17.3.08

Celeste

Cuando compré el disco, lo único que sabía de esta banda de progresivo italiano es que tenía un primer trabajo al nivel de Premiata Forneria Marconi o Banco del Mutuo Socorro: Principe di un giorno (1976). De discografía escueta y muy difícil de conseguir, al menos fuera de Europa, Celeste es uno de esos grupos de culto que fueron sacados a luz en los noventa, durante el renacimiento del interés por el rock progresivo hecho en Italia.

Principe de un giorno discurre con apacible destreza, como unos de esos ríos transparente y generosos que se describen en ciertos textos medievales. Sus siete temas, incluyendo el que da nombre al disco, abundan en felices orquestaciones, riffs suavísimos de mellotron, edificaciones sonoras súbitas y gráciles (efímeras a la vez), armonías vocales agradables aunque no llegan a ser el fuerte de la banda.

Si no la letra, llena de sugestiones y pequeñas historias inquietantes, lo más importante de Celeste es, creo, la enorme capacidad de crear sutiles atmósferas, y los cambios de ritmo casi imperceptibles, como degradaciones en la temperatura ambiental, como oscilaciones de la sensibilidad. Un disco redondo, compacto, que apuesta por la armonía y la expresividad antes que por el virtuosismo vacío de lo instrumental –gran defecto de las bandas prog de fines de los setenta.

Celeste estuvo formado por: Giorgio Battaglia / bass, bass pedal, vocals xylophone; Leonardo Lagorio / acoustic & electric piano, flute, alto sax, Mellotron, Eminent, spinetta, Arp odyssey / 2600, vocals; Ciro Perrino / percussion, flute, recorder, Mellotron, xylophone, vocals, y Mariano Schiavolini / guitar, violin. El tiempo de grabación del disco apenas sobrepasa la media hora: 37.04 minutos.
(Portada)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.