteos con cancioncitas pop y eslóganes publicitarios ya nadie imaginaba que volvería a entenderse como una acción subversiva, llegan desde Paraguay los poemas de Montserrat Álvarez, poemas feroces, desamparados, que no excluyen cierta añoranza, y en los que quizá resuena algo del ya casi olvidado Aldo Pellegrini –no su dicción, sino su impulso. Como si hastiada del proceso de domesticación que atraviesa la poesía, de esa idea lánguida de dar a la imprenta poemas inofensivos, dóciles, que ronronean en busca de aplausos, Montserrat hubiera optado por un énfasis provocador y al mismo tiempo crítico, por la digresión apasionada, por el descreimiento. Siempre del lado de los que no tienen nada, de los que tampoco tienen a dónde ir, sus poemas, de un ritmo portentoso y una musicalidad antigua, que recuerda la época de las sagas pero con disonancias punk, son artefactos que a la manera anarquista terminarán por estallar en las manos del lector, haciendo saltar por los aires el rancio amor que tal vez todavía profesaba por la poesía decorativa y su lenguaje adormilado.
---------------------------------------------------
Límbicas
*Sanseviero sobre la venta de Wong. Es un placer admirar la lucidez de Chachi Sanseviero en sus columnas de La República. Hoy, por supuesto, deplora la venta de la cadena Wong a Chile y agrega: “El próximo 28 de julio el tradicional corso de Wong se engalanará de banderas azules, blancas y rojas, y las comparsas bailarán al ritmo de una cueca chueca. Pero la cosa recién comienza y algo se cocina en el sur que los ministros callan. Felipillos a destajo le han puesto el ojo al gas y a la petroquímica del Sur peruano. Queda mucho por hablar de esto". Qué miedo.

12 comentarios:

  1. Anónimo19.12.07

    El post de Frisancho es memorable, pero lamentablemente ha pasado desapercibido. Los únicos que respondieron de inmediato fueron precisamente Faverón y Piquichón, con palabras que no podían disimular su disgusto (después de todo Jorge no es un comentarista cualquiera, sino uno de nuestros poetas más notables que salió en defensa de Monserrat con razones poderosas). Muy justa esta reivindicación; respaldada además por un poeta muy apreciado en México: Luigi Amara (pueden leer sus excelentes artículos en Letras Libres).

    ResponderEliminar
  2. Anónimo19.12.07

    Álvarez es un ejemplo de que no se necesita oscurecer el lenguaje para bombardearnos con su poética. Bien por ella y mal por los que promocionan lo que no debieran.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo19.12.07

    te reinvindicas con esto, pero por qué no defendiste a la Montse cuando la atacaban, estás fuera de timing

    ResponderEliminar
  4. ¿Quién es piquichón? Les agradecería nombrar a las personas con sus nombres.

    ¿Fuera de timing? Este es un blog de libros, básica aunque no únicamente. Lo que hice fue esperar a leer Bala perdida, para dar una opinión. Los insultos a la persona Alvarez, aunque me parecen deplorables, no me interesan.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo19.12.07

    es que la señora Sanseviero, como el doctor Sinesio López, tienen una ventaja comparativa frente a otros comentaristas, por ejemplo Martín Tanaka o Aldo Mariátegui: no es política, no le interesa la política como carrera, entonces no se preocupa por quedar bien con nadie y dice las cosas como le parecen, sin cortapisas.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo20.12.07

    Concuerdo con Faveron en que la monse es una poeta panfletaria y posera.Disculpa que discrepe este vez con usted señor Victor Coral.Sin embargo hay un poeta como Zelada que le va bien en España, pais donde nadie sabe quien es la señorita Alvarez y pocos en nuestro Perú lo reconocen. Hoy lo han entrevistado en tv de Madrid y veo que ningun compatriota destaca esta noticia.Yo fui su alumno en el averno.Bien dice el refran, nadie es profeta en su tierra.

    http://blogs.periodistadigital.com/emigrantes.php/2007/12/19/leo_zelada_escritor_peruano_mas_alla_del

    ResponderEliminar
  7. Anónimo20.12.07

    por fin alguien que opina de montserrat despues de haberla leìdo , es lo mìnimo que se pide no?? sobretodo cuando se quiere opinar

    ResponderEliminar
  8. Anónimo20.12.07

    qué? o sea que tal persona es buen poeta porque sale en la TV, imagínense, con toda la gente que sale en Vano Oficio, viviríamos en un país que sería potencia mundial en literatura. Mexclan presencia mediática con calidad literaria. No es lo mismo. Alguien ha visto a Kozer en TV?

    M.

    ResponderEliminar
  9. Señor Coral:

    Usted vuelve a mentir porque a esos se dedica. ¿Por qué no aclara a qué se refiere por "las viejas rencillas universitarias, los desplantes juveniles"? Usted sirve una vez más de caja de resonancia a blogs basura con el mayor descaro.

    ResponderEliminar
  10. No entiendo por qué Salas se siente tocado por esa frase. ¿Es el señor Faverón el único que ha soslayado (y subvalorado) el excelente poemario de Alvarez? No. Lo han hecho muchos más en varios medios. ¿Tengo que poner sus nombres? No. Porque no me parece importante. Eso es todo, señor Salas, buenas noches.

    ResponderEliminar
  11. kill gil20.12.07

    pucha para aguantar a estos tìos con màs susceptibilidad que las flores , ya càllense , ya aburren buscando explicaciones donde no hay porquè darlas , los ùnicos que parecen fomentar la basura bloggeril son uds. ,cada intervenciòn de ustedes parece una caza de brujas ridìcula y pacata , a este paso no voy a poder ni pensar algo de ninguno de uds porque los ofendo, oh por dios!!!! què aburridos , obsoletos y egomanìacos que son!!!!

    ResponderEliminar
  12. Anónimo20.12.07

    Salas tiene que preguntarse primero por qué Faverón manda correos insultantes a los bloggers, como el que mandó a Reaño, por qué utiliza su blog para denigrar a los poetas, como lo hizo con Alvarez, por qué mandaba comentarios insultando a Hildebrandt y a Marco Sifuentes, escondido como una rata en su seudónimo "Juan Pérez".

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.