11.1.09

Morir en Gaza

Por Mario Vargas Llosa (tomado de El País del domingo 11 de enero 2009)

Nuestro más laureado escritor deja firme su posición frente al terrorífico accionar de Israel contra objetivos de Hamás y población palestina indefensa. Después de esto, ¿quién que esté en sus cabales y no tenga intereses oscuros de por medio podrá seguir justificando la barbarie con torvas sutilezas?


Hay alguna posibilidad de que la invasión militar de Israel a Gaza "destroce la infraestructura terrorista" de Hamás -objetivo oficial de la operación- y ponga fin al lanzamiento de cohetes artesanales de los integristas palestinos que controlan la Franja sobre las ciudades israelíes de la frontera? Yo creo que ninguna y que, más bien, esta operación militar en la que, hasta el momento de escribir estas líneas, han muerto ya más de 600 palestinos, entre ellos gran número de niños y civiles inocentes, y causado millares de heridos, tendrá el efecto de una poda en la comunidad palestina de la que Hamás saldrá reforzada y muy disminuido el sector moderado, es decir, la Autoridad Nacional Palestina liderada por Mahmud Abbas.

Amos Oz y David Grossman ahora, tímidamente, sólo se animan a reclamar la paz
Para que la razón esgrimida como justificación del ataque por Ehud Olmert y sus ministros tuviera visos de realidad, Israel debería volver a ocupar Gaza con un enorme despliegue militar permanente o perpetrar un genocidio que ni siquiera los más fanatizados de sus halcones se atreverían a asumir, ni, esperemos, el resto del mundo toleraría, aunque la opinión pública internacional ha mostrado ya más de una vez una supina indiferencia en lo que respecta a la suerte de los palestinos. La verdad de los hechos es que, por más feroz que haya sido el castigo infligido por el Ejército de Israel a Gaza, y precisamente debido al sentimiento de impotencia y odio por lo ocurrido del millón y medio de palestinos que viven hambreados y medio asfixiados en esa ratonera, lo probable es que, una vez que el Tsahal se retire de la Franja y se restablezca "la paz", las acciones terroristas se renueven con nuevos bríos y un deseo de venganza atizado por los sufrimientos de estos días.

Los defensores de los bombardeos y la invasión responden a sus críticos con esta pregunta: "¿Hasta cuándo puede resistir un país que sus ciudades sean víctimas de cohetes terroristas lanzados desde sus fronteras a lo largo de días y meses por una organización como Hamás que no reconoce la existencia de Israel ni oculta su propósito de acabar con él?". La pregunta es muy pertinente, desde luego, y nadie que no sea un fanático o un terrorista puede justificar el acoso criminal constante de Hamás contra las poblaciones civiles de Israel. Ahora bien, si se trata de buscar las causas del conflicto es, a mi juicio, deshonesto quedarse sólo allí, en los cohetes artesanales de Hamás, y no retroceder un poco más en el tiempo para entender -lo que no quiere decir justificar, claro está- lo que sucede en ese explosivo rincón del mundo.

La victoria electoral que llevó a Hamás al poder en la Franja no fue un acto de adhesión masivo de los palestinos de Gaza al fanatismo integrista ni a las acciones terroristas sino un rechazo perfectamente legítimo de los ciudadanos a la ineficiencia y, sobre todo, a la descarada corrupción de los dirigentes de la Autoridad Nacional Palestina. Y, también, un típico acto autodestructivo al que los seres humanos, individuos o colectividades, son propensos cuando llegan a situaciones límite, de indefensión y desesperación totales.

Desde luego que la retirada de Israel de Gaza y el abandono de los 21 asentamientos de colonos que allí había, en el verano de 2005, despertó grandes esperanzas de que este gesto impulsara el proceso de paz que debería conducir a la creación de un Estado Palestino que coexistiera con Israel y le garantizase su seguridad en el futuro. No sólo no ocurrió así. Hamás se alzó con el poder y sus disputas con Al Fatah -con tiroteos y asesinatos de por medio-, por una parte, y, por otra, la política de Israel de incomunicar a Gaza y mantenerla en una suerte de cuarentena implacable, impidiéndole exportar e importar, cerrándole el uso del aire y del mar, permitiendo que sus pobladores salieran de ese gueto sólo a cuentagotas y después de trámites abrumadores y humillantes, contribuyeron al gran "fracaso económico" que hoy día los halcones de Israel exhiben como prueba de la incompetencia de los palestinos para gobernarse a sí mismos.

