14.1.09


¿Quiénes son los conspiradores?

Por Chachi Sanseviero (tomado de La República del 14-1-9)

Desde el triunfo del Apra la presencia del almirante Giampietri en la vicepresidencia fue motivo de inquietud para analistas suspicaces. García arrastra la lacra de la hiperinflación y la peor guerra contra Sendero Luminoso, con apagones, desabastecimiento y agua fétida. Pero lo que huele más feo es el enigma tras esa dupla que antes compartió responsabilidad en la matanza de los penales y que luego del 2006 quedó íntimamente ligada a la mafia fujimorista.

A pocos meses de iniciado el gobierno aprista las tanquetas rodearon Palacio al mejor estilo fujimontesinista con pretexto de conjurar un inminente atentado al presidente. Desde entonces, la teoría conspirativa fue creciendo hasta lavar conciencias en los medios, ahogar a una oposición casi en extinción y acusar de terroristas a obreros, campesinos y mineros.

Hoy el Estado no existe y las instituciones que deberían estar al servicio de la ciudadanía en realidad sirven a intereses privados. Marinos espían a corporaciones para vender información o policías apoyan a compañías de seguridad para cuidar bancos o proteger empresas mineras y petroleras acallando la protesta de campesinos con asesinatos o torturas como las que denunció La República en Majaz.

Ministros leales a sus patrones apuran leyes contra intereses públicos aprovechando la indolencia cómplice del Congreso, como el caso de Mercedes Aráoz y los beneficiarios de su TLC para afuera, o el ecólogo Brack y su conversión pro minera con pasivos ambientales y venta de bosques amazónicos. O el patético Flores Aráoz que ignora por dónde entran los insumos para la droga pero afirma que los campesinos asesinados en Vizcatán eran terroristas y no "niños pastores de Fátima", aunque luego acompaña una acción cívica en la zona donde se entregó 10 mil juguetes ¿para hijos de terroristas?

En esta baraúnda de conspiradores, García mira al vacío mientras sus allegados se espían mutuamente blindados por la presunción de inocencia y por la certeza de que todo quedará en familia.

(Chachi Sanseviero.)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.