23.4.08


La novela del olvido

Post atrás hacía una humilde clasificación de los escritores en aquellos de la memoria y aquellos de la invención. Por supuesto, en el interregno hay una multitud de autores en los cuales memoria e invención se mezclan en diferentes medidas. Pero lo que no había previsto es la novela del olvido, cuyo mayor y tal vez único representante es Blanche ou l’oubli (1968), de Louis Aragon.

Aragon fue uno de los más entusiastas miembros del grupo surrealista francés. Empezó cultivando la poesía –de solo mediana factura-, pero luego devino en novelista más bien apreciable. Blanche o el olvido es su novela más radical, una novela de novelas donde el papel de la memoria es relativizado para centrarse en las diversas aristas de un fenómeno espiritual tan elusivo como el olvido. La cita:
Quisiera describir el olvido fuera del lenguaje como un lugar en que anochece, cuando no hay más día y todavía no se ha hecho por completo de noche, y cuando los destellos, verdes y rojos, llenan el aire de gatos que se despiertan en la sombra. En el más grande desorden. (…) El olvido como un guante tirado, tu sigues adelante sin verlo. El olvido como un labio azulado. Un frío súbito en la conciencia del ser. Un extravío del ojo interno. Una parálisis del pensamiento, ¿qué se yo? Quisiera describir el olvido no importa como, pero el olvido.

La novela no ha olvidado, por cierto, una trama, aunque esta es sencilla y de cierta manera… olvidable. (De hecho ahora mismo solo recuerdo fogonazos de la historia; lo principal son las reflexiones que el olvido genera en el narrador, y cómo el olvido va ganando terreno –como un cáncer silencioso y blanco- en la realidad, hasta configurarla de una forma extraña y, lo peor, al margen de nuestra voluntad.


Finalmente, Blanche o el olvido es también una novela sobre novelas y libros, una metaficción en el sentido pleno de la palabra. Allí se examinan, por ejemplo, Las palabras y las cosas, de Focucault; La educación sentimental, de Flaubert, o el Hyperion, de Hölderlin. Lo más interesante sin duda son las páginas en que el narrador discurre sobre el género de la novela como una ciencia de la anomalía, una búsqueda conciente de la irregularidad, de lo que escapa a la regla:

Hablaba de novela. Y puedo considerar el manuscrito que acabo de releer –el narrador ha releído lo escrito hasta ese momento, página 475- como anormal, donde detecto una serie de inverosimilitudes que, en un sistema de novela cerrada, el autor buscaría de hecho, a toda costa, eliminar para hacerla creíble. Lo que tendría más de prestidigitación que de ciencia. (Traducciones mías)

Siguiendo a Popper, Aragon pretende que lo que es válido para la ciencia (a saber, que las mejores hipótesis son las más improbables) lo es también para la novela; mejor dicho, que ello se cumple mejor en el mundo de la novela. Blanche o el olvido es la mejor prueba de ello. Llena de ideas, elusiva, finalmente humana (pero no demasiado), es un hito silencioso, contradictorio, y olvidado, dentro de la historia de la novela. No lo olviden.

