22.1.08


Luisa Valenzuela: inmersión total en la escritura

Las chicas de la editorial Sarita Cartonera empiezan el año de la mejor manera: han publicado Taller de escritura breve (2008), un delicioso texto de la autora de La travesía, Cambio de Armas y otros libros invalorables. El texto que se nos entrega formó parte inicialmente de un libro axial para entender la poética de Luisa: Escritura y secreto (2003), pero en sí tiene vida propia; es una compacta compilación de los principales instrumentos que la escritora compartió con el público en el legendario Taller de escritura breve organizado por la Cátedra Alfonso Reyes del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, México.

Las reflexiones de Valenzuela se despliegan en dos líneas imbricadas y separadas durante tramos. Una persigue la exposición de útiles tips para “soltar la mano” y lograr cierto nivel de espontaneidad en la escritura, además de desarrollar algunos puntos relacionados con el acto de escribir: la serendipity de Walpole, la importancia de la búsqueda (más que metafísica, patafísica), la vitalidad de lo lúdico, el amor a las palabras y su manejo creativo.

Pero más allá de esto -que ya sería suficiente- hay una línea que parece exponer la trascendencia de este librito como oculta poética de la escritora. Poética de la búsqueda y del asombro verbal. Arriesgando un poco –y la misma Luisa lo afirma: no hay secretos que sirvan para el verdadero escritor-, podría decir que el texto revela más sobre la libérrima y feliz forma de trabajo de Luisa Valenzuela que sobre cómo debería escribir un narrador en ciernes. Es una poética antes que una propedéutica. No la piedra filosofal para escribir sino un texto sugerente, de ideas feraces que no exceden el terreno literario. Ahora bien, eso tampoco es todo.


Se ha empezado a discutir en este blog el asunto de los microrrelatos, sus linderos y núcleos. Taller de escritura breve trae un par de excelentes precisiones sobre el tema que no puedo resistirme a compartir (luego de citar a Irving Howe y a Roberta Allen, Luisa says):

El microrrelato parecía ser un organismo unicelular, vivo, que logra a veces reproducirse por partenogénesis, transformándose y enriqueciéndose en el camino del cambio hasta constituir un animal múltiple y complejo.


Las figuras y metáforas zoológicas son preferidas por la escritora. Se vale de ellas para explicar mejor sus valiosas intuiciones sobre el escribir. Luego de ponderar el legado –a estas alturas venerable- del Surrealismo y de Alfred Jarry, continúa sobre cómo abordar el acto ficcional:

Conviene trabajar a dos puntas –imaginación y lógica, intuición y razón- en sabio equilibrio, manteniéndose dentro de parámetros comprensibles pero hurgando a fondo dentro mismo de dichos parámetros, escarbado con ganas en las frondosidades del texto por senderos que no son visibles a simple vista.


Los microrrelatos son para Valenzuela como insensatas y breves maquinas de ingeniería diseñadas para dar resultados inesperados. Imaginen relojes que midan, en lugar del tiempo cronológico, la ansiedad, el eros, las visiones, lo secreto, lo oculto, lo violento. El lenguaje, empero y por supuesto, sería el sutil y tremendo impulso, el motor primero (de evidente estirpe aristotélica) que haría que ese todo funcione:

La primera y quizá única (a mi entender) regla del microrrelato, aparte de su lógica y “antonomásica” brevedad, consiste en estar plena y absolutamente alerta al lenguaje, percibir todo lo que las palabras dicen en sus muy variadas acepciones y sobre todo lo que NO dicen, lo que ocultan o disfrazan.

Taller de escritura breve: Sorpresa. Deslumbramiento. Pasión y conocimiento. Un texto que invoca lo imprescindible con frecuencia oculto tras las palabras.

