18.2.09


El otro ganador

El actor peruano Christian Esquival –me entero por El útero de Marita- también ha triunfado en la Berlinale, por ser el coprotagonista del filme euskerra Ander (triunfador también en Berlín). La nota de Diariovasco dice:

En la rueda de prensa de Ander, la película vasca con director gallego hablada en un bilingüismo tan rico como lógico e inteligente, alguien, una de esas criaturas que se quieren políticamente correctas a cualquier precio, le preguntó al actor peruano Christian Esquivel si no se había sentido molesto cuando en el filme, el personaje de Peio, un gran cabrón en general, se dirige a él llamándole indio. Esquivel, nada nuevo en el oficio sino joven veterano que ha sido el soldado boliviano Mario Terán en el magno Che de Soderbergh, respondió que cuando así le llamaban, mucho orgullo sentía. Porque ser indio implica ser descendiente de los incas imperiales. Acabó su defensa de la palabra añadiendo que ya le gustaría a más de uno poder ser indígena, poder ser inca.
Horas después de esa reivindicación del Perú incaico se estrenaba entre estallidos de risas, algún llanto y muchos aplausos, La teta asustada, la película de una dama peruana, Claudia Llosa, que a la postre ganaría no sólo el premio de la FIPRESCI, el tribunal internacional de críticos, sino el Oso de Oro. Se lo entregó a Claudia una mujer bien impresionante: la presidenta del jurado y actriz soberana Tilda Swinton. Y lo hizo en presencia del productor español de la película, un viejo y atrevido amigo del Festival donostiarra, José María Morales. Ayer, todos los periódicos de Berlín abrían sus ediciones con una foto soberbia que titulaban «Mujeres al poder en la Berlinale». Se veía a Claudia y a sus actrices, se veía a Tilda y se veía a la ganadora del Oso a la Mejor Interpretación Femenina: Birgit Minichmyr.

No se equivocaba la prensa berlinesa. Al fin y al cabo, La teta asustada va de mujeres. De una mujer con miedo. Que mamó leche con miedo del pecho violado de su madre. Habla de un país con un pasado curtido en el miedo. Es una película política. Es una película fantástica. Y un cuento tan cruel como lo son el de Caperucita o Blancanieves. Es una película sobre la patata. No vamos a descubrir por qué, ya lo verán cuando se estrene, pero hace años que lo cantaba La Trinca: el hombre viene de la patata. Y ya lo dijo Claudia en su rueda de prensa: «En mi país la palabra papa lo significa todo: raíz, tierra, tumor, sexo, vida, alimento y muerte». Y ya incluso lo afirmaron en la muy singular cadena de TV Arte: «Claudia se atreve a mezclar lo orgánico con la política, Cronenberg con Costa Gravas». Orgullo inca en Berlín, poder femenino, reivindicación de la papa, grito contra el odio y el veneno vertido en la leche de tantas madres y lección de idiomas: en quechua semilla y momia se dicen de la misma manera. Por eso se escucha en La teta asustada: «Para vivir bien hay que saber morir bien».

Todo eso pasaba en un Berlín maravilloso que sigue siendo tal como rezan muchos de los pasquines repartidas en Alexa (Alexanderplatz) o en la zona de Pariser Strasse: «Arm aber sexy», Pobre pero sexy. Un Berlín donde el jurado infantil y juvenil se muestra más sexy, más valiente, más peleón que cualquier otro tribunal. Premiaron en sus secciones películas bien eróticas, películas sobre suicidios juveniles, películas donde los adultos son una gran molestia. Películas como My suicide o Je le jure, cŽest pas moi! Un Berlín que el sábado celebraba enloquecido el triunfo del Bertha BSC sobre el Bayern de Munich. Un Berlín que es tan alemán como turco. Por eso, en Kreuzberg y en el café Libertá de Rosa Luxemburgo Platz se brindaba por el gran cine llegado del Bósforo: My only Sunshine, Mommo. Berlín: orgullo inca, orgullo turco, orgullo de jóvenes. Orgullo de Ander: pobre pero sexy.

(Esquivel con Claudia Llosa a las puertas del palacio de la Berlinale.)

4 comentarios:

  1. Anónimo18.2.09

    GUARDA CORAL, DICEN QUE TU PATA RODOLFO RONRONEA COMO GATO MIMOSO ALREDEDOR DE VARGAS LLOSA JAJAJAJAJA. SERÁ CON ÉL QUE PLANIFICARÁS EL ASALTO AL CIELO? JEJEJE LEE:

    La versión vernacular de los tres chiflados es muy graciosa.Ese gesto sombrío y adusto que asumen cuando tienen el micrófono en mano y se llenan la boca con invectivas,juegos de palabras y alusiones baratas me hace pensar que en vez de la literatura deberían tentar suerte en el teatro.

    Y no es burla, un buen actor se mide por la cantidad de diversos registros que es capaz de interpretar. Verlo a Ybarra despotricar como Catón redivivo contra el establishment,presenciar su risita sardónica cuando es preguntado por algun miembro de la "argolla" y verlo ronronear como un gatito mimoso alrededor de Mario Vargas Llosa para sacarle un autógrafo nos termina de convencer que estamos frente a un actor de polendas.

    Gustavo,por favor,ahora que dicen que ya tienes el e-mail de Claudia Llosa envíale un trailer de las "sentidas" performances de Ybarra.Si a Rin Tin Tin lo llegaron a postular a un Oscar creo que los peruanos podemos tener fundadas esperanzas en que una formidable interpretación del "asaltante del cielo" lo lleva directo al Oscar 2010.

    Saludos

    Jorge
    http://schatz67.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. el único cielo que me gustaría asaltar es el de Meister Eckhart, pero no entenderías si te lo explico.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo18.2.09

    Es una película política. Es una película fantástica. Y un cuento tan cruel como lo son el de Caperucita o Blancanieves. Es una película sobre la patata. No vamos a descubrir por qué, ya lo verán cuando se estrene, pero hace años que lo cantaba La Trinca: el hombre viene de la patata. Y ya lo dijo Claudia en su rueda de prensa: «En mi país la palabra papa lo significa todo: raíz, tierra, tumor, sexo, vida, alimento y muerte». Y ya incluso lo afirmaron en la muy singular cadena de TV Arte: «Claudia se atreve a mezclar lo orgánico con la política, Cronenberg con Costa Gravas». Orgullo inca en Berlín, poder femenino, reivindicación de la papa, grito contra el odio y el veneno vertido en la leche de tantas madres y lección de idiomas: en quechua semilla y momia se dicen de la misma manera. Por eso se escucha en La teta asustada: «Para vivir bien hay que saber morir bien».


    LO QUE PASA ES QUE LA PELICULA ES POLÍTICA Y NO POLITIQUERA, SI LA HUBIERA HECHO INOCENTE U OTRO SERÍA UN MAMARRACHO.

    José Quispe

    ResponderEliminar
  4. Anónimo20.2.09

    HIJITO NO TE METAS EN POLÍTICA, NO TE JUNTES CON LOS "POLITIQUEROS", NO TE JUNTES CON LOS TUCOS...SO CAGO, ESE LENGUAJE ES DE LAS MAMACHAS QUE NO QUERÍAN QUE SUS mostritos SE LLENARAN DE IDEAS QUE LES ILUMINEN EL CEREBRO.

    El Pincho Vigilante

    ResponderEliminar

di lo que puedas

Se produjo un error en este gadget.