2.9.08


Recuperando a Bloy

A Bloy, no a Bioy. La primera vez que leí la Antología de la literatura fantástica de Borges/Bioy/Ocampo –seguramente porque los dos prólogos que incluye no se refieren a Leon Bloy (1846–1917), y porque mi apreciación de la doctrina católica era muy distinta a la actual–, no me detuve en los relatos que ahí se incluyen de este alucinante pensador y narrador francés.

Su vida fue atormentada, durísima y absolutamente pasional, pero con una pasión por la salvación del género humano, y por sus miserias. Un solo detalle ilustrará lo que digo (pero hay varios): en 1877 conoció a la prostituta Anne Marie Roulet, a quien durante casi una década sometió a un proceso de conversión tan enconado y rígido que la mujer terminó perdiendo la razón entre supuestos éxtasis místicos y revelaciones apocalípticas.

Buena parte de lo que Bloy experimentó en su vida, lo utilizó para elaborar sus novelas, y puebla además sus estremecedores diarios, publicados en castellano por El Acantilado. Ahora quiero referirme al mejor cuento de él, y, si me lo permiten, uno de los mejores cuentos de la célebre antología de los argentinos: “Los cautivos de Longjumeau”.

Es la historia de los Fourmi, una pareja joven y apasionada por los viajes -signo inequívoco de “influencia demoníaca” para el narrador– que un día llega al pueblo de Longjumeau, una antiquísima villa al sur de París que en la época de los Merovingios (pero esto no se dice en el cuento) había sido una enorme necrópolis, para nunca más poder salir de allí.


El narrador atribuye este incomprensible hecho a las acciones de “un cordón de tropas invisibles” destacadas en torno a la casa de los Fourmi, frente al cual “era inútil toda energía”. Por cierto, la pareja intenta durante años salir del lugar, ya sea a visitar a familiares o de viaje, pero imponderables de todo tipo se presentan para que la salida del pueblo no se consume.

Al comienzo del relato, de estructura circular, se nos avisa de la muerte de la pareja por mano propia, en circunstancias inexplicadas. En el final nos enteramos que, tras el último, frustrado, intento de viaje, los Fourmi habrían decidido eliminarse, “temblando”. Lo que hace el narrador en el ínterin es reconstruir la historia de su amigo suicida, “por inducción”, a partir de una carta que conserva de él.

El cuento forma parte de Histoires désobligeantes (1894) y su actualidad –dejando a un lado su incómoda “vocación didáctico–religiosa”, rasgo que comparte con otros ilustres narradores como Hawthorne y Chesterton– estriba en la intensidad y originalidad de la idea, pero sobre todo en la interpolación, precisa, de dos instancias diegéticas: la carta, casi íntegra, de Fourmi, y una vieja anécdota del santo católico Johannes Tauler (1290–1361).

"Los cautivos de Longjaumeau" tiene, para mí, un único y pequeño punto de distorsión: cuando el narrador, innecesariamente, explica cómo armó su historia. Y un punto clave: no cuando revela que la casa de los Fourmi estaba llena de globos terráqueos, planisferios, mapas y guías de viaje de todo tipo, sino cuando dice que

sus baúles estaban siempre listos. Siempre estuvieron a punto de partir, de realizar un viaje interminable a los países más lejanos, más peligrosos o más inexplorados.

Tal vez a Bloy le hubiera agradado esta idea: todos somos los Fourmi. Vivimos cautivos de la existencia, con las maletas de la vida listas, hasta que, inevitablemente, hacemos el gran viaje final.

(Leon Bloy, por Georges ROUAULT. Portada de la primera edición del libro.)

9 comentarios:

  1. Anónimo3.9.08

    te regalo este poema para que aprendas a escribir.......