(Aragon. Portada)
---------------------------------
Límbicas

*Vano oficio fuera. Me entero por El Comercio que el programa de Iván Thays en el canal 7, "Vano Oficio", acaba de ser removido, al parecer para siempre, de la programación del canal estatal. La noticia cayó como un baldazo de agua fría al conductor y novelista. Poniendo a un lado las diferencias con Thays, no saben, no puedo expresar adecuadamente mi desolada consternación y rabia incontenible por lo sucedido. La nota es del imprescindible Luces.
*Con eso se hace justicia a los ofendidos. La ventana indiscreta ayer presentó un video de Melissa Patiño que al menos no dice toda la verdad sobre ella. Hago justicia a quienes luchan por su liberación publicando la carta de respuesta del poeta Giancarlo Huapaya:
Lo que no se vio del vídeo de Melissa Patiño en la Ventana Indiscreta
La Ventana Indiscreta ayer construyó una historia falsa acerca de Melissa Patiño. ¿Qué hubiese pasado si se transmitía ese infame reportaje del dócil César Hildebrant junior sin su narración y la musiquita de suspenso? Pues nada. Todo fue una obra perversa para asustar – nuevamente- a la gente que se está solidarizando con Melissa.
Analicemos la totalidad del engaño; la presentación comienza con esta afirmación: “Tenemos el vídeo del viaje de ida de la poeta Melissa Patiño, ese vídeo prueba que los viajeros eran integrantes de la Coordinadora Bolivariana”. Primer error; ese vídeo -sin el audio de las conversaciones- no prueba nada. Melissa no pertenece a la Coordinadora Bolivariana porque ella no fue invitada a ese evento. Fue en reemplazo del conductor del programa de radio Círculo del Sur. Como lo ha señalado en varias entrevistas y en su declaración, como consta en el Expediente. Pero, ante esto no sólo tenemos la declaración de Melissa, también la del conductor del programa de radio; Luis Enrique Amaya, la de Javier Arévalo, director de proyecto Lector Recreo (Melissa trabajaba en ese proyecto) que además es amigo de Cecilia Valenzuela (ella lo ha entrevistado varias veces en su programa). Y también la mía, que soy la pareja – no ese que sale en el reportaje del remedo de su padre- de Melissa, que también estuvo ese día en el Terminal de Flores cerca de 2 horas agarrado casi en todo momento de la mano de Melissa y que antes que ella subiera al bus le dio un apasionado beso de despedida, que todo el mundo vio y que de seguro debe estar en ese vídeo. La persona que sale en el vídeo despidiéndose de Melissa y que el reportero ni el Servicio de Inteligencia logran identificar, pero que sin ningún fundamento señalan con la “pareja sentimental de Melissa” se llama Alberto Vega, que es un amigo de Villa María que siempre va a las actividades culturales que realiza el grupo artístico Círculo del Sur y que tiene una revista de política y cultura. Él había ido a despedir a todos los viajeros. Como verán se ha mostrado antojadizamente lo que les era conveniente. La Ventana Indiscreta les ha mentido descaradamente a sus televidentes. La pregunta que sale de todo esto es ¿quién editó ese vídeo? ¿la policía nacional? ¿el fiscal? Quiero creer que ellos fueron los que estafaron al juvenil reportero y a su mediocre jefa. Porque si la policía de inteligencia les entregó a Cecilia Valenzuela y César Hildebrant Chávez el vídeo completo donde sale cuando Melissa y yo llegamos al Terminal (gracias a una llamada telefónica que hicimos desde un teléfono público pudimos identificar a las personas que iban al Congreso de la Coordinadora) y recién conocimos a las personas que iban a viajar con ella -. Y ellos mutilaron el vídeo por órdenes expresas del Servicio de Inteligencia la cosa se agrava, Inteligencia puede estarle comprando espacios –nuevamente- al canal dos. Que no sería tan jalado de los cabellos, teniendo en cuenta que Ivcher quiere vender el canal 2 para que el gobierno no lo hostigue más por su deuda a la Sunat y por los millones que se llevó en el régimen de Toledo.
Valenzuela es el instrumento del gobierno para desprestigiar a Melissa Patiño ante la opinión pública y dejar bien a Alva Castro. ¿Por qué cuando ni siquiera la fiscalía ha tomado como prueba este (lo dice el Auto de Apertura) vídeo? ¿La Ventana Indiscreta lo saca manipulándolo en su totalidad? ¿Otra represalia del Ministro Alva Castro y su Octavio Salazar? Melissa y yo nos dimos cuenta de la persona que estaba grabando ese día en el Terminal de Flores. Nos pareció raro, pero como no nos escondíamos de nadie. Seguimos en lo nuestro. Leíamos una revista Caretas.
Melissa en ningún momento ha negado que viajó con Roque Gonzáles, Damaris Velazco y las demás señoras a Quito. Eso lo dice claramente en su declaración ante la Fiscalía. Es mentira de que no habla de su viaje de ida. Al parecer Hildebrancito sólo locutó los dictados del Servicio de Inteligencia. Ya se cansaron de perseguir a los poetas porque se dieron cuenta que no tiene nada que ver en acciones subversivas y ahora difaman con incongruencias a una muchacha que no cometió ningún delito. Gracias a Melissa nos damos cuenta que seguimos en las asquerosas y siniestras garras del autoritarismo, la represión, la corrupción de medios, los psicosociales, etc.
En síntesis; lo que hizo la Ventana Indiscreta fue narrar escatológica y falazmente –fiel a su estilo- el viaje de ida de Melissa. Era muy lógico que anduviese con las personas con las que viajaba -y recién conocía-(Roque Gonzáles, Damaris Velazco, Arminda Valladares, Guadalupe Hilario, etc.) Las imágenes que transmitieron son pocas y de corta duración, se repetían constantemente (el viaje a Quito duró más de los cuatro minutos que se difundieron). Y fueron convenientemente arregladas para transmitir los pocos minutos que Melissa aparece junto a Roque Gonzáles. A quién no conocía y menos sabía que era ex emerretista –nadie anda por ahí diciéndote alegremente fui del MRTA o Sendero Luminoso y menos si recién te conoce-.
Este vídeo ni siquiera constituye una prueba para la Fiscalía, como lo sabrán todos los que han leído el Auto de Apertura (al parece el señor Hildebrant junior sólo lee los mandatos de Inteligencia). No es un vídeo que revele algo que no sabemos. Melisa y yo conocimos a Roque y los demás viajeros en el Terminal de Flores cuando ella partió de Lima hacía el Congreso, eso es de dominio público. Entonces no perdamos más tiempo en algo que ni los acusadores han tomado en consideración para la acusación y que el sensacionalismo de Cecilia Valenzuela ha convertido en otra broma de mal gusto.
Giancarlo Huapaya Cárdenas

