27.4.08


Tu mala canallada. Ampuero

Eloy Jáuregui

Tomado de La República de hoy sábado 26 de abril

Conozco a Fernando Ampuero de cuando era mochilero e iba y venía de las Galápagos y hasta Budapest pasando por la selva de Bolivia. Ya era un gatuelo alto y pelucón como hippie psicotrópico. En aquel tiempo había que inventarlo todo porque al mundo se le había gastado las palabras y de tanto estar componiendo la cosa nos hicimos amigos. Ampuero es periodista filudo y escritor afilado. Escribe poesía, cuento y novela como organiza la investigación tras narcos o corruptos desde su cargo como jefe de la Unidad de Investigación de ‘‘El Comercio’’. Trabaja Ampuero pero como es de los "regios", ni se despeina.
Contra la sentencia de que ‘Abril es el mes más cruel’, su última novela "Hasta que me orinen los perros" (Grupo Planeta 2008) no pudo nacer con más exactitud en la víspera del día de nuestro idioma. Entonces lo fui a saludar esa noche a "Pescados capitales". Ahí, el maestro Ricardo González-Vigil y el entrañable "Balo" Sánchez León, con elegancia afable, bautizaron la creatura. Ampuero cierra su trilogía limeña callejera con esta entrega como reverendo pase de pecho y el lance es antológico.
Mi aserto: "Lima, ciudad sin novela" se diluye como hielo en mi corazón y está bien. Cada vez los escritores trajinan a Lima para el horno de su literatura. A partir de su cuento "Taxi driver sin Robert de Niro", Ampuero ha diseñado un constructo de envergadura donde la Lima nocturna actúa de protagonista. En todo caso, es recorrida por los ojos de un taxista bajo el signo de Tico. Pero no es Miraflores de MVLL o Barranco de Martín Adán. Es Lima de Los Olivos o de la abominable Av. La Marina. Ciudad conourbana desplegada en las sábanas de su libro. Mirada de ‘fercho’ sin saxo nuyorquino sino acompañada por el Grupo 5. Venta de borrachos con las técnicas de la mercadotecnia. Reingeniería y sinergia de la poesía del asfalto.
Iba a escribir sobre Angie Jibaja y el MRTA pero me encebollo. Mejor saludo el libro de Ampuero. El maridaje periodismo-literatura tiene su merecido orgasmo. Igual, los peruanos leemos más y Mirko Lauer abre cancha en España con sus dos novelas. Nunca, señores, nuestras letras gozaron de mejor salud. Y eso que vivimos en el país de la coca y la patada.


Vaya esta nota del popular “Guaracha” como adelanto de la reseña sobre Hasta que me orinen los perros que publicaré en LDL la otra semana –el libro ya me lo hizo llegar, amablemente como siempre, el autor.

(Jáuregui)

1 comentario:

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.