    Cuando estás conmigo
    la magia
    nebulosas giran a lo lejos
    como bellas luciérnagas
    despidiendo
    aquella melodía misteriosa del origen
    del universo.

    tú no te das cuenta de ello
    mas la naturaleza se estremece toda
    cuando mi cuerpo esta con tu cuerpo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3.9.08

    ¿con quién se estremece tu cuerpo?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3.9.08

    en el blog de Ybarra leo un poema que aparece en tu nuevo libro pero no sale el título. Espero que lo postees pronto con el título

    Fidel K

    http://rodolfoybarra.blogspot.com/2008/09/comentario-de-arturo-delgado-galimberti.html

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3.9.08

    ese que firma como yo evidentemente no soy yo. Cuidado con los comentarios falsos, Victor.


    Fidel K.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3.9.08

    Casi nunca estoy de acuerdo con Gustavo Faverón pero ahora, que ha mostrado una pedida de autógrafo humillante a MVLL, creo que tiene toda la razón: es pura retórica la de estos desgreñados. Saluditos.

    Juan J.

    ResponderEliminar
  6. el datero merfi3.9.08

    Inquisiciones. Conversando con los editores
    Abelardo Oquendo.

    Hay quienes ven, entre el crecimiento de la economía peruana y la pobreza, la misma relación que existe entre el crecimiento de las empresas editoras nacionales y el mercado del libro en el Perú. Lo cierto es que el número de esas empresas ha venido aumentando entre nosotros. La mayor parte de ellas son pequeñas y frágiles y han nacido con mucho más idealismo que experiencia o conocimiento del manejo comercial, pero subsisten y no son solo un fenómeno que se da en la capital sino que también asoma en el interior.

    Estruendomudo, Casatomada, Ornitorrinco Editores, [sic] libros, Ediciones Altazor, Editorial Recreo, Lustra Editores, Hormiga, Mundo Ajeno son solo algunos de los nuevos nombres que han empezado a sonar en nuestro pequeño mundo editorial y a luchar por un mercado en el que la parte del león se la llevan las filiales abiertas en Lima por sellos transnacionales, hecho que es también un signo de los tiempos recientes.

    ¿Cómo así han aparecido las jóvenes empresas nacionales? ¿Impulsadas por qué? ¿Tienen líneas de producción definidas, proyectos estudiados, capital? ¿Cuáles son sus puntos principales de comercialización y sus estrategias de venta, su capacidad de producción y sus tirajes promedio? ¿Cómo ven el porvenir? ¿De qué manera se miran entre sí? ¿Es positivo el balance que hacen de su experiencia?

    Estas y otras preguntas vienen siendo formuladas a los nuevos, y también a los no tan nuevos, editores peruanos por Virginia Vílchez, directora del portal librosperuanos.com y persona de amplio y prolongado conocimiento de la vida de los libros en el país y de larga experiencia en su promoción y comercio. En el boletín informativo que semanalmente aparece en su portal, Virginia Vílchez viene publicando una serie de entrevistas a editores peruanos, las cuales, en su conjunto, permitirán una apreciación general fidedigna de lo que está ocurriendo con la actividad editora entre nosotros.

    Cuando apareció, Vílchez dijo: "La idea es que este portal sea una vitrina para los escritores de todo el país, porque en provincias también hay una producción que no se conoce". Esa idea rectora orienta su serie de entrevistas. Contrariamente a lo que rige en la mayoría de los medios, no son el éxito ni la noticia los que determinan la elección de sus entrevistados, sino el propósito de ofrecer un panorama cabal.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo3.9.08

    qué lástima, un post tan interesante y la gente se pone a hablar de otras cosas. Bloy tiene una novela, El desesperado, que te la recomiendo, Victor. Bien tu blog.

    Rosa

    ResponderEliminar
  8. Buen post Victor. Ese anonimo no soy yo. Era solo eso. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo4.9.08

    SALUDOS PARA ZELADA CAZADOR DE DRAGONES Y BENEFACTOR DE DINOSAURIOS.

    BESOS DESDE MARBELLA

    RAFA

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.