Me pregunto si algún país en el mundo hubiera podido progresar y modernizarse en las condiciones atroces de existencia de la gente de Gaza. Nadie me lo ha contado, no soy víctima de ningún prejuicio contra Israel, un país que siempre defendí, y sobre todo cuando era víctima de una campaña internacional orquestada por Moscú que apoyaba toda la izquierda latinoamericana. Yo lo he visto con mis propios ojos. Y me he sentido asqueado y sublevado por la miseria atroz, indescriptible, en que languidecen, sin trabajo, sin futuro, sin espacio vital, en las cuevas estrechas e inmundas de los campos de refugiados o en esas ciudades atestadas y cubiertas por las basuras, donde se pasean las ratas a la vista y paciencia de los transeúntes, esas familias palestinas condenadas sólo a vegetar, a esperar que la muerte venga a poner fin a esa existencia sin esperanza, de absoluta inhumanidad, que es la suya. Son esos pobres infelices, niños y viejos y jóvenes, privados ya de todo lo que hace humana la vida, condenados a una agonía tan injusta y tan larval como la de los judíos en los guetos de la Europa nazi, los que ahora están siendo masacrados por los cazas y los tanques de Israel, sin que ello sirva para acercar un milímetro la ansiada paz. Por el contrario, los cadáveres y ríos de sangre de estos días sólo servirán para alejarla y levantar nuevos obstáculos y sembrar más resentimiento y rabia en el camino de la negociación.

Todo esto lo saben, mucho mejor que yo o que cualquier observador, los dirigentes de Israel, que pueden haber perdido los sentimientos y la moral, pero no la inteligencia. La clase dirigente israelí es de muy alto nivel, bastante más culta y preparada que la del promedio occidental. Y, si es así, ¿para qué desatar una operación militar que no va a acabar con el terrorismo de los fanáticos de Hamás y que, en cambio, va a servir para desprestigiar a un Estado que con acciones punitivas como ésta ha perdido ya esa superioridad moral que tuvo sobre sus enemigos en el pasado, por ejemplo cuando Yitzhak Rabin firmó los Acuerdos de Oslo de 1993?

Creo que la respuesta es la siguiente: desde el fracaso de las negociaciones de Camp David y de Taba del año 2000-2001, en las que el Gobierno israelí presidido por Ehud Barak estuvo dispuesto a hacer unas importantes concesiones que Arafat cometió la insensatez de rechazar, la sociedad israelí, profundamente decepcionada, ha vivido un proceso de derechización radical y, en su gran mayoría, llegado a la conclusión de que no hay acuerdo razonable posible con los palestinos. Y que, por lo tanto, sólo una política de fuerza, de represión y castigo sistemáticos, los doblegará, haciéndoles aceptar, al final, una paz impuesta según las condiciones de Israel. Esto explica la popularidad que tuvo Ariel Sharon y el crecimiento del apoyo al movimiento de los colonos que siguen instalando asentamientos por doquier en Cisjordania y a la construcción del Muro que aísla, cuartea y reduce como una piel de zapa a la Cisjordania palestina. Y esto explica, también, que, desde que empezaron a llover las bombas sobre Gaza, haya subido como flecha la popularidad de los laboristas de Ehud Barak, el actual ministro de Defensa, y de la líder de Kadima, la canciller Tzipi Livni, quienes, gracias a la operación militar contra Gaza, han recortado la ventaja que les llevaba, cara a las próximas elecciones, el conservador Benjamín Netanyahu. No hay que olvidar que, según las encuestas, más de dos tercios de los israelíes aprueban la acción militar contra Gaza.

