21.1.09


Poema
Queridos lectores: me alejo por unos días de LDL; debo dedicar el poco tiempo libre que tengo a editar un pequeño libro (no mío) del que tendrán noticias luego. Mientras tanto los dejo con un poema en prosa* que, tal vez y solo tal vez, integrará mi próximo poemario, aún sin título. Recuerden que puede que haya tres o cuatro cosas "justas" en este mundo, pero que una de ellas sea la guerra, es imposible. Ya lo dijo Gandhi: "no hay camino hacia la paz; la paz es el camino". Shanti.

&

paisaje pindaresco. alotropías banales para ojos recién desaparecidos. dedos que apenas huellan las piedras y se pierden en la bruma. abandono brutal de la cosa en la superficie fría. ¿paisaje pindaresco? efervescencia óntica, tibieza de una ausencia reluciente, lustrosas apariciones de moradas, de muelles, de playas, de bayas, de rayas, de vallas quebradas, blancas, flotando sobre aguas flojas con un horizonte solo y olor a nada u oquedad. cómo preguntarse nada, y ni algo. un paisaje no efímero sino escenario de una pregunta sin yo y sin respuestas: ¿qué es ser alguien?, o aplicado a este no contexto: ¿qué fue ser? millones, miles de ellos afanados en la erección de series de cubículos, en la elongación ansiosa de proyecciones térreas mar adentro, de tubulaciones internas por donde otros miles, millones viajen duplicando sus rostros colapsados en el brillo mate de una ventanilla (y ahora no hay ventanas, no hay reflejo, no rostros, no viajes, solo el frío brillo de los rieles y las luces artificiales que persisten con el tierno encono del desahuciado). anthropos = sombra de un sueño. ecuación pindaresca, escisión pintoresca, elisión pedantesca, dantesca de lo insombre este poema donde nada sucede y ni la nada sucede: sueño de una sombra sin historia, pues no hay quien recuerde y el aura desvanece en lo yerto.

¿qué fue ser, dije? shopping sobre pasillos relucientes, joggin por cinturones de asfalto con calzas de esponja ventiladas, construcción de todo lo construible, construction will be my epitaph, el rey carmesí extrajo, devastó, humilló, desplazó, sobreprodujo, especuló, arremetió, mercadeó, medró, desmedró, irremedió, irredentó-se, todo para escapar de la confussion will be my epitaph; ser fue construir para no temer, producir para no confundirse, pero esa confusión era al menos un centro, y la construcción devino en abandono… ¿cómo poner entonces acá una pregunta? íntima contradicción, palabra que busca palabra en la no realidad, sentimientos entrópicos bullendo en mi vacío (microcosmos / macrocosmos). Mejor miremos el terrific(o) landscape: intangibilidad de las cosas sobre las cosas, intactibilidad de lo hecho, pero un alfabeto de huellas y aureas (ouros pindaresco) retirándose hacia lo oscuro como el agua de mar se va dejando piedras, conchas, objetos en bajamar...
mirarlo todo, en ausencia, pero no ver el tokonoma y hallar tu propio ojo, yerto, mirándose a sí mismo en ti y ya nunca más será el ojo con el que miras a dios.
*En realidad un diálogo con algunas líneas de Pindaro (Odas) y una fabulosa sentencia de M. Eckhart.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.