28.2.09


Biografía sobre Martín–Santos

Una de las mejores novelas españolas de la segunda mitad del siglo veinte es Tiempo de silencio, de Luis Martín–Santos, publicada en los años sesenta por primera vez y republida en diversas ediciones. Quienes quiere enterarse un poco más sobre ella pueden leer un texto que escribí en LDL hace un tiempo.

Pues bien, en El País de hoy se da una notable primicia: la salida de una biografía del autor, Vidas y muertes de Luis Martín–Santos (Tusquets), a cargo del profesor José Lázaro. La nota dice:

Mezcla de biografía, reportaje, historia oral y ensayo, la obra aborda por separado las distintas facetas de Luis Martín-Santos: la persona, el psiquiatra, el socialista, el escritor y el hombre de familia. El biógrafo subraya la brillantez como rasgo principal del autor de Tiempo de silencio, una turbulenta historia amorosa con un médico como protagonista y ambientada en Madrid en 1949. "Martín-Santos pasó por la vida como un relámpago", apostilla Lázaro. Personaje inclasificable, moderno y adelantado a su época en la España gris y mediocre del franquismo, Martín-Santos destacó en todas las actividades a las que se dedicó. Fue premio extraordinario de licenciatura y se convirtió en 1946 en el médico más joven de España; y fue autor de una novela de referencia, culta y popular a un tiempo, con 38. Por ello, son muchos los que opinan que aquel hijo de médico militar no sólo hubiera descollado en la literatura, sino también en la política. "Quizá habría llegado a ser un líder del PSOE", aventura José Lázaro. (seguir leyendo)

(Luis Martín–Santos, notable narrador tempranamente desaparecido.)




2 comentarios:

  1. Anónimo28.2.09

    señor Coral, por favor, no comprender qué dice con prenarrativo, soy un humilde portero de Trilce desde hace décadas, explíqueme con palabras yanas, pleaze.
    Saludos, y hace rato que quiero contactarme con usted para saber cómo está y contarle a mis jefes.

    Envíeme por favor un Cellular.

    Disculpe que le quite su valioso tiempo.

    m. p.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo28.2.09

    Anónimo dijo...
    COSSIO DESLINDA ROTUNDAMENTE CON EL FACHO

    jesus cossio dijo...
    Saludos.

    Quiero hacer notar, igualmente, que a pesar de la difusion en este espacio de lo que dibujo, hay divergencias de opinión mayúsculas entre el autor de este blog y yo (no siendo la menor de ellas su manera de enfocar el problema palestino-israelí).

    En cuanto a ser un anarquista trabajando para una corporación, que yo sepa no hay un fondo de desempleo para anarquistas y asociales, ¿verdad? Desde luego, me gustaría vivir sin hacer concesiones, pero ¿cómo? He trabajado para todo tipo de gente y cada uno de esos empleos me ha parecido cuestionable por algo. Y es que el "trabajo" dentro del Capital me parece cuestionable en sí mismo. Lo que puedo hacer ahora es tener un trabajo que me quite el menor tiempo posible, con la menor explotación económica posible y que no sea directamente dañino a las personas (mineria o publicidad, por ejemplo).

    Raúl: No creo, de ninguna manera, que la anarquía sea una "filosofía débil". De hecho, es la crítica más radical que se ha hecho a los males del capitalismo industrial (no hablo aquí de los cuatro clichés punks, desde luego; y espero que cuando hablas de anarquia no te refieras a ellos tampoco). Si crees que la libertad plena de los individuos es imposible y necesitamos ser organizados por unos pocos (democracia), sometidos a funciones económicas (liberalismo) o simplemente CONTROLADOS (fascismo), entonces ciertamente la anarquía te parecerá poco menos que un ensueño.

    A mí muchas cosas me parecen bien: crear desde la rabia, reirse de los payasos (pos)modernos, enamorarse sin coacciones, un montón de música hermosa y también, el ocio creativo (que creo que debe hacerse extensivo a TODOS: dime si eso no es proponer algo). Además, en dos librillos en los que he participado (Cuadernos y barrotes con Luis Rossell, Rupay - Historias de la Violencia 80-84 con Rossell y Villar) creo que se proponen cosas: el cuestionamiento de los roles autoritarios educativos en uno y un ejercicio de memoria política sobre los crímenes de Sendero y las FFAA en el otro.

    Pero dificil que yo redacte un Plan Quinquenal en un cómic, pues. No es lo mío, voy más por decirle entre lineas a quien lea mis comics que DUDEN y EXPLOREN.

    2/27/2009

    viernes, febrero 27, 2009

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.