"Nuestros corazones se han endurecido y nuestros ojos se han nublado", dice el periodista israelí Gideon Levy, en un artículo aparecido en el diario Haaretz el 4 de enero de 2009, comentando la incursión del Tsahal en Gaza. Como todo lo que escribe, su texto transpira decencia, lucidez y coraje. Es un lamento por esa progresiva desaparición de la moral en la vida política de su país, aquel fenómeno que, según Albert Camus, precede siempre los cataclismos históricos, y una crítica a esos intelectuales progresistas como Amos Oz y David Grossman que, antes, solían protestar con energía contra hechos como el bombardeo de Gaza y ahora, tímidamente, reflejando la involución generalizada de la vida política israelí, sólo se animan a reclamar la paz. Gracias por demostrarnos que todavía quedan justos en Israel, amigo Gideon Levy.

© Mario Vargas Llosa, 2008.

9 comentarios:

  1. Anónimo11.1.09

    qué bestia, hasta Vargas Llosa, derechista recalcitrante, ha condenado la masacre en Gaza y Juan Pérez no tiene asco de justificarla en su blog.

    Rodo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11.1.09

    Ay Iván, Iván, Iván.

    "elogios de gente que no me conoce"... como el tal calabuig, que se dedica a hacerle fellatios a todos los sudakas que publican por editoriales grandes, por ejemplo. A ti te lo hizo ya por deferencia profesional, nada más.

    Chochera, que tengas un buen agente no te convierte en escritor. Si luego del Viaje Inferior, de la Disciplina de la Necedad y de tu último bodrio sigues aun creyendo que después de muerto alguien te va a leer, déjame sacarte el trapo negro de los ojos:

    tu tiempo ya fue, tu tiempo ya paso.

    Era rico, sin duda, ser el escritor-promesa-de-la-Católica durante los 90 ¿verdad? Ah, todas esas chibolas que te seguían por el tontódromo aspirando el champú Wella de tus largos cabellos. Claro, habías publicado escena de caza, que tu bien sabes que no es gran cosa, pero te mantenía en el candelero luego de tu primer libro, lo más decente que has escrito hasta hoy... porque no tenía argumento, tu gran estigma.

    Luego, cuando tenías que ponerte a contar cosas, las manos se te agarrotaban, los dedos se te paralizaban, de tus sienes surgía el sudor frío. ¿¿¿Que puede contar un sujeto que no ha vivido nada, que todo lo aprendió de lecturas mal digeridas de Nabokov y otros autores con los que hay que poseer un mínimo de sensibilidad para comprender un poco??? De Nabokov aprendiste vagamente la sutileza y el trabajo con el lenguaje. Pero eso no basta, Iván, eso no basta. Por eso Kaas, Bice, Damita y todos tus personajes femeninos son básicamente lo mismo, la misma mujer de cartón que aparte de ser una mierda (en la superficie o en fondo), dice de cuando en cuando un puñado de "profundas" frases de utilería para demostrar lo punzante y maquinadora que es, bla bla bla. En tu narrativa desfila una tropa de féminas clonadas cuya única particularidad es son todas muy guapas y blancas y tal, pero que si las miras bien y las escuchas, solo descubres la cartonpiedra pintada y los soportes de madera... para que no se caigan al suelo, como los palitroques que son. Todo en tu narrativa, Iván es una grosera escenografía. Y lo sabes, siempre lo has sabido.

    Verdad que no te quedaba otra opción. Si no has vivido nada y quieres escribir, esta frito. Y tu no has vivido, (Además, por eso tus relaciones humanas son para llorar ¿o no, chicas?) Cuando te diste cuenta en Escena de caza que por ese camino no la ibas a hacer, urdiste tu ciudad imaginaria en el Viaje Interior ¿Busardo o Absurdo? con tan buenos resultados que Alfaguara te la rechazó y tuviste que mandarla a Peisa. Y no hablemos de los cientos de cientos de ejemplares de La disciplina... que se llenan de polvo, musarañas y hongos en algún depósito de Pando. Así es el público, Iván. te envidia tu libertad, tu talento, tu pinta de tramoyista del grupo Locomía. Todos te envidiamos. No puedo dormir cuando pienso en las innúmeras ventas de tu antología Pasajeros perdurables. Cuantos ejemplares vendiste en Lima Metropolitana? 150? creo que si decimos 200 estoy cometiendo un acto de generosidad que desde luego no mereces. Y eso que en un acto de desesperación Seix Barral, en un hecho inédito en su historia, puso un pasaje a R. Dominicana en sorteo, entre la gente que comprara tu antología. Si no, hablaríamos de 70 u 80 ejemplares vendidos, antirecord de la editorial que fundó Carlos Barral. Si Barral hubiera visto tus ventas, te hubiera vetado para siempre. Menos mal que el autor de Cuando las horas veloces está muerto, menos mal para ti.