(Portada. Luisa Valenzuela. Portada)

----------------------------------------
Límbicas

*Oviedo escéptico. En Perú 21 José Miguel Oviedo se muestra distante de los avances tecnológicos y arremete contra el correo electrónico: “El peor resultado de esa facilidad es que el inmenso caudal de información disponible no corresponde necesariamente con un mejor nivel de la comprensión profunda de lo que se estudia y tampoco con la calidad del lenguaje escrito. El e-mail no solo ha hecho desaparecer el género epistolar tal como lo conocíamos sino que nos ha habituado a la improvisación y al descuido, que se basan en el supuesto general de que los e-mails son solo funcionales y que no tienen ningún valor intrínseco: aparte de virtuales, son perecibles por naturaleza.” Ciertamente, exagera. Nada impide que uno pueda escribir un correo extenso, almacenable y, exagerando, incluso con el viejo estilo epistolar. Yo mismo tengo almacenados cientos de correos que muy bien pueden convertirse en un libro. Los e-mails han hecho más rápido todo, ya es cuestión de cada uno si trivializa ese medio. (De hecho los antiguos telegramas son antecedentes directos del e-mail, pero nunca vi que nadie los pusiera en cuestión en su momento).

*Si quieren seguir explorando sobre el microrrelato -y si piensan que el cuento de Monterroso es realmente el más pequeño del mundo-, pueden leer este artículo de Eduardo Berti en Letras libres de mayo del año pasado.

*Caen las bolsas. Las bolsas más importantes de todo el mundo han caído en un aprox. de -6% de promedio. La situación es verdadermente alarmante según ABC de España.

9 comentarios:

  1. Anónimo22.1.08

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo22.1.08

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo22.1.08

    hola, puedes decirme dónde puedo encontrar ese libro de Luisa Valenzuela? Saludos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo22.1.08

    Coral no te vas meter en la bronca andinos vs criollos que esta generando debate en los blogs?

    ResponderEliminar
  5. He preguntado en Crisol y no está. Quizás ya llegó. Y si no es asi, es una pena que los libros que un amigo bonaerense lee, yo no lo pueda leer y le tenga que mandar plata para que me lo envie. Gracias a Luz de Limbo me entero de las novedades, a muchas de las cuales no puedo acceder.

    ResponderEliminar
  6. hola Federico. Me dicen que estará en librerías esta semana. Gracias por la visita. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo23.1.08

    me da la impresión de que oviedo quiso referirse más bien al MSN. allí sí que el lenguaje se empobrece, y tb la grafía, la lógica, etcccc.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo23.1.08

    señor Víctor Coral.
    Pte.

    Le escribo la presente con el fin de, en primer término, saludarlo y felicitarlo por su blog, de excelente administración, y luego plantear lo siguiente:

    Estoy en completo desacuerdo y no reconozco siquiera la habitual lucidez del insigne crítico José Miguel Oviedo, quien pretende desconocer la importancia de los adelantos tecnológicos en comunicación.

    El correo electrónico, llamado en el mundo angloparlante y anglófilo e-mail, es un instrumento importante que ha salvado vidas y ha hecho la comunicación humana más flexible y rápida. No podemos discutir ese hecho concreto.

    Atentamente, me despido expresando para usted mis más sinceros parabienes.

    Fidel K.

    Bogotá, 22 de enero de 2007

    ResponderEliminar
  9. Anónimo23.1.08

    Hola Víctor:
    me apena una noticia en el Perú 21 de hoy. Miguel Gutiérrez fue internado grave en uno de los hospitales del Seguro. Doblemente penoso resulta que los doctores y personal de ese hospital maltrataron al escritor, que no lo atendieron de acuerdo con la gravedad que su caso ameritaba. Ser artista es una vocación difícil de sobrellevar en nuestro país, una suerte de "creación heroica", como lo decía Mariátegui. Qué pena que a esta vocación mal entendida por muchos se le tenga que agregar además la ignorancia y la patanería de gentes que no están a la altura de los juramentos a los que su profesión obliga.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.