14.10.08


Sobre J. R. Ribeyro

En un correo personal que no tendré el mal gusto de publicar sin autorización, el notable poeta José Kozer me avisa de aspectos de su situación creativa y personal, y me cuenta que está leyendo actualmente los diarios de Julio Ramón Ribeyro. Le respondo contándole que otro amigo, Enrique Vila-Matas, se ha referido con términos también elogiosos a la obra del autor de La tentación del fracaso.

Esto me lleva a pensar en el curioso devenir que ha tenido la obra de JRR. Hace unos meses un escritor joven peruano puso en cuestión la maestría cuentística del autor, con argumentos más que cojos, paralíticos. Y no pasan dos meses sin que lea aquí y allá los mismos calificativos para su obra: “burgués”, “pesimista”, "artificioso" y otros.

Y sin embargo la obra de este escritor crece poco a poco, pero de forma inexorable, en el extranjero, y lo mejor: con lectores de gran valía como los citados, o como Santiago Gamboa y Juan Villoro.

“Limpidez y sentido de la escritura” es lo que destaca el poeta cubano de los diarios. No se pueden encontrar palabras más adecuadas y sencillas para la obra de Ribeyro. Es como un amigo que te cuenta historias (o te revela sus ideas) en un bar, pero no está ebrio –más bien está relúcido- y tiene la placidez y la corrección de un clásico. ¿Cómo no seguir escuchándolo a pesar de su consabido pesimismo schopenhaueriano?


(La tentación del fracaso.)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.