3 comentarios:

  1. Muchos intelectuales amigos se preguntan por qué una “huelga de hambre”, en vez de preguntarse qué hacer si el proceso legal no saca a Melissa de la cárcel, se preguntan qué hacer si una “huelga de hambre” no funciona; asimismo se preguntan si hay condiciones político sociales para una “huelga de hambre” y no se preguntan si hay condiciones político sociales para un proceso justo, he ahí el problema principal. Otros dicen que hay que esperar a agotar todas las posibilidades –vuelvo a preguntar- ¿cuáles son todas las posibilidades? Han pasado más de 50 días y por lo visto seguirán pasando muchos días y semanas –quizás meses- y nadie dice nada. La Policía Nacional vía su caballito de batalla -Cecilia Valenzuela- ha contestado con una patraña que deja mal parado a todo el mundo, incluso a todas las personas honestas que se están solidarizando con este caso vergonzoso. La convocatoria a una “huelga de hambre” no es algo inusitado, ni imprevisto, se planteó dentro de las formas correctas que entendemos dentro de los cauces democráticos. Desde un inicio conversé con Giancarlo Huapaya -cuando solo éramos un puñado de personas frente a la Dirincri gritándole a los esbirros que nada entienden de poesía ni de inocentes- sobre esa posibilidad en caso de que todo se estancara y no hubiera respuestas. Es obvio que no buscamos ser héroes, ni sacrificar a nadie. Quizás somos ilusos o inocentes al pensar que es posible luchar contra la maquinaria de un estado que ha demostrado muchas cualidades fascistas, sostenido en un soporte endeble como es nuestra democracia. De repente como dijo Hitler “solo la democracia destruirá a la democracia”, no las Farcs, ni otro grupo armado, y ya estamos viendo como se derrumba la sociedad del derecho romano y se instaura una regencia de ineptos y de policías con complejos de Sherlock Holmes que persiguen a sus artistas y a sus escritores por no dejarse poner el grillete.
    Entiendo que para muchos quizás 50 días no sean nada, vuelvo a preguntar: Cuántos son los días que hay que esperar para ejecutar otras acciones. Entiendo que hay 2 personas con cáncer, otra con problemas serios de presión alta que necesita urgente de atención médica. Melissa está con un cuadro de depresión agravado por su situación dentro de lo que ellos consideran “alta peligrosidad” (el domingo Giancarlo tuvo que conformarse viéndola detrás de una reja y siendo amenazado que era la última vez que accedía ya que no tiene ninguno de los apellidos para reclamarse como familiar en línea directa) entiendo que estos procesos son largos, tan largos como el de mi amigo Juan José Herrera, quien estuvo 5 años sindicado como terrorista por una foto que lo comprometía a un grupo armado, después de todo este tiempo infame lo liberaron entre gallos y medianoche, sin ningún tipo de reparación civil, ni disculpas, nadie sabe de él y no figura en la CVR.
    Como dije arriba han pasado más de 50 días y con el video de ayer en “La Ventana Indiscreta” la policía dio su opinión a través de su testaferra quien nos enrostró a Sybila Arredondo como amenazándonos de lo “mal” que estamos haciendo al defender a Melissa.
    La convocatoria a la “Huelga de Hambre” como bien apunta no tiene fecha ni lugar, y como le dije a Rosina, estamos esperando que las cosas se solucionen en los márgenes naturales, lastimosamente hay que estar preparados para lo peor, y ponernos en el supuesto de que todo el proceso legal falle.
    No es mi intención generar un debate, ya estamos cansados de ello, quizás esta sea una acción solitaria de unos cuantos amigos que han comprendido que se tiene que actuar de forma humana, dando lo mejor de nosotros mismos. Si lo prefieren pueden verlo “románticamente” como la solidaridad de los poetas con otra poeta. Entendemos la preocupación de los curtidos intelectuales para quienes la “huelga de hambre” ha caído en descrédito, acaso los desacreditados no son: el mismo sistema judicial, no es el mismo presidente, cuya nube del genocidio le sigue lloviendo en la cabeza, no son los mismos congresistas que se roban el dinero del pueblo, no es el mismo sistema económico que trata a sus obreros y campesinos como esclavos. No somos todos nosotros que queremos ver “democracia” donde hay una infame dictadura, un remedo de derechos y leguleyadas que no nos incluyen y –por el contrario- nos convierte en enemigos, en peligrosos "terroristas" cuya libertad pende de un hilo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo24.4.08

