28.11.08


Marsé Es

Recuerdo que era apenas un púber cuando me enamoré de Teresa, la bella joven izquierdosa de clase alta a quien el Pijoaparte –suerte de Casanova de barrio bajo– le roba el corazón (y el deseo) en Últimas tardes con Teresa (Seix Barral, 1966), la inolvidable novela de Juan Marsé, quien acaba de ganar el Premio Cervantes hoy. La nota es de El País.

El novelista Juan Marsé (Barcelona, 1933) ha obtenido el Premio Cervantes 2008, la distinción más importante de las letras españolas, dotada con 125.000 euros. El autor de Últimas tardes con Teresa y Rabos de lagartija se ha impuesto así a otros autores que también sonaban como favoritos, como los novelistas Ana María Matute y Javier Marías, el dramaturgo Francisco Nieva y el poeta José María Caballero Bonald, además del uruguayo Mario Benedetti.
Marsé ha obtenido así el reconocimiento a una de las obras más sólidas de las letras españolas, que incluye títulos célebre como Últimas tardes con Teresa (1965), con el personaje memorable del Pijoaparte, un avisapado escalador social, y Rabos de lagartija (2001), que le valió el Premio Nacional de Narrativa y el Premio Nacional de la Crítica.

El Cervantes de este año es el primero que se ha otorgado tras los cambios introducidos por el Ministerio de Cultura en la composición del jurado, para dar más presencia al mundo de las letras y de la cultura en general y menos a las instituciones dependientes del Gobierno.
Dado que el poeta argentino Juan Gelman ganó en 2007 este premio, el más importante de cuantos se conceden en los países hispanohablantes, las quinielas apostaban este año por un escritor español, y así ha sido. Se ha cumplido esa ley no escrita que reparte el Cervantes alternativamente entre Hispanoamérica y España.

Pero esa tradición se ha roto más de una vez desde que el Cervantes fue instituido en 1975 por el Ministerio de Cultura para rendir anualmente testimonio de admiración a un escritor que, con el conjunto de su obra, haya contribuido a enriquecer el legado literario hispánico.

Cronista de la Barcelona de posguerra

Juan Marsé nació en Barcelona el 8 de enero de 1933 con el nombre de Juan Faneca Roca. Su madre murió en el parto y fue adoptado por el matrimonio Marsé. Crece en la Barcelona de posguerra, alejado de la escuela y casi siempre en la calle de esa Ciudad Condal en la que luego ambientaría su mundo literario.

A los 13 años empieza a trabajar como aprendiz de joyero y pronto empieza a colaborar en revistas de cine y literatura. A los 25 publica su primera novela, Encerrados con un solo juguete, que queda finalista en el premio Biblioteca Breve de Seix Barral.
A los 27 se traslada a París, tras escuchar el consejo de los poetas Jaime Gil de Biedma y Carlos Barral. Allí trabaja como mozo de laboratorio en el Departamento de Bioquímica Molecular del Instituto Pasteur. Mientras tanto, traduce guiones y da clases de español. Poco después regresa a España y tras publicar su segunda novela, Esta cara de la luna (que luego repudiaría), llega Últimas tardes con Teresa (1966), que la vale el Premio Biblioteca Breve y le ofrece cierto desahogo económico.

Más tarde escribe La oscura historia de la prima Montse (1970), Si te dicen que caí (1973), que fue censurada por el franquismo y tuvo que ser publicada en México. Otro gran empujón lo recibió con La muchacha de las bragas de oro (1978), que obtuvo el Premio Planeta.
La consagración definitiva llegó en los noventa, con novelas como El embrujo de Shangai (1994), que logró el Premio Nacional de la Crítica, y Rabos de lagartija (2000), que hizo doblete con el Nacional de la Crítica y el Nacional de Narrativa.

(Juan Marse.)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.