    Uf, no sabes como me estoy muriendo de la envidia por tu talento, tu agente, tu calabuig y tu pelo largo. Ah, y por tu libertad de escribir lo que quieras, por supuesto, y que tus lectores, hasta hoy, aprecian tanto. ¿Sino, como explicar que el día en que llegó Un lugar llamado Oreja de Perro, cientos de groupies tuyos se amontonaron en las puertas de el virrey, crisol y época para ser los primeros en leerte???

    jajaja...

    Besos,

    K.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11.1.09

    VLL da en el clavo. Que dira de esto Faveron?
    Claro, tambien hay que tener en cuenta que VLL se mueve siempre a favor del viento y la marea: son tan obvios los crimenes de guerra de Israel que no queda minima decencia posible que pronunciarse en contra. VLL sigue buscando el nobel, borra con la mano izquierda (con razon aca contra la masacre cometida por Israel) lo que suscribia con la mano derecha (en su informe sobre la invacion de USA contra Irak, para "sembrar la libertad")
    En todo caso, la opinion de VLL muestra que hasta los mas recalcitrantes derechistas y defensores de Israel se estan haciendo a un lado: hay mucha sangre humana de por medio.

    ResponderEliminar
  4. Al comentarista que firma como "K": no dudo que tienes derecho a expresar tu palta personal con Thays y señalar verdades a medias como que hay que vivir para escribir (Borges no escribió nada entonces, no?), pero por favor hazlo en el sitio correspondiente. Que Thays cree que la gente que lo critica es porque envidian sus supuestos "talento" y/o "pinta" es una verdad muy difundida entre quienes más o menos lo conocen, pero creo que tiene poco que ver con Un lugar llamado oreja de perro y su valor.

    La gran pregunta, en todo caso, es cuánto siente, hace suyo, y cuánto le preocupó concretamente el asunto de la violencia política a Thays durante todos estos años. Creo que muy poco; nunca vi un artículo o post suyo serio sobre el tema. Y ahora aparece con esta novela... Por ahí corren las balas.

    Si "K" no tiene más que decir, lo invito a que centre más sus comentarios antes de mandarlos acá.

    ResponderEliminar
  5. Acabo de ver un corto pero sustancioso debate de la DW alemana sobre Gaza. Periodistas independientes alemanes y españoles coinciden en señalar que el desbalance entre la provocación de los terroristas de Hamás y la respuesta brutal del ejército israelí es inaceptable, monstruosa. Dicen además, que a los gobiernos dictatoriales islámicos, en especial a Egipto, les conviene que Israel destruya a Hamás -aunque destruyan con ello el futuro de los niños palestinos- porque ven a ese grupo como una amenaza política, y dicen más: a Israel, por sus propias razones, y a los gobiernos dictatoriales islámicas por las suyas, les conviene perpetuar el conflicto palestino israelí porque con ello tienen excelentes excusas para no permitir la democracia en sus respectivas naciones.

    Finalmente es lo mismo de todas guerras: poco heroísmo, mucha muerte, y siniestros intereses político detrás de acciones militares supuestamente altruistas como "liberar al mundo del terrorismo de Hamás" o "luchar por conseguir un estado palestino". En el fondo lo que hay es intereses electoreros de los candidatos a la presidencia en Israel, que con la muerte de los palestinos de Gaza se gana los votos de la derechizada población israelí, y perpetuación de un conflicto completamente desfavorable para su propio pueblo, como lo evidenció Arafat cuando rechazó increíblemente los ofrecimientos de Israel en su momento.

