29.2.08


Microrrelato de Herman Melville

El texto abajo trascrito es en realidad el Libro XXX del clásico de Herman Melville, Moby Dick, en la traducción anónima –ligeramente modificada en la puntuación- de la antigua editorial española Sopena (1967). Primero el sentido contextual: el episodio –llamémoslo así- es consecuencia del capítulo anterior, donde el capitán Ajab sostiene un violento altercado verbal con su oficial segundo, Stubb. Luego de ello, tal vez airado, Ajab se retira a fumar a cubierta para tranquilizarse, y es entonces que el narrador (o tal vez el mismo autor) focaliza la narración sobre la pipa, dándole así un sentido simbólico a la desaparición de esta en las negras aguas del mar. Algo como una premonición de lo que pasaría con el legendario Pequod al final de la novela*. Moby Dick es un ejemplo de cómo –a contracorriente de lo que afirma Kristeva en un libro que he comentado aquí- novela y simbología no se excluyen y más bien pueden imbricarse férreamente enriqueciendo la propuesta. Está demás recalcar que “La pipa”, como otros, es un capítulo perfectamente aislable en la novela.

*Simetría: el Pequod naufraga con vida a bordo, la pipa se hunde en el agua todavía encendida; la brasa de tabaco simboliza la vida.


La pipa

Herman Melville

Cuando Stubb se hubo marchado, Ajab se quedó durante un rato inclinado sobre la borda , y luego, como era su costumbre últimamente, llamó a un marinero de la guardia y le envió abajo por su taburete de marfil y por su pipa. Encendió la pipa en la lámpara de bitácora, colocó el taburete en el costado de barlovento de cubierta, y se sentó a fumar.
Cuenta la tradición que en la antigüedad escandinava los tronos de los reyes daneses, amantes del mar, se fabricaban con los colmillos de los narvales. ¿Cómo se podía mirar entonces a Ajab, sentado en aquel trípode de huesos, sin considerar la realeza que simbolizaba? Porque Ajab era un khan de la cubierta, un rey del mar y un gran señor de leviatanes.
Pasaron algunos instantes durante los cuales el espeso vapor salió de su boca en rápidas y constantes bocanadas, que volvían a chocar contra su cara.
-¿Qué es esto? –dijo por fin retirando la pipa-. El fumar ya no alivia. ¡Pipa mía! ¡Algo difícil me ocurre si tu encanto ha desaparecido! Aquí he estado trabajando, y no con placer… y sin darme cuenta fumando a barlovento todo el tiempo, a barlovento y con bocanadas tan nerviosas como si chorros finales, al igual que los de la ballena moribunda, fuesen los más fuertes y los más llenos de dificultad. ¿Qué tengo que ver con esta pipa? Esto que se pretende que sea para la serenidad, para hacer subir suaves vapores blancos entre las suaves cañas, no entre mis deshechos rizo grises como el hierro. No fumaré más…
Arrojó al mar la pipa, todavía encendida. El fuego hizo un chasquido contra las olas, la burbuja que hizo la pipa al hundirse dio en aquel instante contra el barco. Con el sombrero ladeado, Ajab recorrió dando bandazos la cubierta.

..............................................................
Límbicas

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.