17.4.08


Pizarnik sobre Michaux + Paz

A pesar de la sostenida devoción que muchos de mis coetáneos han profesado por la poesía de Alejandra Pizarnik (1936-1972), a mí nunca terminó de convencerme su trabajo. Con frecuencia me pareció que sus mejores versos palidecían frente a los grandes poemas de una Olga Orozco, y que sus imágenes más logradas debían no poco a cierto Surrealismo, a Lautréamont y al inigualable Henri Michaux (1899-1984).

Como para confirmar esto último leo en su Prosa completa (Lumen, 2002) lo siguiente sobre el autor de Connaissance par les gouffres:

Sus poemas no son solo testimonios de la mejor poesía de nuestro siglo sino también ejercicios de liberación y modos de conocimiento. Y lo extraordinario es que, al ser tentativas individuales del hombre Michaux para exorcizar sus propios sufrimientos y sus propias obsesiones, ayudan y consuelan más al lector que tantos otros colmados de sentimientos bondadosos de fraternidad humana.



Esto lo dice Pizarnik comentando la edición definitiva de Pasajes, un libro de ensayos que no es lo mejor de la producción del poeta, ensayista, pintor, viajero y músico francés. (Me intriga pensar lo que podría haber dicho la poeta de Frente a los cerrojos o del libro citado arriba, Conocimiento por los abismos, que fue escrito bajo la influencia de psicotrópicos). Continúa Pizarnik:

Michaux replantea todas las cosas con mirada de recién llegado. Y es hermoso comprobar que su vastísima cultura no ha ensombrecido esa mirada de primer día de la Creación.

Algo de lo que bien resalta la poeta en su (nuestro) admirado Michaux se ve en el poema –trasladado al castellano por Octavio Paz en el excelente volumen de traducciones titulado Versiones y diversiones (Galaxia Gutemberg-Círculo de Lectores, 2001)- que les dejo por ahora:


Laberinto

Laberinto la vida, laberinto la muerte,
Laberinto sin fin, dice el maestro de Ho.

Todo enclava, nada libera,
El suicida renace a otro sufrir.

La prisión se abre sobre otra prisión,
El pasillo conduce a otro pasillo.

Aquel que cree desenrollar el rollo
No desenrolla nada.

Nada desemboca en ninguna parte. Los siglos
También viven bajo tierra, dice el maestro de Ho.




(Autorretrato de Michaux. Alejandra Pizarnik. Dibujo del poeta realizado bajo los efectos de la Mescalina.)
-----------------------------------
Límbicas

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.