1.2.08


Violencia

Antonio Gálvez Ronceros

Un hombre de aspecto inofensivo vio en la calle unos gendarmes maltratando sin misericordia a unos hombres que exhibían unos carteles de protesta. No pudiendo resistir tan doloroso espectáculo, hizo lo que muchos otros durante siglos habían hecho: huyó aterrado y entró en un templo y se puso a orar porque en el mundo no hubiera violencia, sin darse cuenta de que la violencia solo podía acabar el día en que a esta se le descerrajara un certero balazo.


El texto pertenece a Historias para reunir a los hombres, un libro publicado por el autor en 1988, en pleno primer gobierno aprista. Con frecuencia los microrrelatos son vehículo de ironía y del llamado pensamiento paradójico -recuérdese que uno de los microrrelatos más famosos (y antiguos) es aquel del hombre que sueña que es una mariposa, de Chuang Tse-. Pero también pueden los microrrelatos ser armas útiles para dar constancia del tiempo en que se vive y, dado el caso, aun para la crítica política sutil.
------------------------------------
Límbicas
*Elmore sobre Philip Roth. Excelente la nota de Peter Elmore hoy en El Dominical de El Comercio sobre el autor de tantas novelas admirables como Pastoral americana o El lamento de Portnoy.
*Entrevista a Carlos López Degregori. El poeta ha publicado un adelanto de su nuevo poemario en la colección Underwood, y por ello lo entrevistan en Correo.

4 comentarios:

  1. Anónimo4.2.08

    Mejor leer este micro relato que un novelón lleno de floro, solo celebrado por determinada clase social caduca. Felicitaciones por publicar a los verdaderos escritores.

    ResponderEliminar
  2. hace rato que un anónimo habla de un novelón y no dice a quién se refiere. en adelante suprimiré sus comentarios.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4.2.08

    felicito a este blog por publicar a escritores buenos, sean de una corriente o de la otra, no importa, lo importante es la literatura.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5.2.08

    Me refiero obviamente a ese novelón llamado Bombardero que solo los de una clase social celebran. Y hace usted mal señor Coral en suprimir mis comentarios, todos tenemos derecho a expresar nuestras molestias cuando aparecen supuestos grandes novelistas de la nada, injuriando a los consagrados como Santiago Roncagliolo.
    Antonio Luna
    DNI 29753445

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.