    Siempre la gente sufriendo, al principio, al medio y al final de todo conflicto.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo12.1.09

    pongámoslo como para que lo entiendan todos: lo que pasa en Gaza con la masacre de Israel es lo mismo que si el ejército peruano masacrara a todo el pueblo ayacuchano solo porque SL surgió de allí y porque se supone que ese pueblo está de acuerdo con los terroristas.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo12.1.09

    Faverón se pregunta qué puede hacer Israel frente a un "rival" que niega la existencia del estado judío. ¿Un Rival? Hamás es un grupúsculo de cinco o diez mil personas mal armadas y cobardemente camufladas entre la población civil palestina. ¿Cómo puede ser "rival" de uno de los ejércitos más poderosos del mundo?

    Lo que no quiere hacer Faverón, sabe Dios por qué razones íntimas, es reconocer, como MVLL lo sugiere, que esta invasión y genocidio tiene que ver con cálculos electoreros de candidatos israelíes.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo12.1.09

    COMUNICADO DE LA PRENSA MUNDIAL CONTRA ISRAEL

    Nosotros, medios de comunicación de todo el mundo, nos unimos a la organización internacional de defensa de la libertad de prensa Reporteros sin Fronteras para pedir a las autoridades israelíes que vuelvan a dejar que nuestros reporteros entren en la Franja de Gaza.
    Ante la amplitud de las operaciones militares, así como de las repercusiones que generan en todo el mundo, el hecho de que las autoridades israelíes cierren la Franja de Gaza a la prensa nos parece indefendible y peligroso.
    Resulta incomprensible que Israel impida que la prensa dé cuenta, de forma independiente, de unos acontecimientos que nos afectan a todos.
    Para conseguir ese objetivo no existe más que una solución: que lo antes posible, y adoptando las medidas de seguridad que se imponen, entren en la Franja de Gaza los profesionales de la información que han sido enviados al lugar.
    Medios de comunicación internacionales, que desea firmar esta convocatoria, pueden ponerse en contacto con nosotros en el: gaza@rsf.org

    Firman:

    Alemania:
    ARD
    Der Spiegel
    Die lokale Onlinezeitung zum Mitmachen
    Die Tageszeitung
    Frankfurter Rundschau
    GEO
    Nachrichtenmagazin Focus
    Stern
    Süddeutsche Zeitung
    ZDF

    Argelia:
    El Khabar
    El Watan

    Bélgica:
    De Morgen
    De Standaard
    La Libre Belgique
    Le Soir
    RTBF TV et radio

    Emiratos Árabes Unidos:
    Al Arabyia

    España:
    ABC
    Cadena SER
    COM Ràdio
    CNN+
    Cuatro
    Cuba Matinal
    El Mundo
    El País
    El Periódico de Catalunya
    Independant docs TV
    La Aventura Humana
    La Sexta
    Periodistas-ES.org

    Estados Unidos:
    ABC News
    CBS News
    CNN
    New York Times
    NPR

    Las Filipinas:
    Center for Media Freedom and Responsibility

    Francia:
    LCI (rédaction)
    Le Figaro
    Le Nouvel Observateur
    L’Humanité
    Mediapart.fr
    RTL
    Rue 89.com

    Grecia:
    Elefterotipia
    Kathimerini
    Le Petit journal
    Vima
    Ethnos
    Nea

    Guatemala:
    Guatemala Times

    Italia:
    Radio 24
    Radio Radicale
    La Repubblica
    Secolo XIX
    L’Unita

    Marruecos:
    Atlantic Radio

    Perú:
    Asociación de Periodistas de Lima Norte
    El Comercio

    Uzbekistán:
    Ferghana.ru
    Uzmetronom.com

    Qatar:
    Al Jazeera

    Rumania:
    Adevarul Newspaper
    Cotidianul Daily
    Jurnalul National
    Realitatea TV

    Reino Unido:
    BBC Arabic
    Sky News
    The Guardian

    Suiza:
    Le Quotidien Jurassien
    Le Temps

    ResponderEliminar
  9. Anónimo15.1.09

    Juan Pérez, eres un asno.

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.