    "con eso se hace justicia a los ofendidos", ahahahaha, qué buena!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo24.4.08

    1. Ustedes no han leido el auto apertorio de instrucción. Yo si. Y ahi no hay nada que sirva para acusar de colaboración con el terrorismo en agravio del Perú, Ecuador y Colombia.

    2. Melissa, hasta donde puede probarse, no es militante de ningún partido. Si lo fuera, hay que aclarar que ser miembro del Partido Comunista no es delito. Personalmente puedo considerarlo anácronico, estúpido, o hasta peligroso. Pero no es delito. El Movimiento Nueva Izquiera participa en elecciones y tiene inscripción en el JNE. Mientras esto no sea delito, no puede denunciarse a nadie por ser militante de este u otros partidos similares.

    3. La detención en “prevención de que luego te conviertas en delicuente” no existe en ninguna sociedad democrática. Es tan inmoral como la guerra preventiva.

    4. La Policía tiene la obligación de prevenir el delito. Esta responsabilidad incluye los seguimientos y producción de inteligencia (información) sobre actividades presuntamente delictivas. Entre estas no pueden incluirse las actividades políticas salvo que vivamos en una dictadura a la cubana o en el facismo mas espantoso. Delito y opción política no es lo mismo. Si lo fuera muchos de nuestros políticos tendrían que someterse a vigilancia policial y eso es inconstitucional. Sin embargo, si esas actividades políticas incluyen la planificación de atentados contra la propiedad privada o pública, por cierto que debe seguirse a sus propiciadores y detenerlos antes de que cometan cualquier fechoría. Esos planes no existen en el caso de Melissa y los demás detenidos.

    5. La democracia tiene mecanismos legales para defenderse. No se requiere de autoritarismo, ni de chivos expiatorios mediáticos para lograr el objetivo de dar tranquilidad a la población. Todos tememos que el terrorismo regrese porque ya lo vivimos pero también deberíamos haber aprendido las lecciones que dejó. No hay peor remedio para vencer la violencia que la violencia de un inocente preso.

    Saludos,

    Rosa María Palacios

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.