14.3.08


El enamorado de la Osa Mayor

Hace poco Edmundo Paz Soldán celebraba en su blog la excelente labor de editorial Acantilado al dar a conocer a escritores de lo que algunos llaman la periferia literaria europea actual: Polonia, Hungría, Eslovenia, Turquía, etcétera. Las grandes editoras transnacionales casi no se ocupan de autores de estos países, así que la labor de Acantilado es sumamente encomiable en este punto.

Precisamente acabo de empezar la lectura de El enamorado de la Osa Mayor (2006), opera magna y casi única* de Sergiusz Piasecki (1901-1964), un ex soldado de la guerra de Polonia contra Rusia que en su vida civil fue contrabandista, asaltante de caminos y espía para el servicio secreto soviético. Felizmente, sus contradicciones morales quedan a un lado en la novela para dar paso a una sensibilidad compleja; por un lado pulsada por el amor a la belleza –el protagonista de esta novela de contenido autobiográfico se la pasa admirando a una constelación estelar-, pero por otro esa misma sensibilidad es llevada a rastras por las circunstancias y el envilecimiento de su entorno.

Aunque no es pura acción el libro, estamos definiticamente frente a una trepidante novela de contrabandistas escrita por alguien que conoce al dedillo ese inquietante trabajo, y que por lo mismo es capaz de erigirse sobre él y cantar, en breves pero hermosas rachas, la ansiada libertad expresada en un cielo, en una noche estrellada:

Miré aquellos astros. ¡Qué hermosos eran! ¡Qué maravilloso su resplandor! Cambiaban de color, se teñían de matices más delicados. Una idea me llenaba de curiosidad: ¿por qué aquellas estrellas se habían juntado de aquel modo? Era porque se querían? ¿Qué sentía un ser amado? Aquellas estrellas no se separaban nunca, vivían juntas siempre, vagaban, amigas inseparables, por el espacio; y parecía que para entenderse parpadeaban unas hacia otras con sus brillantes miradas. Mirándolas mejor, me pareció que formaban un cisne.


El enamorado de la Osa Mayor fue escrito por Piasecki en la cárcel de La Santa Cruz, a donde fue a dar por contrabando y robo el 30 de noviembre de 1935, y de donde no se sabe cómo escapó en los años cincuenta, para morir en algún lugar de Inglaterra. Las hediondas descripciones que hace del presidio donde fue confinado abonan en la idea de que se trata de una novela con alto contenido autobiográfico, aunque no es descabellado pensar que haya embellecido muchos pasajes de su vida, que su mirada los haya transfigurado para que parezcan mejor, más interesantes y menos dolorosos de lo que en realidad fueron.

Nunca tendremos la certeza de cómo fue en verdad su vida (y tal vez sea mejor así).

*En Wikipedia se habla de un segundo libro, aunque nunca lo he visto y sus demás biografìas lo eliden. Hay más detalles sobre su vida allí.

(Piasecki. Portada)
---------------------------------------------
Límbicas

*De mi correo. "Estimado Víctor: Te saluda Juan Pablo Mejía, miembro del comité Organizador del Concurso de Poesía Prima Fermata Literaria. Te escribo para pedirte por favor nos ayudes a difundir esta información en tu blog. De ante mano muchas gracias por la atención prestada. Un abrazo.

RECITALES POÉTICOS

(viernes 14 de marzo Y jueves 10 de abril)

"LO QUE LA PRIMA NO OLVIDA".

Recitales poéticos a cargo de los jóvenes seleccionados del concurso nacional Prima Fermata Literaria. Con la presentación de Víctor Ruíz (Lustra Editores) y Harold Alva (Editorial Zignos). Lugar: Librería Commentarios, Jr. Ica 144 Centra Histórico y Centro Cultural Antares, Miraflores."

2 comentarios:

  1. el recital va a partir de las 7:00 hoy viernes 14 de marzo.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.