23.12.08


Mantra o el sentido

Sobre el inasible poeta cubano Lorenzo García Vega, el más joven miembro del legendario grupo Orígenes, ya he escrito acá algo –y he conversado sobre su obra, vía mail, con otro cubano maravilloso: José Kozer–. Esta vez me las vi con uno de sus poemas recientes más "duros": "Mantras de Stockhausen" (2004), ubicado al final de su antología No mueras sin laberinto (Bajo la luna, 2005).

El poema parece ubicarse de manera incómoda (para el lector) en un estado reminiscencia de la infancia, pavonado por una sintaxis crujiente y preguntas y adverbios que quedan como flotando…

Poco me ayudó escuchar Mantra (1970), de Karlheinz Stockhausen, el genial compositor alemán fallecido hace casi exactamente un año. Su técnica matemática de proyectar y multiplicar una melodía base por dos o tres secuencias iguales sobre la base de una fórmula matemática, me entregó un tema complejo pero esquematizable (y con este adjetivo tal vez me arriesgo demasiado).

En cambio el poema de LGV está siempre desestructurándose, irisando sentidos pero sobre todo repudiándolos hasta hacernos creer que es cierto lo que no para de decir Mario Montalbetti sobre el sentido –siempre autoritario y muñónico– y su relación con la poesía.

El poeta (el cubano) se refiere a los mantra en tres ocasiones:

Pues con estos mantras, por la puerta, entra el techo.

Una nada tan sólida, como un barril de kilitos; esto venían a ser los mantras.

El mantra es la campana que repica en el silencio donde no hay campanas.

Algo sé del tema. Mantra en sánscrito significa "pensar", pero no en el sentido elaborado sino como manifestación básica (medular). Para los indios el sonido es energía liberada, y dado que no somos más que energía, pues es comprensible pensar que una fórmula verbal, a manera de oración que se repite incesantemente, tenga algún efecto sobre los seres y las cosas.

Ahora sí. "Mantras de Stockhausen" es un largo y laborioso mantra, para recapturar la infancia, para recobrar realidades idas (el cine, el piano, las tumbas de la familia). Pero tal vez el malhadado "sentido" se haya impuesto demasiado: de todas maneras quedo insatisfecho con la lectura -y tal vez sea ese el sino de la poesía posmoderna: nunca satisface porque se desentiende del sentido.

(Portada.)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.