22.2.08


La intransitividad del discurso literario

Gerard Genette, el famoso narratólogo francés, dice en Ficción y dicción (1991) que la intransitividad es un rasgo distintivo del hecho literario. Se refiere a que su significación es inseparable de su forma verbal, intraducible en otros términos y, por lo tanto, “destinado a hacerse reproducir sin cesar en su forma”; pero sobre todo a que sus propiedades ejemplificativas superan su función denotativa (a diferencia del discurso científico o histórico, donde lo denotativo se impone y con mucha frecuencia es la única función operante). Una cita lo deja más claro:

El texto de ficción no conduce a ninguna realidad extratextual, todo lo que toma (constantemente) de la realidad (“Sherlock Colmes vivía en 221 N Baker Street, “Gilbert Swann tenía ojos negros”) se transforma en elemento de ficción, como Napoleón en Guerra y Paz o Ruán en Madame Bovary. Así, pues, es, a su modo, intransitivo (el texto de ficción), no porque se perciban como intangibles sus enunciados (pueden serlo, pero se trata de casos de combinación de la ficción y la dicción), sino porque los seres a los que se aplican no tienen existencia fuera de ellos y a ellos nos remiten en una circularidad infinita. En los dos casos esa intransitividad, por vacío temático u opacidad remática, hace del texto un objeto autónomo y de su relación con el lector una relación estética, en la que se percibe el sentido inseparable de la forma.

Decía Paul Valéry –refiriéndose a otra cosa- que el león no es más que cordero digerido. De esa forma extremadamente reductora parecen razonar quienes quieren remtir reduccionistamente el texto literario a los componentes que están en su origen y que posibilitaron su producción. “La literatura no es más que relaciones sociales procesadas”, dirían. Pero como es evidente para el que ha visto a un león (y para el que ha visto un cordero), se trata de dos entes completamente distintos cuya vinculación es clara, pero cuyas diferencias y particularidades lo son más aún. En cualquier caso, lo inverso puede ser más atinado: la literatura es el león que digiere al cordero de la realidad.

(Gerard Genette)
--------------------------------------------------
Límbicas
*Roncagliolo escribe novela. Me entero por La República que nuestro Santiago Roncagliolo –el escritor joven peruano más exitoso y sostenidamente envidiado- tiene entre manos una nueva novela: “–¿Podrías decirnos algo de esta novela? –Puedo decir que es más ambiciosa que Abril rojo, muy latinoamericana y muy distinta a la anterior. Será una decepción para todas las personas que esperen otro Abril rojo u otro Pudor. Siempre salto y cambio mucho de un libro a otro y este no será la excepción.” La entrevista es para la BBC.
*Vila-Matas loves New York (en Brendan Behan). No pueden perderse el artículo del autor de Suicidios ejemplares en Babelia. Nos descubre a un nuevo escritor de culto: Brendan Behan, y un libro seductor, Mi Nueva York.
Magda recuerda a Patricia y recuerda a Pierre. El blog de Magda Díaz Morales es uno de los que nunca dejo de leer (y recomendar, en tiempo real o virtual). En sus últimos posts, Magda evoca su amistad con nuestra compatriota Patricia de Souza, y devela su devoción por el pensador francés Pierre Klossowski (si no han leído aún Nietzsche o el círculo vicioso apaguen el monitor) publicando un texto de De Souza, “Pierre Klossowski, el inasible”, y otro del recordado Juan García Ponce: “Ante la muerte de Pierre Klossowski: Juan García Ponce.” Dense una vuelta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.