7.3.08


Microrrelato e imaginación creadora

Algún día haré un post sobre la diferencia -a mi juicio, esencial- entre imaginación creadora y mera fantasía. Por ahora les puedo decir que las paradojas kafkianas y borgianas, las realidades inventadas de Faulkner y Vargas Llosa, las fantasmagorías de Rulfo o los mundos torturados de Schwob, los intrincados sonetos de Adán y las felices metáforas de Eluard, son producto de la imaginación creadora. En cambio, ¿qué podríamos decir de la imaginería fatua de Bretón y de algunos otros surrealistas, de las farragosas alambicaciones de cierto neobarroco actual, de las especulaciones retorcidas de buena parte de la novela histórica más vendida? Algunos cuentos del inacabable Julio Cortázar explotan la potencia de la imaginación creadora, mientras que otros pocos se complacen en la mera fantasía. Este, un microrrelato noir de gran destreza, pertenece definitivamente al primer grupo.


Las líneas de la mano

De una carta tirada sobre la mesa sale una línea que corre por la plancha de pino y baja por una pata. Basta mirar bien para descubrir que la línea continúa por el piso de parqué, remonta el muro, entra en una lámina que reproduce un cuadro de Boucher, dibuja la espalda de una mujer reclinada en un diván, y por fin escapa de la habitación por el techo y desciende en la cadena del pararrayos hasta la calle. Ahí es difícil seguirla a causa del tránsito, pero con atención se la verá subir por la rueda del autobús estacionado en la esquina y que lleva al puerto. Allí baja por la media de nailon cristal de la pasajera más rubia, entra en el territorio hostil de las aduanas, rampa y repta y zigzaguea hasta el muelle mayor, y allí (pero es difícil verla, solo las ratas le siguen para trepar a bordo) sube al barco de turbinas sonoras, corre por las planchas de la cubierta de primera clase, salva con dificultad la escotilla mayor, y en una cabina, donde un hombre triste bebe cognac y escucha la sirena de partida, remonta por la costura del pantalón, por el chaleco de punto, se desliza hasta el codo, y con un último esfuerzo se guarece en la palma de la mano derecha, que en ese instante empieza a cerrarse sobre la culata de una pistola.

(Julio Cortázar)
-------------------------------------------
Límbicas
*Tiembla, blogstardo. Utero de Marita, uno de los blogs más populares del Perú, ¿se convierte en canal de TV? Averígüelo aquí.
*Entrevista a Carlos Eduardo Zavaleta. Ver la buena entrevista de Pedro Escribano en La República.
*Lustra Editores en coedición con el Centro Cultural de España anuncia la presentación de Hotel de las nostalgias, de Óscar Hahn y Nudo Borromeo y otros poemas perdidos y encontrados, de Rodolfo Hinostroza. En la presentación se llevará a cabo la lectura de las bases de la convocatoria al premio POETA JOVEN DEL PERÚ, que esta asociación entre Lustra Editores-Centro Cultural de España promueve en pos de destacar la importante producción joven del país. La presentación estará cargo de los críticos Ricardo González-Vigil y Paul Guillen. Asimismo, de Ricardo Ramón Jarne (Director del Centro Cultural de España) y Víctor Ruiz Velazco (Director de Lustra Editores). Día: Miércoles 12 de marzo de 2008, hora: 7:00 p. m. Lugar: Centro Cultural de España (Natalio Sánchez, 181, Santa Beatriz). Habrá vino de honor.

4 comentarios:

  1. Anónimo8.3.08

    En la biblioteca del local central del ICPNA (Av. Emancipación) está la obra completa de Poe. En un tomo sobre ensayos misceláneos, encontrarás la opinión de Poe sobre las diferencias entre "fantasía" e "imaginación"; competencia que la "imaginación" gana con ventaja.

    ResponderEliminar
  2. Eduardo8.3.08

    Pareciera que "la mera fantasía" no es un rubro que te agrade o apasione mucho...

    ResponderEliminar
  3. sí, pero, ojo, no es algo que tenga que ver con el género "Fantasía" o "Fantasía heroica", del cual soy rendido admirador. Hay una distinción radical que han hecho algunos pensadores como Zolla, Corbin o Bachelard entre fantasía e imaginación. Por ahí va la cosa.

    ResponderEliminar
  4. Eduardo14.3.08

    Claro, sin entrar tanto en detalle con lo expuesto por Zolla, Corbin o Bachellard, me refería a que a mí como lector, a la hora de hacer las distinciones entre "imaginación creadora" y "mera fantasía"; no parecías muy entusiasmado con la veta de la fantasía "pura" o "total".

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.